Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 07/02/2023  

Andalucía

Cuarto aniversario de las elecciones del 2D en las que el PSOE quedó fuera por primera vez

La mayoría absoluta se conformó con un acuerdo de coalición de gobierno entre PP-A y Ciudadanos (Cs), con 26 y 21 escaños, respectivamente

  • El PP celebra los resultados de las elecciones del 2D. -

Este viernes 2 de diciembre se cumplen cuatro años de la celebración de las elecciones andaluzas de 2018 que conllevaron la salida del PSOE-A del Gobierno autonómico tras más de 36 años gobernando de manera ininterrumpida y la llegada del PP-A a la Junta por primera vez en la historia de la autonomía con Juanma Moreno como presidente de la XI legislatura.

El PSOE-A ganó las elecciones del 2 de diciembre de 2018, pero sólo con 33 escaños, 14 menos de los que obtuvo en los comicios de 2015, sin posibilidad de sumar con Adelante Andalucía --que obtuvo 17 parlamentarios-- para alcanzar la mayoría absoluta (55 diputados).

De esta manera, la mayoría absoluta se conformó con un acuerdo de coalición de gobierno entre PP-A y Ciudadanos (Cs), con 26 y 21 escaños, respectivamente, y el apoyo parlamentario de Vox, que entró por primera vez en la Cámara autonómica con 12 parlamentarios, algo que no auguró ninguna encuesta electoral.

El Partido Socialista, con Susana Díaz como candidata a la reelección como presidenta de la Junta, logró ese 2D su peor resultado en elecciones autonómicas y se dejó 14 escaños y siete puntos de apoyo respecto a marzo de 2015, cuando logró el 35,4% de los votos.

Así, contra todo pronóstico y sin que ninguna encuesta anticipase este batacazo, los socialistas se hundieron bajando de 47 a 33 escaños pese a la ser la fuerza más votada en siete de las ocho provincias, todas menos Almería, y se dejaban en el camino más de 400.000 votos con respecto a los anteriores comicios.

El PP-A de Juanma Moreno mantuvo el segundo puesto pese a perder siete de los 33 escaños que logró en las pasadas autonómicas, igualando el peor resultado del partido desde 1990, cuando obtuvo 26 parlamentarios con un apoyo del 22,2%, pero se abrió por primera vez la posibilidad de alcanzar el Gobierno andaluz si sumaba el apoyo de Ciudadanos y Vox, como finalmente ocurrió, el primero entrando en el Gobierno y el segundo con el apoyo parlamentario en virtud de un acuerdo de investidura.

Los 'populares', que sólo consiguieron ser la fuerza más votada en Almería y perdían más de 300.000 votos respecto a marzo de 2015, veían mucho más cerca la posibilidad de llegar al Palacio de San Telmo pese a quedarse muy lejos de los 50 escaños que obtuvo Javier Arenas en 2012, única vez hasta el momento en que el PP consiguió ganar al PSOE-A en las urnas en Andalucía.

Al margen de la sorpresiva irrupción de Vox, que se estrenaba con 12 parlamentarios, Ciudadanos fue la fuerza que experimentó el mayor crecimiento en relación a marzo de 2015, ya que duplicó el nivel de apoyo hasta alcanzar el 18,2% de los votos y 21 escaños frente a los nueve obtenidos tres años y medio antes. Duplicando el apoyo en las urnas de marzo de 2015 y logrando cerca de 660.000 votos, se convirtió en un factor clave para un posible cambio de gobierno tras 36 años de gobierno ininterrumpido del PSOE en Andalucía de la mano de PP y Vox.

Ciudadanos fue precisamente socio de investidura del PSOE-A de Susana Díaz hasta unos tres meses antes de la celebración de las elecciones. En los comicios de marzo de 2015, el PSOE-A obtuvo 47 escaños y Cs 9, lo que permitía sumar mayoría absoluta (55 parlamentarios). Cs optó por un acuerdo de investidura con el PSOE-A sin llegar a entrar en el Ejecutivo andaluz.

Tras su salida de la presidencia del Gobierno andaluz, la entonces secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, decidió seguir al frente de la federación socialista andaluza para liderar la oposición en el Parlamento autonómico al nuevo Gobierno de Juanma Moreno.

Sin embargo, coincidiendo con la celebración anticipada de elecciones en la Comunidad de Madrid el 4 de mayo de 2021, que se saldaron con una amplia victoria de la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso (PP), el PSOE adelantó su proceso de primarias en Andalucía para elegir a su cabeza de cartel para las siguientes elecciones autonómicas, previstas para finales de 2022 si se agotaba la legislatura.

Así, el 6 de mayo de 2021, y después de que trascendiera que la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE iba a activar el proceso de dichas primarias, fue la propia Susana Díaz quien solicitó a la Comisión Ejecutiva Regional de su partido que, a su vez, pidiera a la dirección federal que adelantase y activase dichas primarias, que finalmente se celebraron el 13 de junio de 2021, a las que concurrió ella misma y en las que se impuso el por entonces alcalde de Sevilla, Juan Espadas, con un 55 por ciento de apoyos.

Apenas un mes y medio después, Juan Espadas fue proclamado también como nuevo secretario general del PSOE-A en sustitución de Susana Díaz tras otro proceso de primarias que se abrió de manera exprés y al que fue el único precandidato en concurrir, por lo que no fue necesario que la militancia volviese a votar. La transición en el liderazgo del PSOE-A se completó con el Congreso Regional que el partido celebró en noviembre de 2021 en Torremolinos (Málaga).

Tras una XI legislatura marcada por la pandemia del Covid-19, Juanma Moreno decidió adelantar las elecciones andaluzas al 19 de junio de 2022, sin llegar a romper ni siquiera el pacto de gobierno con Cs, mientras que las relaciones con Vox sí quedaron rotas tras la decisión de este partido de impedir, junto a PSOE-A y Adelante Andalucía, la aprobación de los Presupuestos de la comunidad para 2022, lo que obligó a prorrogar los de 2021.

Esas elecciones arrojaron un resultado histórico para el PP-A, 58 escaños, lo que suponía contar con la mayoría absoluta en el Parlamento. Fueron también los comicios de la desaparición de Cs de la Cámara autonómica, ya que de 21 escaños en la anterior legislatura, se quedó en cero.

El Parlamento andaluz de la actual duodécima legislatura celebró su sesión constitutiva el pasado 14 de julio bajo la presidencia de Jesús Aguirre y con cinco grupos representados en el mismo, al igual que en la legislatura anterior, aunque en esta ocasión con el PP-A como primera fuerza con más de la mitad de los escaños (58), seguida por el PSOE-A, con 30 diputados; Vox, con 14 representantes; Por Andalucía --grupo que representa a la confluencia de IU, Más País y Podemos, entre otras fuerzas de izquierda--, con cinco, y el Grupo Mixto-Adelante Andalucía, con dos parlamentarias.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN