Actualizado: 13:30 CET
Viernes, 23/08/2019

El Puerto Cofrade

Pentecostés

La fiesta de Pentecostés es uno de los domingos más importantes del año, después de la Pascua. Este año el Lunes de Pentecostés, día grande para los rocieros, caerá el 16 de mayo, un día después de San Isidro.

  • DETALLE ESPÍRUTU SANTO

Una vez concluida la Semana Santa, llegan 50 días de reflexión para el mundo cristiano, es el tiempo denominado de Pentecostés.

Pentecostés describe la fiesta del quincuagésimo día después de la Pascua y que pone término al tiempo pascual.

Se conjunta todo con la llegada de la primavera, el buen tiempo, mejor ambiente, en suma nos encontramos en mejor situación tanto física como espiritualmente.

Llega también el tiempo de las Glorias, cada vez más pujante, con hermandades que vienen pisando tan fuerte como las de penitencia.

Para el buen cofrade es una ampliación de la Semana Santa, pero con otro sentido. Este año el Lunes de Pentecostés, día grande para los rocieros, caerá el 16 de Mayo, un día después de San Isidro. En esta fecha se celebra el descenso del Espíritu Santo, por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. La fiesta de Pentecostés es uno de los Domingos más importantes del año, después de la Pascua.

En el Antiguo Testamento era la fiesta de la cosecha y, posteriormente, los israelitas la unieron a la Alianza en el Monte Sinaí, cincuenta días después de la salida de Egipto.


En el calendario cristiano, con Pentecostés termina el tiempo pascual de los 50 días. Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, forman una unidad.
No son fiestas aisladas de acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de un solo y único misterio.

Aunque durante mucho tiempo, debido a su importancia, esta fiesta fue llamada por el pueblo ‘Segunda Pascua’, la liturgia actual de la Iglesia, si bien la mantiene como máxima solemnidad después de la festividad de Pascua, no pretende hacer un paralelo entre ambas, muy por el contrario, busca formar una unidad en donde se destaque Pentecostés como la conclusión de la cincuentena pascual.

Vale decir como una fiesta de plenitud y no de inicio.

La fiesta de Pentecostés, es el segundo domingo más importante del año litúrgico en donde los cristianos tienen la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

Espero fervientemente que éste nos ilumine a todos, que buena falta nos hace porque este país está perdiendo completamente la cabeza, políticos incluido.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El Señor de los Afligidos y su gemelo de Guatemala
chevron_right
Las Hermandades portuenses ganaron el Jubileo en Jerez