El tiempo en: Andalucía
Martes 24/11/2020

Sevilla

Declarado culpable el acusado del crimen de Écija en una pelea familiar

La Fiscalía ha rebajado a 16 años de cárcel su petición por los delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Audiencia de Sevilla.

El jurado popular del juicio celebrado recientemente en la Audiencia de Sevilla contra Jesús R.M., el joven de 26 años acusado de asesinar en octubre de 2018 a un hombre en Écija disparando en su contra con una escopeta en el marco de una refriega entre las familias de ambos, le ha declarado culpable de causar la muerte de la víctima de manera "intencionada", de causar lesiones a cinco familiares del fallecido con sus disparos y de golpear con el arma a otro familiar más.

El juicio fue celebrado contra Jesús R.M., acusado por la Fiscalía de un presunto delito de asesinato, cinco delitos de lesiones y un delito de tenencia ilícita de armas; así como contra su hermano, José Manuel R.M., acusado de un delito de tenencia ilícita de armas, un delito de lesiones y un delito de amenazas; su padre y además su abuelo, José Manuel R.P. y Manuel R.M., respectivamente.

Los hechos, según la Fiscalía, habrían acontecido la tarde del 22 de octubre de 2018 en una finca con vivienda ubicada en el camino de la Cuesta Blanca de Écija y perteneciente a la familia de los acusados, en el marco de "la controversia" que mantenían estas personas y las víctimas de los hechos por la venta ilícita de tabaco en la comarca.

Al respecto, el jurado popular ha declarado probado que miembros de la familia Reyes y algunos de sus allegados acudieron a dicha finca ese día 22 de octubre de 2018, a cuenta de un incidente ocurrido previamente entre ambas familias en la ciudad de Córdoba, precisando que ha quedado probado que estas personas acudieron con el ánimo de "hablar" y sin portar las armas que les atribuían los acusados.

El jurado ha declarado probado que José Manuel R.P, padre del principal acusado, invitó a los miembros de la familia de los Reyes a pasar al interior de la finca, cerrada mediante una cancela que les fue abierta, pero Manuel Reyes, víctima del crimen, apreció "una situación extraña" y apostó por no acceder.

"CON ÁNIMO DE ATENTAR CONTRA LA VIDA"


Ha sido además declarado como probado que después, José Manuel R.M., hermano del principal acusado, empuñó una pistola y disparó al aire para "infundir temor" a los miembros de la familia Reyes, a los que conminó a echarse "al suelo", tras lo cual, según el relato de hechos probados, Jesús M.R. se hizo con una escopeta cuyo uso compartía con su hermano pese a que ninguno de ellos tiene permiso de armas, y "con ánimo de atentar" contra la vida de los contrarios, comenzó a avanzar hacia los miembros de la familia Reyes efectuando tres disparos.

Así, y por unanimidad, el jurado declara como probado que Jesús R.M., mediante esta acción, ocasionó "intencionadamente la muerte" de Manuel Reyes, alcanzado por los disparos, declarándole culpable de ello pero descartando que lo hiciese de manera sorpresiva, pues su hermano había disparado antes al aire y había interpelado ya a los miembros de la familia Reyes.

Además, le considera culpable de dañar a otros cinco miembros de la familia Reyes que fueron alcanzados por los perdigones de los disparos efectuados por Jesús R.M., así como culpable de haber golpeado con la escopeta a otro de ellos, Rodrigo Reyes, cuando intentaba escapar de la finca.

EL PADRE Y EL ABUELO

Al respecto, mientras su hermano José Manuel R.M. también resulta declarado culpable de un delito de amenazas, el jurado declara probado que el padre de ambos, José Manuel R.P., cometió lesiones al propinar "navajazos" a Rodrigo Reyes cuando éste intentaba huir, mientras Manuel R.M., abuelo del principal acusado y padre de José Manuel R.P., es declarado culpable de cooperar en dicha agresión al haber "sujetado" a Rodrigo Reyes y hacerle caer al suelo.

Tras ello, el Ministerio Fiscal, que en principio pedía para Jesús R.M. 18 años de cárcel por un delito de asesinato, 14 años y medio de prisión por cinco delitos de lesiones y un año de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas, ha modificado su calificación en el sentido de solicitar para él, en materia de prisión, exclusivamente 15 años de cárcel por un delito de homicidio más el año adicional por tenencia ilícita de armas, manteniendo el resto de su escrito de acusación respecto a los demás acusados.

La acusación particular se ha adherido a esta petición de la Fiscalía y ha añadido la reclamación de que se declare el "destierro" de los acusados de Écija durante cinco años, mientras la defensa de Jesús R.M. ha anunciado ya un recurso de apelación y la de José Manuel R.P. su puesta en libertad al haber cumplido ya la mitad de la condena que le reclama la Fiscalía, algo a lo que el Ministerio Público no se ha opuesto.

COMENTARIOS