Actualizado: 22:25 CET
Lunes, 21/01/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Curioso Empedernido

La guerra de los tuits

Lo que va a hacer Donald Trump, el Papa Francisco o Pedro Sánchez, nos enteraremos a través de su portal del pajarito

Antes, hace dos décadas nos escribíamos cartas, nos llamábamos por teléfonos fijos  o los primeros avanzados se enviaban correos electrónicos. Ahora si quieres saber que piensa alguien sobre cualquier cosa que ocurre, has de estar atento a twiter.

Que más que una red social, es el gran canal de la comunicación. Lo que va a hacer Donald Trump, el Papa Francisco o Pedro Sánchez, nos enteraremos a través de su portal del pajarito, y a partir de ahí de producirán una serie de reacciones en cadena en todo el mundo.

Los tiempos han cambiado, y todo el mundo es razonable y aconsejable que utilice los medios que cada momento le ofrece para llegar al mayor número de gente posible y anunciamos un nombramiento, una acción de gobierno o tanteamos como está el panorama antes de adoptarla.

Twitter se ha impuesto y los tuits son la voz de los grandes y los pequeños, Antes su longitud solo podía ser de un máximo de 140 caracteres, ahora pueden alcanzar hasta el doble, o sea 280. Nunca esa capacidad de síntesis para enviar un mensaje al mundo o alguien en particular puede ni debe ser un pretexto para asesinar a la sintaxis y la ortografía.

Según nuestros datos se publican 500 millones de tuits cada día, y a día de hoy habrá un total de 300.000 millones acumulados. Tuits los hay para todos los gustos y no voy a incurrir en hacer una lista de los más atractivos, agradables o rechazables. 

Llama  poderosamente la atención que si nos queremos enterar que dice el Presidente de turno de nuestro País, o el de nuestro equipo de Futbol o quién sabe si nuestro mejor amigo o amiga, hemos de estar atento a su cuenta de twuiter, a ver que se le ocurre publicar.

Y créanme por favor, no tengo nada, todo lo contrario en que utilicemos todo tipo de medios tecnológicos y redes sociales. Quiero recordar que el primer libro que se escribió en Andalucía y tal vez en España, sobre tuis y viñetas; lo hicimos mí buen amigo Carlos Villanueva y un servidor con la edición de Ildefonso Sena a través de Imagenta;, porque entendíamos que era necesario darle categoría y carta de naturaleza a este medio como información, comunicación y reflexión...

Pero dicho esto, nunca como un mérito que ha de atribuírsenos, sino como la constatación de una realidad que es deseable que se sepa, para que mañana nadie tenga la tentación de descubrirnos lo que nosotros ayer ya habíamos hecho.

Yo les diría, sobre todo a nuestros gobernantes nacionales e internacionales que tan aficionados son a este tipo de aventuras comunicativas, que me parece muy bien, que se exploren nuevas vías y caminos, pero qué muchas veces les agradeceríamos que cogieran sus teléfonos móviles y oyeran sus voces,.

Es más, que en un paso más de atrevimiento , quedaran para verse personalmente , como hicieron  las pasadas vacaciones estivales, Pedro Sánchez y Ángela Merkel , que sintieran la cercanía de sus cuerpos, que hablaran , se miraran a los ojos y aprendieran a conocerse.

Y quede claro, que no estoy defendiendo la sustitución de un método por el otro, sería absurdo  e inútil, pero oído cocina, cuando entramos en un año electoral, a todos y a todos los candidatos y candidatas que se presentan a las próximas elecciones, en especial a las municipales.

No se olviden nunca, que además de twuiter  y el resto de las redes sociales, la gente que paga y vota, les quiere ver, oír, hablar y tocar. Así qué tomen nota y no se me pierdan entre nubes, retweets y me gustan.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El papel de Vox abre una fisura en la negociación entre PP y Cs
chevron_right
19 AVE y Larga Distancia se verán afectados en Andalucía por la huelga