Quantcast
El tiempo en: Andalucía
17/10/2021

Arde Troya

Arde Troya. El hermano Felipe... ¿y Lastra la loca?

En el río de los socialistas andaluces, las aguas vuelven a no bajar tranquilas

Cargando el reproductor....

En el río de los socialistas andaluces, las aguas vuelven a no bajar tranquilas. Según informaciones de Alberto Gómez que 'Sur' publicaba ayer y hoy, el diputado por Jaén y portavoz adjunto del grupo socialista en el Congreso, Felipe Sicilia, habría mantenido una velada gastronómica en Torremolinos con diferentes dirigentes andaluces del PSOE con la intención de crear una estructura para competir en las primarias contra Susana Díaz. Él mismo se ha encargado de confirmarle a nuestro compañero que “no descarta presentarse”.

En realidad nadie sabe quién ha encomendado tal tarea al hermoso Felipe; aunque todas las fuentes apuntan a su jefa en el grupo, Adriana Lastra, que actuaría cual 'reina loca' de este serial que pudiera convertirse pronto en una comedia imposible.

Los jiennenses socialistas nunca ha sido verdaderamente sanchistas ni susanistas: ellos son de Jaén; y el protagonista no mueve una ceja sin mandato expreso de su aparato... del provincial, quiero decir. Aunque habría que preguntarle a Paco Reyes si en este caso esa máxima se cumple.

La cuestión es que, de un lado, Sánchez firmó la paz con Susana en Moncloa; y de otro, Ferraz aspiraba a que los socialistas andaluces resolvieran solos sus problemas. O lo que es igual: que nadie vinculado a la Ejecutiva Federal sanchista o al Gobierno —incluyendo a su grupo parlamentario— liderara una candidatura que pudiera parecer una venganza del inquilino de Moncloa, contra su antigua rival.

Es verdad que a la cita no acudieron ninguno de los dos pilares iniciales del sanchismo en Málaga: Nacho López y Jorge Gallardo. Pero el susanismo no tardará en pedirle cuentas al propio Pedro Sánchez y será el momento de deslindar si la responsabilidad es de Lastra y cómo satisfacer el incumplimiento de lo pactado con la todavía lideresa andaluza.

Al final de este viaje, el movimiento de Felipe Sicilia podría dejarlo como aquel amigo ingenuo de Mafalda de igual nombre que se castigaba a sí mismo en una viñeta al grito de “¡Qué desastre! ¡Hasta mis debilidades son más fuertes que yo!”.

COMENTARIOS