HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:32 CET
Miercoles, 11/12/2019

Matrícula de deshonor

Zona de confort

Publicado: 16/09/2019 ·
12:13
Actualizado: 16/09/2019 · 12:13

A lo largo de mi vida he conocido a miles de personas y todas tienen en su mente un sueño que desean cumplir. ¡A por ello! pero sin dudarlo

Es curioso el sentir que observo en esta actual sociedad que nos ha tocado vivir, en la que prima la creatividad e infinitos valores, pero sin ese riesgo primordial que, en definitiva, con ensayos y errores, es el que domina el mundo. Da la sensación de que estamos abocados a resignarnos y malvivir en nuestra supuesta zona de confort, abatidos por el miedo y dejando que nuestros sueños se queden entre las sábanas.

Yo soy de aquellos que valoran a las personas por sus fracasos, por sus constantes intentos de alcanzar sus ilusiones, valorando todas y cada una de las veces que se levantan para emprender un nuevo rumbo. En Huelva, concretamente, hacen faltan valientes, osados que superen las adversidades y “tiren con todo” para conseguir sus sueños, y con ello, en el plano empresarial, contribuir con esta ciudad y fomentar el flujo económico tan miserable que tenemos.

A lo largo de mi vida he conocido a miles de personas y todas tienen en su mente un sueño que desean cumplir. ¡A por ello! pero sin dudarlo. Fuera miedos, escusas, complejos y ridículas justificaciones que nos ponemos en el camino. Lograr sentirse realizado por algo que se ha conseguido con tanto esfuerzo no tiene parangón. Pero claro, ¿dónde están los límites? Lograr un sueño requiere de ciertas cualidades que vayan en consonancia con aquello que se desea alcanzar. Sería absurdo que mi meta fuese ser cantante, teniendo un oído pésimo y la voz como la de Joaquín Sabina harto de ginebra... Aún así, Sabina es uno de los cantautores más relevantes de nuestro panorama musical, aunque sus cualidades no residan precisamente en su voz, o sí.

Ser coherente con uno mismo, consciente de las limitaciones y tener una motivación al éxito -entendiendo bien dicho éxito- es suficiente para ponerse en marcha y perseguir los objetivos deseados. Siempre con los pies en el suelo, con metas alcanzables y dentro de las posibilidades, capacidades y cualidades pertinentes para dicho fin. Sin comparaciones y trabajando la frustración de los errores, que llegarán a granel a tu espalda. Con dicho enfoque, conseguir un sueño, para la mayoría de los mortales, requiere de cientos de caídas, de las que no siempre serán fáciles superar. “Es duro fracasar, pero es todavía peor no haber intentado nunca triunfar” (Theodore Roosevelt).

Como decía, conozco a miles de personas y muchas lograron abrazar un sueño, para muchos: escribir un libro, grabar un disco, acabar su carrera, conquistar a un amor, montar su empresa o simplemente ser Rey mago por un año -indirecta a Gabriel-; depende del grado de ambición que se tenga, pero sin ese sueño, la vida pierde un poco su sentido y se acaba dando tumbos sin una morada concreta en la que reposar. Esas visiones y deseos personales son y serán las que nos definan, y que conste, que para éste que escribe, las formas de alcanzar dicho logro son las que verdaderamente valoro. Billy Graham decía que la valentía es contagiosa, pero omitió que la cobardía es uno de los virus más destructivos del ser humano, que pocos se dignan a superar.

 

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG
Publicado: 16/09/2019 ·
12:13
Actualizado: 16/09/2019 · 12:13
chevron_left
Un mes movido
chevron_right
Etnocentrismo peligroso