Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 28/05/2022  

Jerez

La lucha de La Barca, una pedanía de Jerez, "por un pueblo libre de maltratadores"

Las asociaciones de mujeres de La Barca y Sol Rural crean una plataforma contra la violencia de género para abordar esta lacra "desde la base"

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Las asociaciones de mujeres de La Barca y Sol Rural se concentraron el pasado lunes.

Las asociaciones de mujeres de La Barca y de Sol Rural han constituido una plataforma contra la violencia machista y vicaria que van a presentar el próximo 17 de noviembre. De momento, el colectivo ya cuenta con 40 mujeres comprometidas con la lucha contra una lacra que les toca muy de cerca, pues en la Entidad Local Autónoma (ELA) están muy sensibilizadas y conocen el día a día de al menos cinco vecinas que han denunciado sufrir violencia de género y viven impotente los traumas que empiezan a sufrir sus hijos, algunos de los cuales se ven obligados a acudir a puntos de encuentro para ver a su padre “cuando apenas los han tratado”. “Vemos como se aborda el problema desde arriba, pero no desde la base”, señala Francisca Gago, presidenta de Sol Rural, que confía en que la plataforma dé un paso más a la hora de involucrarse con abogados de oficio, juzgados y administraciones para lograr que La Barca de la Florida “sea un pueblo donde los maltratadores no tengan cabida”.

En esta labor, la nueva plataforma espera contar con las colaboraciones del Ayuntamiento de La Barca, con el que tienen un contacto muy estreho, con las fuerzas de seguridad, con los juzgados para conocer de cerca cómo se aplican las leyes, con los abogados de oficio y los puntos de encuentro, del que les han llegado quejas por la “deshumanización” con la que abordan esta problemática en algunos casos”.

También pedirán ayuda al Ayuntamiento de Jerez, a su Centro Municipal de Información a la Mujer, a la Delegación Territorial de Igualdad de la Junta de Andalucía y a la Delegación  del Gobierno de España en Cádiz.

El pasado lunes, las asociaciones de mujeres de La Barca y Sol Rural se concentraron en la ELA para clamar contrar violencia machista y vicaria en su lucha “por un pueblo libre de maltratadores. “Estamos apoyando a vecinas y compañeras que sufren violencia machista y/o violencia vicaría, algunas están aquí con nosotras para que les ayudemos a que sus hijos e hijas puedan tener una infancia sin sufrimientos que los va a marcar para toda la vida psicológicamente, porque un maltratador no puede ser un buen padre”.

Durante la concentración hicieron lectura del siguiente manifiesto al grito de ¡No! A la violencia machista; ¡No! A la violencia vicaria:

“Buenas tardes, amigas y amigos, vecinas y vecinos y a todas las personas que nos acompañan, gracias por estar aquí.

 Desde las asociaciones de mujeres, de La Barca y de Sol Rural y contando con el apoyo de nuestro Ayuntamiento, tenemos que hablar del tema de la Violencia Vicaria, por lo mucho que está afectando a madres y sus hijos en nuestro pueblo.

Con el término VIOLENCIA VICARIA, nos referimos al daño que hace un padre a sus hijos e hijas para vengarse de "su mujer"la madre de esos hijos. Es una violencia que se da en la pareja, mientras están viendo juntos y/o después cuando ya se han separado; está VIOLENCIA VICARIA puede llegar hasta el asesinato de los hijos, como en el caso de José Bretón, Tomás Jimeno y muchos más hasta llegar 36 niños/as desde 2013... asesinados por sus padres.

Más de un millón y medio de menores, viven en hogares donde su madre sufre violencia machista... En el pacto de estado contra la Violencia de Género se define como el daño más extremo que puede ejercer un hombre sobre una mujer: dañar o/y asesinar a sus hijos/as. En este maltrato los menores se convierten en víctimas directas de la VIOLENCIA MACHISTA, sufren chantaje y en ocasiones peligro para su integridad física y psíquica... y su vida.

No aparece sólo en los casos graves o mediáticos, sino que está presente en el día a día, con amenazas y control hacia la mujer a través de los niños.

A los ojos del agresor los menores son un medio para alcanzar su fin...el maltratador los usa como arma arrojadiza con la que golpear a la madre sin dejar señales físicas, deshumaniza a los menores. Después de la separación ya la mujer no es de su propiedad, pero los hijos sí y en ellos busca defender su imagen y su posición frente a la mujer.

Si los niños no quieren acudir con el padre en un régimen de visitas, sufren cambios de humor, se niegan a acudir al punto de encuentro...hay que sospechar un posible caso de VIOLENCIA VICARIA.

Hacemos este acto en nuestro pueblo, La Barca de la Florida, donde las asociaciones de mujeres nos hemos propuesto un pueblo libre de maltratadores. Estamos apoyando a vecinas y compañeras que sufren violencia machista y/o violencia vicaría, algunas están aquí con nosotras para que les ayudemos a que sus hijos e hijas puedan tener una infancia sin sufrimientos que los va a marcar para toda la vida psicológicamente, porque un maltratador no puede ser un buen padre.

ESTAMOS TRABAJANDO EN UNA PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA Y VICARIA.

Para ello tratamos de contar con lascolaboraciones siguientes:                                   

  • Ayuntamiento de la Barca de la Florida, que ya contamos con él.                                          
  • Información y colaboración de las fuerzas de seguridad para la Violencia de Género, la Guardia Civil en nuestro caso.                                            
  •  Aprender sobre cómo se aplican las leyes en los juzgados.
  •  
  • Cómo funciona la abogacía de oficio.                   
  •  Cómo funcionan los puntos de encuentro.

Pediremos ayuda al Ayuntamiento de Jerez, a su Centro Municipal de Información a la Mujer. A la Delegación Territorial de Igualdad de la Junta de Andalucía. Y a la Delegación correspondiente del Gobierno de España.  Y sobre todo a nuestros vecinos y vecinas que al igual que nosotras deseen que La Barca de la Florida sea un pueblo donde los maltratadores no tienen cabida”.

 

 

TE RECOMENDAMOS