Actualizado: 18:13 CET
Domingo, 12/07/2020

El jardín de Bomarzo

Dados en el aire

Publicado: 12/06/2020 ·
12:20
Actualizado: 12/06/2020 · 12:20

 Otra de las cosas que este Covid-19 ha hecho saltar por los aires son las previsiones de determinados modelos de negocio

  • El jardín de Bomarzo.

"Escuchad, así es el juego: si no distingues al primo en la primera media hora de partida, es que el primo eres tú". Rounders -1998-.

 Otra de las cosas que este Covid-19 ha hecho saltar por los aires son las previsiones de determinados modelos de negocio que, de pronto, aplican planes de reforma en meses cuando su idea era hacerlo en años o no hacerlos, viran urgente hacia otra cosa o, directamente, menguan directos camino de la desaparición. En el negocio-juego de la política también pasa. Antes de esta pandemia había un calendario más o menos trazado en base a líneas estratégicas de actuación para pelear ese poder que, en gran medida, controla un negocio que da empleo, reparte cargos y permite a según quién continuar sobre el tiovivo dando vueltas y disfrutando de las bonitas vistas. Esta crisis sanitaria a algunos ha venido mal en función de los planes que tenían trazados, en cambio a otros les ha hecho ganar tiempo para reorganizarse; esta semana por ello me pregunto, inquieto, incisivo, en la irremediable aspiración de molestar, qué virus circula por entre las formaciones políticas en sus zonas más nobles/íntimas. ¿Es quizás una mutación orgánica enviagrada del Covid-19?

Ciudadanos, a la chita callando, mantiene un pulso interno en Andalucía a cuentas del poder que representa Juan Marín, que controla algunas provincias como Cádiz, Málaga, Córdoba, Jaén y Granada -ésta por interés mutuo con Luis Salvador, alcalde, contra enemigos comunes-, y otras no como Almería y parte de Sevilla y Huelva. Enfrente tiene a Fran Hervias, que en la época de Rivera pulsó el poder en Andalucía y rodeó a Marín de enemigos como, por ejemplo, el actual portavoz parlamentario Sergio Romero, de Sanlúcar, aupado por Marín y enemistado con él porque alguien un día le dijo que podía ser el líder en Andalucía y le creyó, o Mar Hormigo, que aunque dimitió como secretaria de organización continúa en el cargo en espera de que la nueva dirección andaluza nombre sucesión. Hervias no mantiene buena relación con Arrimadas y por eso, dicen, le han dado el senado por cuota parlamentaria para darle un sueldo -potente-, sacarle de escena y despejar la coordinación andaluza para Marín y sus cercanos, pero nadie se fía porque, apuntan, "es un bicho" y lo que no va a hacer es apartarse de la guerra.

Susana Díaz, por ejemplo, le ha venido bien en lo personal -partiendo de a que a nadie esto le guste-. Con Madrid volcada en la crisis y en la gestión de la misma, se han desactivado los amagos contra ella y ella, madre de nuevo a Dios gracias con salud por segunda vez, ha lanzado los dados al aire en espera de sacar un seis doble y continuar al frente del poder andaluz porque sabe que Ferraz no va a entrar en disputas salvo que Gómez de Celis persista en su idea actual de optar a la secretaria general andaluza y eso termine por animar a algunos contra la ex presidente de la Junta. Aunque lo cierto es que la intención actual es que no, que continúe Susana y que el PSOE-A siga dividido como actualmente lo está haciendo valer aquello tan viejo del divide y vencerás. Mario Jiménez sigue en Huelva aislado de todo a la espera de haber qué pasa y cómo organiza la contra a Susana, Paco Reyes desde Jaén comenta que el susanismo no es el futuro del socialismo andaluz pero en su idea de que aún no toca esa guerra, mientras que Caraballo ha dado el paso para continuar en Huelva pese a lo suyo en Aljaraque porque, parece, "le han tocado las narices" tanto movimiento en su contra, e Irene García mueve todos sus hilos para que no se le discuta el poder en Cádiz y aunque antes era de Susana y después no ahora se sitúa en una distancia equidistante entre ambas ideas. Por cierto, ha vuelto al escenario Jiménez Barrios tras haber sido un poco apartado por la jefa debido a que los experimentos no le han funcionado porque ni Fiscal ni López Gil le dan el tono necesario al verbo y Chiqui en eso lo borda, en eso y en saber hacerse amigo cuando el interés le mueve. Tiene muy buenas amistades en Jerez, por ejemplo, donde Mamen Sánchez navega encantá con el triple golpe y el positivo de enfrente y quién le iba a presagiar lo de hoy tras aquella foto al mundo con los meñiques al aire.

Cádiz se activa tras encontrarse en la tercera fase. Su diputación, por ejemplo, promueve una campaña de concienciación para el apoyo al comercio tradicional y, de entrada, excluye de la misma a los medios escritos provinciales, esos que, pese al riesgo y la nula rentabilidad, han mantenido sus periódicos en la calle durante todo el confinamiento. Contradicción. Campaña audiovisual que no ha sido objeto de crítica por parte de Antonio Saldaña a diferencia de su tono crítico para otras quizás en base al acuerdo tácito que en la casa rosa cerró con JC Ruiz Boix para conseguir ir en coche oficial y ese cuarto asesor al que no tenía derecho a cambio de silbar al cielo ante determinadas subidas salariales. En todo caso, este no va ser año de congresos en el socialismo ni a nivel autonómico ni, claro está, provincial, los cuales se celebrarán el próximo año y todo hace indicar que a finales. Es por esto que el personal anda calmado en la materia, pero, eso sí, unos haciendo sus deberes con tiempo para amasar apoyos aquí y allá, otros siguiendo de cerca la jugada y midiendo a quién prestar los suyos llegado el momento. Pero todo se mueve, los dados, los dados...

Menos calmada bajan las aguas en el PP gaditano. Tras el ridículo general con el asunto Saldaña y el cruce de comunicados a cuál más absurdo, Madrid, a través de González Terol en videoconferencia con Loles López y Ana Mestre, impuso a Pepe Loaiza como portavoz de Diputación para evitar que el sucesor fuese del mismo entorno y, de ese modo, terminar de rematar a una delegada provincial que ya había quedado bastante mal enfocada. Loaiza encantado, su economía familiar aún más porque pasa a cobrar los 64 mil al año que antes cobraba su enemigo íntimo Saldaña -que espera el momento adecuado para quitar de portavoz en Jerez a Montero y, así, cuadrar sus cuentas...-, el PP de Cádiz también feliz porque ahora controlará una contabilidad del grupo de diputados que ante era opaca porque estaban en manos de personal hostil, si bien el hoyo parece profundo porque Loaiza está más solo y triste que un torero al otro lado del... -a ver si le dejan cesar a Fran Moreno, el cuarto asesor de NNGG de Cádiz y colocar a uno suyo-. Mestre ha de nombrar aún al secretario provincial, cargo al que debió renunciar Andrés Núñez tras la denuncia por presuntos malos tratos y que aún está vigente porque no se ha encontrado el sucesor adecuado. Entre que no hay y nadie quiere. Bruno García sería lo más recurrente porque se maneja bien en lo orgánico y está bien considerado en Sevilla, o el propio Loaiza, que quiere. A todo esto, Antonio Sanz: está tan de perfil que se ha vuelto casi invisible. Cierto es que en la reciente crisis ha prestado su apoyo, sobre todo ante la insistencia de García Pelayo, pero en lo demás anda encantado del corral en el que se está convirtiendo la provincia de Cádiz desde que él abandonó la presidencia, de hecho sus relaciones con Mestre no van más allá que de una fingida cordialidad. La política tiene estos desencuentros. Hasta Landaluce eleva dados al cielo a ver qué sale y del resultado decidir su fecha de salida porque, aunque le gusta más la política y ser alcalde que un traje a medida, y un traje luciendo palmito le gusta mucho mucho, la crisis y los problemas derivados de ella le restan ganas de continuar y quizás Jacinto Muñoz, que fue la otra opción para portavoz, sea el sucesor necesario en Algeciras para cuando el Landa se jubile. Es uno de los valores del PP de Cádiz, otro en alza es el alcalde de El Puerto, Germán Beardo, que nada en todas las aguas con soltura porque en cercanía es habilidoso y torea bien al natural, tanto en El Puerto, en Cádiz o en plazas mayores de Madrid. Germancito, germancito...


Los dados se utilizan para infinidad de juegos. En todos es común el hecho de que mientras vuelan los participantes quedan en silencio y atentos a lo que sale porque, de la suerte -si no están trucados-, depende el desarrollo de la partida; quizás por esta situación actual en la que estamos, que nos lleva a no saber por dónde continuará la vida y de qué dimensión será la brecha que se abre ante el futuro, a este moldeador de historias hoy le inspira la sensación de vivir el vuelo de unos dados a cámara súper lenta y del número sumado resultante en ambas caras dependerá el resto de la partida. Una suma en la que a muchos les va el resto.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Bomarzo

Bomarzo y sus míticos monstruos de la famosa ruta italiana de Viterbo en versión andaluza

El jardín de Bomarzo

Todos están invitados a visitar el jardín de Bomarzo. Ningún lugar mejor para saber lo que se cuece en la política andaluza

VISITAR BLOG
Publicado: 12/06/2020 ·
12:20
Actualizado: 12/06/2020 · 12:20
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Sodepo contará con un servicio de atención informativa Covid-19
chevron_right
Una 'torre de babel' en el centro de Andalucía