Actualizado: 15:39 CET
Domingo, 15/09/2019

Córdoba

Córdoba logra la extirpación de parte de hígado con robot en Andalucía

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba se ha puesto a la vanguardia de Andalucía en cirugía robótica en menos de un año

  • Quirófano.

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba se ha puesto a la vanguardia de Andalucía en cirugía robótica en menos de un año al lograr la primera extirpación de parte de un hígado de la región mediante el robot quirúrgico de última generación "DaVinci".

La delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella, y la directora gerente del centro hospitalario, Valle García, han destacado que "en menos de un año de uso del robot DaVinci" se ha logrado este hito con uno de los seis aparatos con los que cuenta Andalucía, dos en Málaga, otros dos en Granada, uno en Sevilla y el cordobés.

García ha explicado que se han llevado a cabo ya 163 intervenciones con este tipo de tecnología, 85 de cirugía general, 58 de urología y 20 de ginecología, y todas ellas "con éxito".


El cirujano y director de la Unidad de Cirugía General y Digestiva, Javier Briceño, ha elevado esa vanguardia "a nivel internacional" y ha resaltado que todos los servicios del centro cordobés han querido formarse para el uso del robot.

El Hospital ha presentado hoy la que ha sido la primera hepatectomía, es decir, la extirpación de parte de un hígado mediante este tipo de cirugía, la primera en la comunidad andaluza, una intervención que ha sido "todo un éxito y que da pie a pensar en nuevos pasos en esa dirección".

Según Briceño, que ha liderado la intervención, los doctores han estado durante cinco meses formándose de forma intensa en varios puntos del mundo como Tokio (Japón), Bélgica y Toronto (Canadá), y ahora un único robot se ha quedado pequeño para el interés que ha suscitado este tipo de intervención entre los profesionales del Reina Sofía.

Diego Gallardo, el paciente tratado de 57 años, tenía un tumor de 10 centímetros de diámetro, por lo que se le ha tenido que quitar un 25 por ciento de su hígado en una intervención que duró cuatro horas y en la que se le ha tenido que realizar una incisión de no más de cinco centímetros a la altura del ombligo para poder introducir los brazos del robot.

"Vi muy poco el robot, porque de inmediato me pusieron la epidural y no llegue a contar ni hasta tres antes de dormirme, pero era algo de ciencia ficción", ha señalado a Efe el propio paciente.

Gallardo asegura que no se ha enterado de nada y que todo ha sido muy rápido, incluso en lo que ha sido su recuperación, porque a las 48 horas ya estaba de alta.

"Me encuentro muy bien, a pesar de que por la cantidad de grasa que tenía alrededor del hígado, la operación fue más complicada y las grapas las he estado notando durante un tiempo", ha señalado.

Precisamente, una de las grandes ventajas de este tipo de intervenciones para el paciente es que el daño es mucho menor y, por tanto, la recuperación se acelera.

Para los cirujanos es más la precisión con la que se puede intervenir y la seguridad que aporta, porque no tiembla el pulso, además de que para estas operaciones que suelen ser muy largas, la postura es mucho más cómoda y el desgaste, por contra es mucho menor que cuando se lleva a cabo mediante laparoscopia. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Infoca da por controlado el incendio en Villaviciosa de Córdoba
chevron_right
Elevan quejas por la vuelta a nombres franquistas en Córdoba