Actualizado: 20:24 CET
Domingo, 08/12/2019

Sevilla

Vox critica al lobby político-económico LGTBI y su “adoctrinamiento”

La formación de Santiago Abascal cuestiona que en el Ayuntamiento de Sevilla ondee la bandera del orgullo y ataca duramente al colectivo

  • Bandera Orgullo.
  • La formación que lidera Cristina Peláez argumenta que la bandera del orgullo no puede ser "la de nuestro ayuntamiento ni una semana, ni un sólo día"

El grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Sevilla se ha mostrado contrario a que en el Ayuntamiento de Sevilla ondee la bandera del orgullo gay con motivo de la semana en la que se celebran la conquista de derechos en igualdad para este colectivo. La formación que lidera Cristina Peláez alega que "la celebración de un colectivo, conformado por un lobby que basa sus actuaciones en el adoctrinamiento y el menosprecio a los que no piensan como ellos, no puede ser la bandera de nuestro ayuntamiento ni una semana, ni un solo día".

La única bandera que nos representa sólo puede ser la bandera nacional

La formación de Santiago Abascal entiende que el Ayuntamiento debe "defender la libertad de todos los vecinos, todas las ideologías y todos los colectivos, siempre unidos bajo el marco de nuestra Constitución". En el comunicado remitido a los medios de comunicación, Vox en Sevilla entiende que "la única bandera que nos representa sólo puede ser la bandera nacional". 

En este contexto, el partido, con dos concejales en el Consistorio tras las últimas elecciones municipales del 26 de mayo, se posiciona "totalmente en contra de que ondee la bandera de un lobby político y económico que ni siquiera representa a todo el colectivo homosexual si no únicamente a aquellos que se nutren del mismo, pretendiendo adoctrinar y estigmatizar a aquellos que no respaldan sus consignas, coaccionando y manipulando". 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Tres heridos en un choque frontal entre dos vehículos en Gerena
chevron_right
El PP pide a Espadas que renuncie al protocolo del Metro firmado