Jerez

Las siete vidas de la calle Honda de Jerez

Con una veintena de locales, tiene una docena ocupados, una reforma para construir seis viviendas en marcha y la sombra de la peatonalización

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Un ciudadano pasea por calle Honda.

La finca en obras para construir seis viviendas

Situada en pleno centro de Jerez, la calle Honda tiene la habilidad de escenificar en cuestión de pocos meses el declive del pequeño comercio, con locales heridos de muerte o directamente cerrados a cal y canto, y de volver a la vida y reciclarse con aperturas exprés de pequeñas tiendas especializadas. Podría decirse que tiene siete vidas, o incluso más, a juzgar por el peso de la mochila que acumula desde hace más de una década. En su interior, el proyecto frustrado de una línea de tranvía que iba a cruzar por esta vía para terminar en Área Sur, su cierre al tráfico rodado durante año y medio por obras y otros escenarios que la han convertido en más de una ocasión en peatonal a la fuerza. ¿Y si esto último fuera la solución definitiva?

De hecho, la sombra de la peatonalización siempre se cierne sobre una vía que se blinda al tráfico rodado en eventos como la Semana Santa o la última temporada de zambombas las pasadas navidades. En alguna ocasión, de hecho, los propios comerciantes se han mostrado partidarios de esta reordenación, convencidos de que el público se deja ver más por sus negocios cuando la calle no permite el paso a los vehículos.

¿Hay movimiento ahora? De la veintena de establecimientos que pueden encontrarse los jerezanos y los turistas -alguno mira de reojo el deterioro que presentan algunas fincas con cadenas y cerrojo de seguridad antiokupas- una docena están abiertos al público. Entre ellos clásicos como la floristería Los Claveles, el que tiene más solera de todos, después de que la mercería Tocateja y la tienda de modas Tejedor cerrasen por jubilación, aunque el espíritu del mítico refino sigue vivo ahora en otro local en Santa María. La agencia de viajes y la farmacia también aguantan el tirón, como la Casa del Peluquero y Kontiki, con una versión renovada, mientras que La Quesería, al inicio de un centro comercial también desierto, lleva años siendo uno de los locales con más vida.

¿Qué pasa con el resto? Algunos no muestran ni un atisbo de actividad, y otros abren y cierran. De hecho, el segundo movimiento importante que ha habido en la calle tras la llegada de Pepco al antiguo local de Lefties que hace esquina con Santa María, ha sido el inicio de las obras de rehabilitación de un edificio de seis viviendas. ¿Cuál es entonces la solución para Honda? Muy cerca, en la calle Las Naranjas y Bizcocheros aguardan también la llegada de nuevos aires. En la primera, siguen a la venta varias fincas, completamente derruidas y susceptibles de una rehabilitación para rehabilitarla como viviendas, hoteles o apartamentos. No hay que perder de vista el futuro hotel de cuatro estrellas en la esquina de calle Bizcocheros con Larga como revitalizador de este enclave.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN