Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 21/05/2022  

Málaga

El Teléfono de la Esperanza recibió en Málaga un 30,5% más de llamadas que en 2020

Supone el doble que en 2019 y los motivos son la ansiedad, el estrés, la depresión, conflictos en las relaciones o patologías más profundas

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Un teléfono.
  • Las mujeres siguen acogiéndose en mayor medida a nuestro servicio (63%) frente a un 37% de hombres
  • Crecen las llamadas de temática suicida y por violencia de género
  • En la franja de los adolescentes de 14 a 17 años no se registró ninguna demanda de ser escuchados

El Teléfono de la Esperanza recibió durante 2021 un total de 17.070 llamadas de personas solicitando ayuda, lo que supone un 30,5 más que el año anterior, cuando se registraron 13.073; y el doble que en 2019, cuando fueron 8.035. Los motivos de estas llamadas son la ansiedad, el estrés, la depresión, conflictos en las relaciones o patologías más profundas.

Así lo han indicado desde dicha organización, apuntando que la crisis sanitaria, económica y social a raíz del coronavirus "pesa en la salud mental de las personas conforme pasan los meses y la necesidad de ser escuchado no ha parado de crecer desde el inicio de la pandemia".

Los motivos de las llamadas son psicológicos en 5.828 casos (4.455 en 2020); familiares en 1.926 de las consultas (1.603 en 2020), 435 de carácter asistencial (244 el año anterior), jurídicos (106 llamadas frente a las 64 de 2020); y de otro tipo en 6.493 casos (2.851)

Este último apartado agrupa llamadas que no buscan la atención directa por una crisis o problema; se trata de personas que solicitan información sobre las consultas de nuestros profesionales, cursos y talleres y, entre otros motivos, ofrecimientos de colaboración como voluntarios que han crecido durante la crisis sanitaria.

Las mujeres siguen acogiéndose en mayor medida a nuestro servicio (63%) frente a un 37% de hombres. Las dos franjas de edad que concentran el mayor número de peticiones de ayuda son de 31 a 55, con 6.032 llamadas; y de 56 a 70 con 4.478). En menor medida los jóvenes de 18 a 30 (1.896) y los niños de menos de 13 años (593). Se da la circunstancia de que en la franja de los adolescentes de 14 a 17 años no se registró ninguna demanda de ser escuchados.

Chat para los jóvenes

Han indicado que el voluntariado del Teléfono de la Esperanza es consciente de que los jóvenes y adolescentes llaman poco o no llaman nunca para pedir ayuda. Por esa razón están impulsando el proyecto 'El Chat de la Esperanza', una 'app' que ofrecerá orientación a este sector de la población para atender sus problemas emocionales y de salud mental y prevenir suicidios.

Una veintena de voluntarios se está formando para dar respuesta a los usuarios. Se quiere activar la aplicación en los primeros meses de este año. El proyecto ha contado con el apoyo y financiación de la Fundación 'El Pimpi', a través de su festival 'Soles de Málaga', Fundación Lágrimas y Favores y el Ayuntamiento de la capital malagueña.

Temática suicida, violencia de género y mayores

En cuanto a las llamadas de temática suicida, en 2021 fueron un total de 546, de las que 439 fueron por ideas suicidas, 89 por crisis en este sentido y 18 actos suicidas en curso. Estos datos contrastan con los de 2020, cuando fueron 310 llamadas en total por esta temática, de las que 225 fueron ideas, 77 por crisis y ocho actos en curso.

Desde el Teléfono de la Esperanza han señalado que desde hace varios años la asociación ofrece el grupo 'Ayuda Mutua' en el que personas que han sufrido el suicidio de un familiar afrontan sus experiencias en común coordinadas por una psicóloga.

En el apartado de llamadas por violencia de género, se ha registrado un notable aumento, pasando de 106 llamadas de mujeres maltratadas en 2020 a 189 en 2021. También se han incrementado las llamadas de hombres que sufren malos tratos pasando de 23 a 32.

En 2021, la asociación ha continuado desarrollando el programa 'La Brújula de la Esperanza' destinado a personas mayores de 65 años para evitar su soledad y aislamiento. En este plan, trabajan en coordinación con el Ayuntamiento y junto a Cruz Roja y Fundación Harena.

En febrero finalizó la primera etapa con una gran acogida, participando 2.162 personas mayores y 150 voluntarios que recibieron formación. El programa facilita atención psicológica, acompañamiento telefónico, asistencia presencial en encuentros grupales y sesiones grupales "para mayores con esperanza".

Debido a la buena respuesta de los mayores, que dejaron a un lado el miedo al COVID y participaron en las actividades presenciales, se ha continuado en una segunda etapa, impartiendo talleres entre los meses de septiembre y diciembre de 2021.

TE RECOMENDAMOS