Actualizado: 22:49 CET
Jueves, 20/09/2018

Jerez

“No me explico cómo Alba no fue operada mucho antes”

El doctor Velarde lamenta que no se realizara un diagnóstico correcto de su caso por “falta de diálogo entre los especialistas"

  • El doctor Velarde, con la madre de Alba Pacheco.

La joven jerezana Alba Pacheco ha recuperado buena parte de la movilidad tras ser operada de escoliosis y pelvis rotada el pasado 9 de julio por el neurocirujano Mario Velarde. “El doctor Velarde es mi ángel de la guarda” dice Alba en un video que ha hecho público la familia. “Me siento bien, me siento las piernas, los pies, el vientre, gracias doctor”.

“Mi hija ha vuelto a nacer”, afirma Carolina optimista ante la evidente mejora de la adolescente, que “ya camina con el andador” y ha recuperado la movilidad de la parte inferior de su cuerpo. “Ahora Alba quiere una fiesta, tocar el cajón y cantar”.

Carolina reconoce estar “preocupada por el síndrome de abstinencia” en Alba, aunque por ahora “lleva muy bien” la desintoxicación de la cantidad de opiáceos que tenía que tomar para paliar el dolor. Según Velarde, los efectos de los opiáceos que Alba ingería diario, “equivalen a los que produce fumarse un porro cada cuatro horas”. Hoy, sin embargo, la joven “solo nota cierta molestia en la cadera derecha” recolocada en su lugar y toma medicación moderada.

A pesar de que anteriormente Carolina denunció el abandono al que el SAS había dejado a su hija tras diagnosticarla con patologías congénitas, ahora agradece la colaboración del ente por permitir la evaluación de Alba por un médico ajeno al servicio –aunque Velarde tuvo listas de espera en el SAS durante el periodo 2000 al 2014- .

Además el SAS se hará cargo de la “desintoxicación” de opiáceos y de la rehabilitación, que durará al menos un año. No obstante, el caso de posibles previas negligencias, “está en manos de abogados”, puntualiza Carolina.

Velarde recuerda que al visitar a Alba por primera vez en el Hospital de Jerez encontró “una niña con un dolor insaciable” que sufría las “secuelas de una cirugía de hernia discal” y  todo el cuadro del “síndrome de la silla de montar, esto es, una falta de sensibilidad del suelo pélvico, una pérdida del control de los esfínteres y una ausencia de fuerza en sus músculos inferiores”. Según Velarde, en el caso de Alba no se realizó un diagnóstico correcto por “la falta de dialogo entre los especialistas”, destacando que el sistema sanitario público “carece de equipos multidisciplinares”.

El equipo de este traumatólogo peruano operó a Alba de manera altruista, aunque los gastos de hospitalización y la prótesis ascienden a unos 18.000 euros, de los cuales quedan pendientes de pago 3.500. La familia de Alba intentará conseguir esta suma organizando un mercadillo solidario “con toda la mercancía que tanta gente buena que hay en Jerez nos ha donado” para este fin.

Carolina no tiene “palabras para agradecer lo que Velarde ha hecho por Alba”, recordando como acudió a este doctor ante la impotencia de “ver a mi hija sufrir y que los medicos me dijeran que no se podia hacer nada”.

Por su parte, Velarde lamenta que la niña “nunca” fuera “estudiada en su conjunto” en ninguno de los cuatro hospitales universitarios a los que acudió, “que tienen un compromiso docente” y que “están formando a los futuros especialistas”. “Es inexplicable que una paciente con alteraciones espinales y una escoliosis no fuese operada mucho antes”, lamenta.

Alba Pacheco ha vuelto casi a la vida después de haber sido desahuciada por el sistema público y gracias al empeño de su madre y a la disposición del doctor Velarde.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Andaluca InformacinAndaluca InformacinPublicidad Ai