Sevilla

La excavación en la fosa común Pico Reja contabiliza restos de 1.661 personas "asesinadas"

Se han localizado los restos mortales de un total de 8.018 personas, 7.973 de ellas ya exhumadas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Trabajos de exhumación de la fosa común de Pico Reja - Archivo. -

SEVILLA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Aranzadi Sociedad de Ciencias que acomete las excavaciones en la fosa común de Pico Reja del cementerio municipal de Sevilla, por encargo del Ayuntamiento hispalense, ha cerrado el pasado mes de noviembre con un balance acumulado que arroja la localización de restos mortales de un total de 8.018 personas, 7.973 de ellas ya exhumadas, destacando los cadáveres de 1.661 personas "asesinadas" al presentar sus restos aspectos como agujeros de proyectil en el cráneo.

Así figura en el acta mensual firmada el pasado 1 de diciembre por el antropólogo Juan Manuel Guijo y el arqueólogo Jesús Román en nombre del equipo técnico, un documento recogido por Europa Press y en el que los autores del mismo avisan de que "la finalización de la exhumación de víctimas no es asimilable en el tiempo a tener todo despejado de restos de actividad funeraria y al terreno preparado de forma definitiva".

Y es que a comienzos de octubre, los responsables de estas labores señalaban que la previsión era entonces finalizar los trabajos de exhumación "en los dos próximos meses y medio".

Después de que las excavaciones de la fosa común de Pico Reja comenzasen en enero de 2020, el pasado mes de junio, recordémoslo, el Ayuntamiento hispalense ampliaba el presupuesto destinado a esta intervención porque la localización de restos óseos de personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del golpe de Estado de julio de 1936 ha "desbordado" las previsiones iniciales.

En ese sentido, recordemos que entre las víctimas enterradas en la fosa de Pico Reja figurarían miembros de la corporación municipal hispalense de la época, algunos alcaldes de la zona e incluso diputados. Podría ser, de hecho, la fosa donde descansarían los restos de Blas Infante, ejecutado precisamente en agosto de 1936 y declarado como Padre de la Patria Andaluza.

Los últimos avances de la investigación científica promovida en torno a esta fosa apuntan a que la misma acogería los restos de, al menos, 30 miembros de la columna minera de Riotinto, enviada desde Huelva hacia Sevilla capital el 18 de julio de 1936 para detener el alzamiento militar y cuyos efectivos fueron víctimas de una emboscada tendida en la Cuesta del Caracol de Camas a manos del comandante de la Guardia Civil Gregorio Haro Lumbreras y los hombres bajo su mando, pese a que éste había declarado su lealtad al legítimo Gobierno republicano.

En paralelo al rescate de estos restos óseos, el equipo encargado de la exhumación está remitiendo tandas de muestras de los mismos al Departamento de Medicina Legal, Toxicología y Antropología Física de la Universidad de Granada, para la identificación de los cadáveres a través del cruce del AND extraído del hueso con las muestras biológicas tomadas en su día a familiares de represaliados.

Para este cotejo, los técnicos de Aranzadi seleccionan muestras de unos diez centímetros de los huesos mayores del esqueleto apendicular en mejor estado y los introducen en sobres de papel sellados, lacrados e identificados con una serie de números y letras que se corresponden con los datos de exhumación del cuerpo.

Conforme vayan surgiendo correspondencias efectivas (o positivas) entre el AND de los restos óseos del represaliado y las muestras biológicas tomadas a familiares, la administración competente trasladará el resultado de forma totalmente privada a la familia, abriéndose entonces otro procedimiento para la entrega del cuerpo en caso de identificación.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN