Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 28/06/2022  

"A la oposición no le interesa que el Ayuntamiento vaya bien"

El Gobierno municipal acaba de aprobar el Plan Económico y Financiero del Ayuntamiento con los votos en contra del Partido Popular y el Partido Andalucista. La responsable del área económica cree que es el momento de afrontar una deuda cifrada en 100 millones de euros.

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Inmaculada Muñoz, delegada de Hacienda en el Ayuntamiento de Sanlúcar.
  • ?Los ciudadanos tienen que saber que la revisión del valor catastral no significa que les vaya a subir el recibo?
  • ?Tendríamos que cerrar el Ayuntamiento durante dos años para poder ponernos al día de la deuda?
—¿Se esperaba la negativa de la oposición al Plan de Saneamiento?

—Esperaba que tuvieran responsabilidad pero estaba claro que ellos no la iban a tener con los ciudadanos. Lo que está claro es que no quieren atajar el mayor problema que tiene este Ayuntamiento y su saneamiento. Ha habido muchos planes desde el año 1994, años en los que gobernaron tanto el Partido Popular como el Partido Andalucista y lo que hicieron fue totalmente lo contrario, endeudarnos más. Por eso no me extraña que no hayan dado el apoyo. Se lo dije al señor Prats, que a él no le interesa que el Ayuntamiento vaya bien, porque eso no le da votos.

—¿Le hubiera gustado escuchar más alternativas que críticas?

—Alternativas no había. Siempre hace lo mismo el señor Prats, intentar enfrentar a unos trabajadores con otros e intentar hacer ver que el problema del Ayuntamiento son sus trabajadores. Lo que se planteaba encima de la mesa no era otra cosa que intentar que este equipo de Gobierno se enfrente a los trabajadores municipales. Él intenta que hagamos una reestruccturación de la plantilla y que reduzcamos personal. Él ha hecho unas declaraciones diciendo que miráramos el plan de León y ese plan lo que recoge es el despido de 200 trabajadores en dos años. No sé si esto es a lo que se refería el señor Prats.

—¿Y por parte del Partido Popular?

—Igual que hiciera su compañera María José García Pelayo al PSOE de Jerez, con un plan similar para sanear las arcas, ha tenido la misma postura. No me extraña. Lo que hicieron fue endeudar al Ayuntamiento y cuando por fin un equipo de Gobierno quiere cumplir y sanear las arcas no recibe el apoyo de ningún grupo pero tampoco alternativas.

—Respecto a las declaraciones de ambos partidos sobre el conocimiento o no del comité de empresa de estas medidas.¿Cree que puede reavivarse el conflicto que hubo en la anterior legislatura?

—El conflicto lo general el señor Prats que es el que siempre acusa a los trabajadores de que no se ganan el sueldo dignamente y de que aquí lo que hacemos es repartir el dinero. Ni mucho menos. Las productividades y gratificaciones no las hemos puesto nosotros. A lo mejor se tienen que preguntar quién las puso. Desde luego nosotros no hemos sido. Lo que sí es que hay dos causas pendientes porque este Gobierno ha eliminado dos gratificaciones y estamos a la espera de lo que nos diga un juez porque a lo mejor no podemos quitar ninguna más porque han pasado tantos años que están consolidadas. Cuando el señor Prats gobernaba y era vicepresidente de la Empresa Municipal de Vivienda, allí había barra libre y no se preocupaba de si se echaban horas extras o si se daban más gratificaciones o no, al contrario, hacía unos convenios fantásticos, permitiéndose el lujo de elegir el convenio más favorable. Eso no se parece a las medidas valientes que les pide a otros gobiernos cuando él no gobierna. Cuando el gobierna, barra libre.

—¿Cree que los trabajadores entenderán estas medidas, de congelación de los gastos de personal?

—Durante dos años hemos tenido esta misma política de contención del gasto. Yo creo que es entendible. Estamos padeciendo una falta de personal, este Ayuntamiento se ha gestionado durante muchos años mal, en cuanto a tributos y en cuanto a la gestión. Nunca han estado acompañados la estructura de gastos del Ayuntamiento con el ingreso que realmente ha tenido. Aquí se ha vivido durante muchos años de la renta del Urbanismo y eso se acabó. Al contrario, ahora a la GMU a veces hay que aportarle desde el Ayuntamiento porque se le debe 20 millones de euros. Con ese dinero esta ciudad se hubiera desarrollado de otra manera, pero como no han tenido otra política...

—Y los ciudadanos ¿entenderán estas medidas?

—Creo que a los ciudadanos no debe inquietarle este plan. La única modificación que hay es el IBI, que se modifica para el año 2010, sobre el que se ha solicitado una revisión catastral. Quiero dejar muy claro que esto no significa que le vaya a subir el recibo a los ciudadanos. Hay mecanismos legales para poder amortiguar la subida del valor catastral. Ya se hizo en el año 98 y no hubo revuelo ¿por qué ha de haberlo ahora? es un impuesto justo y progresivo y lo que se intenta hacer es equilibrar las desigualdades que hay, porque hay ciudadanos que viven en el extrarradio que pagan más que ciudadanos que viven en una zona privilegiada, cerca de la playa, con jardines... El valor del suelo está desactualizado. Es de justicia que el impuesto se distribuya de otra manera y que cada uno pague por lo que tiene.

—La crítica política es que tenemos los impuestos más caros de la provincia...

—Es cierto pero no es cierto. Tenemos la base imponible baja y los tipos impositivos de los más altos de la provincia, por lo que a la hora de liquidar impuestos, recaudamos menos. Lo que vamos a intentar es ir modificando los impuestos para equilibrar las bases imponibles con los tipos impositivos. Y luego, no todos los impuestos afectan a todos los ciudadanos, sólo el IBI. Y respecto a las tasas, son los servicios lo que pagamos. Si suben los materiales, el coste de personal, el agua, la luz ¿cómo la repercutimos a los ciudadanos si nosotros no creamos dinero? tenemos que equilibrar lo que nos cuesta el servicio con lo que ingresamos y si no lo hacemos llegará un momento como el actual, de asfixia. Los ciudadanos de esta ciudad se merecen los mejores servicios.

—¿Cómo sabremos si se está cumpliendo este plan?

—No sólo va a rendir cuentas el Gobierno sino que por un cambio de Regalmento, el interventor municipal sí va a tener que hacer un seguimiento para el cumplimiento de dicho plan. Dentro de un año tendremos que ver si las medidas que se han aprobado se han puesto en marcha. Son necesarias para la ciudad, verdaderamente afronta el problema del Ayuntamiento. Vamos a congelar los gastos y a reorganizar los ingresos, que no significa que vayamos a pagar más, sino equilibrarnos. Es de justicia social. Respecto al PP, que me decía Laura Seco que no actualizáramos las tasas, es un discurso opuesto al que hacen a nivel nacional que piden al Gobierno que no genere déficit público, y ella me pedía lo contrario. Creo que es irresponsable con las circunstancias que tiene este Ayuntamiento, de 100 millones de euros de deuda.

—Si no se cumple este plan ¿cuál es el futuro del Ayuntamiento de Sanlúcar?

—Creemos que la recuperación del Ayuntamiento no va a ser sencilla. Este plan intenta el equilibrio presupuestario para empezar a absorver la deuda, pero está claro que la deuda va a durar aquí muchos años. Tenemos un presupuesto de unos 60 millones de euros, habría que cerrar dos años el Ayuntamiento para ponernos al día. Esta situación que hemos heredado vamos a intentar mejorarla y que los futuros equipos de Gobierno que entren aquí no se encuentren la situación que tenemos. Y si las finanzas del Ayuntamiento van bien, la ciudad lo tiene que notar, porque ahora mismo no podemos generar inversiones porque no tenemos capacidad, y mientras que no seamos capaces de generar ese ahorro para poder invertir, esta ciudad carecerá de muchas infraestructuras y de otras políticas como vivienda, que nunca se han podido desarrollar.

TE RECOMENDAMOS