Actualizado: 19:31 CET
Martes, 21/01/2020

Málaga

Un alquiler social para una víctima de violencia machista

Saray se vio obligada a ocupar con dos menores una casa de Málaga propiedad del BBVA y ahora espera la respuesta del banco para saber si tiene el arrendamiento

  • Miembros de la Pah junto a Saray enfrente de una sucursal del banco BBVA.

Una madre víctima de violencia machista con dos menores de edad, ha logrado “dormir más tranquila”. Saray se vio obligada a abandonar la vivienda familiar después de sufrir malos tratos a manos del que era su pareja y a ocupar una vivienda en el barrio malagueño de San Andrés. Esta joven se encontró en la calle “con una sentencia firme por violencia de género y dos críos chiquitajos, creo que uno tiene tres añitos y otro cuatro”, ha lamentado Patricia del Pino, miembro de la Plataforma Afectados por la Hipoteca.

“Llevo con ella dos semanas trabajando más o menos, entonces lo primero era tranquilizarla con el tema de la vivienda y el resto es lo que ella me ha querido contar, me ha dicho que él está en la cárcel en este momento y que no está cumpliendo las normas de pago ni nada, pero yo no sé si está en la cárcel por lo de la violencia de género o por otro motivo”, ha resaltado, alegando que “no he querido todavía tocar mucho ese tema, porque ella venía muy tocada”.

Saray, gracias a la ayuda de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ha conseguido que el BBVA “nos cogiera la solicitud de la pobre para negociar un alquiler social”, ha relatado Del Pino. Así, ha indicado que “ella sabía que la vivienda era de un banco, por lo que ella intentó ir dos veces al banco para solicitar un alquiler social, puesto que tiene unos ingresos muy básicos, porque ella trabaja como asistente de mayores”, ha informado Del Pino. Ahora están esperando la respuesta de la entidad.

“Ocupó esa casa porque está cerca de la casa de su suegra y esta le está echando una mano al llevar a los niños al colegio muy temprano, porque ella trabaja”, ha señalado Del Pino.

“Ella no se opone a pagar”, ha resaltado. “Ha pagado el seguro a la casa, está pagando el agua, luz no tiene, y la está pagando religiosamente”, ha dicho, indicando que “lo que necesita es un techo para los dos críos; ella fue dos veces al banco y ni siquiera le cogieron la solicitud y se fue de allí llorando”, ha criticado la integrante de la Pah.

Asimismo, “el banco ya le ha abierto un procedimiento por usurpación y tenemos abogado de oficio”, ha incidido. Desde la Pah tienen la esperanza de que lo acepten ya que Saray “tiene la ayuda al alquiler del Instituto Municipal de la Vivienda de 550 euros, que irían única y exclusivamente empleado para eso, además de una sentencia firme de violencia de género y con dos crío pequeños”, ha dicho Del Pino.

 “Ahora vamos a ir viendo distintas cosas, ya por ejemplo, podemos ir a hablar otra vez con la asistenta social a ver si tiene una ayuda específica para ella o iremos al Instituto de la Mujer”, ha afirmado, añadiendo que “ya por lo menos que puede dormir tranquila, sin pensar que por la mañana iba a venir la policía a sacarla de allí con los niños”.

“Su miedo era, por el que venía con los ojos hinchados todos los días, era que la policía se presentara allí un día para echarla con los críos”, ha asegurado, matizando que “puede pasar, pero se lo dirían al abogado y el abogado nos llamaría y ya nosotros podemos estar al tanto para tomar medidas”.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Bomberos en Lucha denuncian “cien peticiones sin solución”
chevron_right
Los médicos se concentran contra las agresiones a los sanitarios