Actualizado: 13:29 CET
Jueves, 08/08/2019

Sufridores Históricos (I de II)

Artículo de Juan de Dios Regordán

A los algecireños se les suele llamar “especiales”. Pero, a pesar de la calidad especial de las uvas de sus viñas en el pasado, siempre hemos encontrado dificultades para ganarnos a pulso el título de “verdaderos especiales” y no tener que aceptar, por desgracia, la realidad del nombre de “Sufridores Históricos”.

Con una simple reseña de sucesos y datos vividos en este rincón de España podremos concluir diciendo que ha llegado la hora de tomar conciencia de que los problemas aquí los tenemos que solucionar nosotros o no los solucionará nadie. Esta toma de conciencia debería ser el punto de arranque para que la Bahía de Algeciras y el Campo de Gibraltar se hagan valer en todos los ámbitos en los que hasta ahora se han sentido marginados.

La Bahía de Algeciras y su Comarca ha sido siempre una Unidad desde el punto de vista geográfico, con una panorámica paisajística excepcional e irrepetible, con frondosos alcornocales y quejigos que la hacen muy distinta al resto de la provincia.


Lo mismo ocurre desde el punto de vista histórico: “Carteia”, durante la dominación romana ejerció influencia sobre el litoral. La fundación de Algeciras y el territorio que administraba entonces agrupaba los actuales municipios del Campo de Gibraltar y Manilva, Guacín, Estepona. Sin embargo, la destrucción de Algeciras en 1.379 acabó con esa unidad administrativa, aunque después se realizaran intentos.

Conviene recordar que el nombre de Campo de Gibraltar, como designación territorial, aparece por primera vez en 1.502 y hasta finales del siglo XVIII perteneció administrativamente al Reino de Sevilla y jurídicamente a la “Chancillería” de Granada y no será hasta el año 1799 cuando con Carlos IV se cree la Provincia de Cádiz a la que siempre le costó compartir sus intereses con la Bahía de Algeciras.

La caída de Gibraltar en 1.704 marcaría definitivamente el destino de los municipios aledaños. Los sucesivos intentos de tomar la Colonia Británica le dieron una Administración “especial” que emanaba de la figura del Gobernador Militar.

Este carácter militar le ría unidad administrativa y durante casi todo el siglo XVIII la sede estuvo en San Roque. En 1804 el General Castaños trasladó su estado mayor a Algeciras, tomando ésta la “capitalidad” administrativa y militar.

En 1815 El Campo de Gibraltar lo componían los términos de Tarifa, San Roque, Los Barrios, Algeciras, Jimena de la Frontera, Castellar y Alcalá de Los Gazules que estaba muy vinculada a las actividades de la Comarca. La Línea empezaría a existir en 1875. El Gobierno Militar en 1904 ampliaría su territorio, abarcando: Ronda, Arriate, Montejaque, Benaojan, Cortes, Gaucín, Jimena, Castellar, Los Barrios, San Roque, La Línea, Algeciras, Tarifa, Vejer y Alcalá de Los Gazules.

Todos estos datos nos abren las puertas para comprender muchos de los problemas que aún perduran en el tiempo de rechazo o incomprensión hacia esta zona sur de España y que en bastantes ocasiones se ven afectadas por ese deseo de conseguir la solución del conflicto de la posesión de la Roca y sus dificultades. Ya en 1810 se había propuesto una especie de “Suprefectura del Campo de Gibraltar”, proyecto que no llego a realizarse.

Recibió el rechazo porque pretendía introducir importantes modificaciones en la Provincia de Cádiz, pasando a llamarse nuestro territorio “Distrito del Guadalete”, con capital en Jerez. De mismo modo Sanlúcar de Barrameda se convertiría en capital de una nueva provincia.

Esta exposición de datos nos debe servir para darnos cuenta de que, a pesar de que somos bastantes los algecireños que no hemos nacido en la ciudad, sin embargo hemos hecho oposiciones a ser, de alguna manera, también “Sufridores Históricos”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Fallece un hombre de 77 años tras ser golpeado por un camión al aparcar
chevron_right
Detenidos cuatro chinos por prostituir y "esclavizar" a mujeres asiáticas