HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Jueves, 17/10/2019

La tribuna de Viva Sevilla

Atarazanas: Claves del proyecto actual

José García-Tapial y León, exdecano del Colegio de Arquitectos de Andalucía Occidental, analiza el nuevo proyecto sobre las Atarazanas.

E n diciembre de 2017 se suscribió el Convenio entre la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la Fundación La Caixa y Adepa respecto el proyecto de rehabilitación de las Reales Atarazanas de Sevilla. Con este Convenio se ponía fin al litigio sobre la corrección de la licencia de obras concedida y que fue sustanciado ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

Dicho Convenio incluía un extenso “Documento Técnico de Bases para la Intervención en las Reales Atarazanas” en el que, a lo largo de doce puntos, se establecían una serie de directrices a las que habría de ajustarse todo proyecto de intervención en este edificio.

Este Documento Técnico se fundamentaba en un riguroso análisis teórico, histórico y científico elaborado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, en el que se ponderaba la autenticidad del monumento, su valor de uso y funcionalidad, su consideración como Bien de Interés Cultural y, a partir de ahí, se establecía el marco teórico que habría de presidir cualquier intervención que se planteara en el edificio.

Estas amplias y genéricas directrices era preciso plasmarlas en un documento técnico con el nivel de concreción correspondiente a un Proyecto Básico. Este proceso se ha desarrollado a lo largo del pasado año hasta que, en el pasado mes de diciembre, se pudo determinar, por parte de la Comisión de Seguimiento creada al efecto en dicho Convenio, que este Proyecto Básico cumplimentaba satisfactoriamente las referidas directrices.

El proyecto actual identifica, recupera y rehabilita adecuadamente las cuatro principales etapas históricas de este conjunto monumental que han dejado su huella en el edificio: el recinto amurallado almohade, el astillero alfonsí, el Apostadero de la Carrera de Indias del XVI y la Maestranza de Artillería dieciochesca. Vayamos por cada una de sus partes. En el principio solo existía aquí el recinto amurallado islámico.

De acuerdo con las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo por los profesores Amores Carredano y Quirós Esteban en la década de los 90 del pasado siglo, en el interior del edificio se ha podido identificar un lienzo de la primitiva muralla de unos 70 metros de longitud con su correspondiente barbacana almohade, una torre y una desconocida puerta acodada de la misma época. Se trata por tanto de un importante edificio histórico de, al menos cinco metros de altura, que permanece enterrado.

El proyecto prevé excavarlo hasta su cota original, no sólo éste, sino también un espacio perimetral de respeto y contemplación que posibilite la bajada y acceso a su interior por los visitantes. A esta muralla se adosaron las naves del astillero cristiano, de las que solo permanecen siete en pie. Las dos más próximas al Hospital de la Caridad recuperarán su espacio original, con toda su altura primitiva, eliminando el relleno del XVI, revelando con ello su dimensión real, lo que permitirá una lectura de su magnitud y escala, facilitando con ello una mejor comprensión de su funcionalidad originaria.

Tras perder, por diferentes causas, su utilidad como astillero se transforma el espacio para su nuevo uso como Apostadero de la Carrera de Indias: almacenes, talleres, oficinas, etc. rellenándose con tierras y escombros hasta prácticamente la cota actual y es el espacio que, básicamente, hemos conocido hasta ahora, y que se mantendrá en las cinco naves restantes. La última transformación sufrida se llevó a cabo durante el siglo XVIII, en que se instala aquí la Maestranza de Artillería.

Sus espacios claves son el cuerpo de fachada a calle Temprado, en cuya Sala de Armas de la planta alta se ubican los espacios expositivos principales del centro cultural, y la antigua Sala de Fundición, centro de la actividad fabril, que mantendrá su integridad espacial, la chimenea identificativa de la misma y su singular cubierta, espacio que ya fue rehabilitado hace unos años por la propia Junta de Andalucía. En resumen: La historia de nuestra ciudad en un solo edificio.

COMENTARIOS

chevron_left
Desastre sin paliativos en la mayor corta minera de Europa
chevron_right
Terrazas con Música: Dale con la burra al trigo