Actualizado: 17:52 CET
Lunes, 10/08/2020

sociedad

Pruebas nucleares de la Guerra Fría revelan edad de tiburones ballena

El descubrimiento ayudará a asegurar la supervivencia de la especie, el pez más grande del mundo, que está clasificada como en peligro de extinción

  • Tiburón ballena.

Las pruebas de bombas atómicas realizadas durante la Guerra Fría han ayudado a los científicos por primera vez a determinar correctamente la edad de los tiburones ballena.

El descubrimiento, publicado en la revista 'Frontiers in Marine Science', ayudará a asegurar la supervivencia de la especie, el pez más grande del mundo, que está clasificada como en peligro de extinción.

Medir la edad de los tiburones ballena ('Rhincodon typus') ha sido difícil porque, como todos los tiburones y rayas, carecen de estructuras óseas llamadas otolitos que se utilizan para evaluar la edad de otros peces.

Las vértebras de tiburón ballena presentan bandas distintas, un poco como los anillos del tronco de un árbol, y se sabía que aumentaban en número a medida que el animal envejecía.

Sin embargo, algunos estudios sugirieron que se formara un nuevo anillo cada año, mientras que otros concluyeron que ocurría cada seis meses.

Para resolver la pregunta, los investigadores dirigidos por investigadores dirigidos por Joyce Ong, de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos; Steven Campana, de la Universidad de Islandia, y Mark Meekan del Instituto Australiano de Ciencias del Mar de Perth, en Australia Occidental, recurrieron a la radioactividad legado de la carrera armamentista nuclear de la Guerra Fría.


Durante las décadas de 1950 y 1960, Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña, Francia y China realizaron pruebas de armas nucleares.

Muchas de estas fueron explosiones detonadas a varios kilómetros en el aire. Un poderoso resultado de las explosiones fue la duplicación atmosférica temporal de un isótopo llamado carbono-14.

El carbono 14 es un elemento radiactivo natural que los arqueólogos e historiadores suelen utilizar para fechar huesos y artefactos antiguos.

Su tasa de descomposición es constante y fácil de medir, por lo que es ideal para proporcionar estimaciones de edad para cualquier persona mayor de 300 años.

Sin embargo, también es un subproducto de las explosiones nucleares. Las pruebas de la Guerra Fría saturaron primero el aire y luego los océanos.

El isótopo se movió gradualmente a través de las redes alimenticias hacia todos los seres vivos del planeta, produciendo una etiqueta o firma de carbono 14 elevada, que aún persiste.

Este radioisótopo adicional también se desintegra a una velocidad constante, lo que significa que la cantidad contenida en el hueso formado en un punto en el tiempo será ligeramente mayor que la contenida en el hueso idéntico formado más recientemente.

Utilizando datos de radiocarbono de bomba preparados por Steven Campana, Ong, Meekan y sus colegas, se dispuso a probar los niveles de carbono 14 en los anillos de crecimiento de dos tiburones ballena muertos hace mucho tiempo almacenados en Pakistán y Taiwán.

La medición de los niveles de radioisótopos en anillos de crecimiento sucesivos permitió una determinación clara de la frecuencia con la que se crearon y, por lo tanto, de la edad del animal.

"Descubrimos que definitivamente se depositaba un anillo de crecimiento cada año", desvela el doctor Meekan.

"Esto es muy importante, porque si sobreestimas o subestimas las tasas de crecimiento inevitablemente terminarás con una estrategia de gestión que no funciona, y verás que la población se desploma".

Uno de los especímenes se estableció de manera concluyente que tenía 50 años de edad al momento de la muerte, la primera vez que dicha edad se ha verificado sin ambigüedades.

"Estudios de modelado anteriores han sugerido que los tiburones ballena más grandes pueden vivir hasta 100 años", explica Meekan.

"Sin embargo, aunque nuestra comprensión de los movimientos, el comportamiento, la conectividad y la distribución de los tiburones ballena han mejorado drásticamente en los últimos 10 años, los rasgos básicos de la historia de vida como la edad, la longevidad y la mortalidad siguen siendo en gran parte desconocidos.

"Nuestro estudio muestra que los tiburones adultos pueden alcanzar una gran edad y que la larga vida útil probablemente sea una característica de la especie. Ahora tenemos otra pieza del rompecabezas", destaca.

Los tiburones ballena están hoy protegidos en todo su rango global y se consideran especies de alto valor para el ecoturismo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Salvamento rescata una patera con 35 personas en Gran Canaria
chevron_right
El número de personas con párkinson en España se triplicará en 2050