Actualizado: 23:18 CET
Sábado, 07/12/2019

Málaga

Condenan a un sicario a 24 años de cárcel por asesinar a un conocido

El asesinato fue cometido en 2017 después de que el acusado y la víctima se vieran en una cafetería de Marbella (Málaga) para tratar un asunto de drogas

  • En la Ciudad de la justicia de Málaga.

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a veinticuatro años y seis meses de prisión a un sicario que asesinó a bocajarro a un conocido con el que quedó en Marbella en el 2017 para hablar sobre un asunto de una venta de drogas.

El acusado, de 50 años y nacionalidad danesa, ha sido condenado por un delito de asesinato con alevosía y precio, tenencia ilícita de armas y hurto, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.

El asesinato fue cometido el 15 de marzo del 2017 después de que el acusado y la víctima quedaran para verse en una cafetería de Marbella para tratar un asunto relacionado con la venta de hachís.


El procesado y la víctima se fueron en una motocicleta que conducía el segundo pero tras un breve recorrido, al ver que algo pasaba en la rueda delantera, frenó y se agachó para ver qué pasaba, sin apearse ninguno de los dos.

El acusado aprovechó ese momento, en el que la postura de la víctima dejaba al descubierto el cuello, para sacar un arma tipo semiautomática y, colocando el cañón en la nuca, le disparó a bocajarro, provocando de forma instantánea la muerte al destruirle los centros vitales encefálicos.

Una vez se produjo el disparo, la víctima cayó al suelo junto a la moto y el acusado, que, además, no tenía licencia para llevar armas de fuego, huyó del lugar llevándose los objetos que tenía el fallecido.

El Tribunal considera que fue un ataque sorpresivo, por la espalda, de noche y en un lugar apartado desde el asiento trasero de la mencionada motocicleta por lo que le disparó "desde escasos centímetros, asegurando el resultado de la acción y sin otorgar, la más mínima posibilidad de defensa al atacado".

Además se considera probado que el crimen fue cometido por motivos económicos pero que no se han identificado a las personas que pusieron precio o recompensa.

Durante el juicio, el acusado negó ser el autor del crimen y aseguró que fueron otras tres personas que él no conocía los que cometieron el asesinato pero que no llamó a la Policía por miedo, extremo que no compartió los miembros del jurado que lo consideraron culpable por unanimidad.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Dos arrestados por utilizar documentación falsa para salir de España
chevron_right
Cuatro meses para redactar el proyecto del tercer hospital de Málaga