Actualizado: 17:34 CET
Domingo, 21/07/2019

Jerez

Sin el cinturón de seguridad, olvídate de arrancar el coche

Un jerezano desarrolla y patenta un novedoso sistema para garantizar la utilización del cinturón de seguridad

Pedro Peramos  (36 años) es un empresario jerezano, aunque natural de Ibiza, que no pensaba que su  ingenio llegaría  a incidir tanto en la seguridad vial.

                Todo cambió hace unos meses, cuando una tarde de verano Peramos estaba disfrutando en la piscina junto a sus familiares, y fue en esos instantes cuando surgió una conversación que conseguiría cambiar el rumbo de su vida  en los meses posteriores: el uso de los cinturones de seguridad de un coche en los más pequeños.

                “Hablando con mi hermana en verano, ella me comentó si no podría hacer algo para evitar que los niños se quitasen el cinturón cuando conducimos. Una acción bastante habitual entre los más pequeños y que puede suponer un auténtico peligro en la carretera. Me pasé semanas  casi sin dormir, pensando en una solución, hasta que la encontré”, afirma Peramos.

                Pedro Peramos  es mecánico y empresario de convicción y, dentro de unos meses también terminará el grado superior de mecánica para poder acceder al CAP de docente, su gran ilusión.  Estas cualidades junto a la preocupación por encontrar una solución eficaz le llevaron a crear un modelo de utilidad único en el mundo con el que poner fin a la problemática de no llevar puesto el cinturón de seguridad.

                “Pensé en mi sobrina, en lo que me había dicho mi hermana y quise buscar una solución al mismo tiempo,  también pensé en mi hija de siete años, haría cualquier cosa para asegurar al cien por cien su vida en la carretera,  y en todas las miles de personas que se hubieran salvado si hubiesen llevado abrochado correctamente el cinturón de seguridad. No soy un erudito en la materia, pero creo que cada uno tiene o desarrolla a lo largo de su vida un don, y el mío era éste, era mi obligación desarrollarlo y confeccionar este sistema”.

 


Un sistema revolucionario

El sistema de cinturón de seguridad que ha creado Pedro Peramos dista de lo creado hasta ahora  en el mundo del automovilismo.                           

La patente originada por Peramos  tiene principalmente dos variaciones que la hacen única; por un lado  el vehículo no arranca si  el conductor y los pasajeros no llevan abrochado el cinturón. Por otro lado, el cinturón de seguridad no se desactivará hasta que el coche no esté totalmente estacionado, lo que impide que los niños se lo desabrochen durante el trayecto.

“Está pensado para los más “despistados” en la carretera. Pero también tiene un botón de pánico que permite en caso de emergencia desbloquear el sistema  de seguridad- que no desabrochar el cinturón- . He pensado en todos los posibles fallos, pero a día de hoy todos están solventados. Este modelo no ha  variado desde que lo desarrollé en verano”, explica Peramos.

Una solución  originaria y exclusiva de Peramos que, a pesar de haber contado con colaboradores, ha ideado él solo.

Pedro Peramos afirma que su vida sigue transcurriendo tranquila desde que se diera a conocer la noticia, y que tiene en marcha otro proyecto relacionado con la seguridad vial, “si con esto ayudo a salvar una vida,  ya soy feliz”.

El camino entre invento y modelo de utilidad

“Es una idea generalizada pensar que invento es todo aquello que alguien crea. Conseguir la patente de invención no es nada fácil, actualmente el sistema de seguridad del cinturón de seguridad que innové está registrado como modelo de utilidad y no como invento - aunque ya está en trámites de ser catalogado como tal-. Esto se debe básicamente al sistema burocrático tan tedioso por el que tienes que pasar para que tu creación consiga alcanzar los requisitos exigidos para que sea nombrado invento. El escalón que sirve de antesala a la patente de invención es el modelo de utilidad, el cual tiene un coste inferior y tan sólo en 2 meses te lo pueden conceder, en contraposición al invento, cuya patente tiene un coste mucho más elevado y la concesión puede tardar de los 8,  hasta los 12 meses, puesto que tiene que pasar por un tribunal de ingenieros que propondrá mejoras y objeciones a la creación”, asegura  el jerezano Pedro Peramos.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Vox Jerez urge al Ayuntamiento a controlar la cartelería electoral
chevron_right
La zona rural solo da empleo a un 24% de su población activa