Actualizado: 14:24 CET
Viernes, 13/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Un policía local "pilla" a un 'mirlo blanco' robando en un restaurante

El agente, fuera de servicio, se percató de como sustraía una cartera al descuido del interior del bolso de otra comensal del establecimiento en Málaga

  • Policía local en el centro.
  • El policía local, que estaba cenando en el restaurante, conocía al individuo con motivo de su amplio historial delictivo
  • El mismo agente estaba cenando 15 días antes en otro céntrico restaurante en el que el individuo hurtó un bolso a un matrimonio de Huesca

Su modus operandi fue el habitual, utilizando su chaqueta como muleta para sustraer al descuido una cartera del interior del bolso de una clienta en un restaurante céntrico. Su pericia y experiencia, en el argot policial es conocido como un ‘mirlo blanco’, hicieron que, una vez más, la víctima, en este último caso una joven de 24 años de edad, no se percatara de la maniobra de sustracción del individuo.

Pero en esta última ocasión no pudo salirse con la suya debido a que un policía local franco de servicio no dudó en dejar a un lado su plato y disculparse ante su acompañante, para, tras percatarse del hurto, impedir que el individuo se marchase con el botín.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 22:50 horas de la noche del lunes 15 de abril en un establecimiento de hostelería sito en calle San Agustín. El detenido, un individuo de nacionalidad argelina y 52 años de edad al que el agente de la Policía Local de Málaga conocía a consecuencia de otras actuaciones policiales motivadas por hechos delictivos similares.

Nada más verlo adentrarse en el restaurante, el policía local le puso los ojos encima, observando como se acercaba a la víctima por su espalda aprovechando que estaba cenando y, usando su chaqueta, en lo que se conoce como el ‘procedimiento de la muleta’, para ocultar la acción, le sustraía al descuido la cartera del interior del bolso, tras lo que se dirigió a la barra, sentándose en un taburete y manipulando la misma para extraer el dinero.

En ese momento, el agente se levantó de su mesa y procedió a identificarse como policía local mediante su carné y placa emblema, solicitándole que le entregase el monedero y los billetes extraídos, respondiendo el individuo forcejeando con el mismo y ofreciendo resistencia en todo momento, llegando a propinarle un fuerte empujón en el pecho a la vez que intentaba marcharse del lugar, por lo que, ante su actitud hostil, el policía local procedió a reducirlo y dar aviso a la Sala 092 del cuerpo solicitando la presencia de otros agentes.

Varios compañeros de la Policía Local de Málaga se personaron de inmediato en el lugar, haciéndose cargo del individuo y procediendo a su detención como presunto autor de los delitos de robo con violencia, atentado y resistencia a agente de la autoridad.


Tanto el monedero como el dinero extraído del interior del mismo, un total de 55 euros, fueron devueltos a la víctima en calidad de depósito judicial, la cual se mostró sumamente agradecida por la recuperación de sus pertenencias tras la intervención de los agentes.

 

Sorprendente casualidad

Pero la cosa no quedó ahí, ya que, el mismo agente que practicó la detención, por estas curiosas casualidades que a veces depara la vida, cenaba 15 días antes, concretamente el sábado 30 de marzo, en otro restaurante del centro, donde, precisamente, robaron una maleta en la que guardaba sus dos carteras con un total de 800 euros, además de toda la documentación personal, la tarjeta del hotel y otros enseres, un matrimonio que provenía de Huesca y se encontraba en Málaga para celebrar el 50 aniversario de una amiga.

El agente actuó igualmente identificándose ante las víctimas como policía local e indicándoles los pasos a seguir, pero no olvidó el suceso, y tras personarse en dependencias del Cuerpo Nacional de Policía para denunciar en las oportunas diligencias lo ocurrido durante la detención del individuo, no dudó en preguntarles por el caso anterior por intuición, ya que, como posteriormente pudo corroborar, pensó que el individuo podría haber sido también el autor de este otro hurto.

Los compañeros de Policía Nacional le mostraron fotogramas extraídos de las cámaras de seguridad de ese otro restaurante, a raíz de las cuales, el policía local, no solo pudo comprobar que los rasgos faciales y las características físicas del individuo coincidían plenamente con las del detenido, sino que incluso portaba la misma vestimenta, en lo que se refería a chaqueta, gorra y bolso tipo bandolera.

Amplio historial delictivo

La prolífica actividad ilícita de este ‘mirlo blanco’ hace que la investigación continúe abierta, siendo más que probable la posibilidad de que pudiese estar implicado en otros hurtos llevados a cabo en la ciudad, entre ellos, uno perpetrado a clientes hospedados en un hotel.

De hecho, además de múltiples antecedentes policiales, la mayoría de ellos por hurto, el individuo cuenta con hasta 40 identidades falsas, lo que deja entrever el amplio historial delictivo del mismo.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo como presunto autor, además de los delitos de robo con violencia más atentado y resistencia a agente de la autoridad, del delito de hurto reseñado. Finalmente, tras ser trasladado a dependencias policiales, sería puesto a disposición judicial.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Una Semana Santa en la que las críticas siguen tras su fin
chevron_right
Desmantelan en Málaga tres invernaderos de marihuana con 277 plantas