HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 22:59 CET
Martes, 21/05/2019

Campo de Gibraltar

La familia Alba Candel, de Algeciras, machacada por el franquismo

Una descendiente investiga la represión que sufrieron sus familiares

  • La familia.

Eloy Alba Guerrero era natural de San Fernando y Josefa Candel López era de Chinchilla (Albacete). Ambos se conocieron y se casaron en Algeciras y ambos vieron truncadas sus vidas y las de sus familias por la represión franquista, en una trágica historia que ahora su nieta Desirée Alba Navarrete está sacando a la luz como miembro de la Asociación Memoria Histórica de Puebla del Río, localidad en la que por motivos laborales reside esta algecireña. Una represión que sacudió a toda una familia. Algunos fusilados, otros encarcelados y también los hubo  huyeron al exilio.

Eloy Alba Guerrero era masón en la Logia Trafalgar de Algeciras.  Antes de ese 17 de julio, cuando los generales Emilio Mola y Francisco Franco iniciaron la sublevación para derrocar a la República elegida democráticamente, Eloy y Josefa vivían en Algeciras. Era un matrimonio acomodado. Maquinista naval, Eloy trabajaba en la compañía Vapores del Sur. También tenía el carnet de la UGT y además era masón en la Logia Trafalgar de Algeciras. Y no era el único de la familia.

Pero llegó la guerra y la represión. Eloy Tuvo juicio por masón y también un juicio militar porque luchó contra los sublevados en los torpederos republicanos de Cartagena.

Le cayó una condena de 16 años. Seis de ellos lo pasó en prisión y el resto de la pena en confinamiento en Córdoba, Ronda y Algeciras. Además  le quitaron su título de Marino Mercante. “Le destrozaron la vida”, asegura ahora Desirée, que estos días ha estado en Algeciras y ha mantenido un encuentro con responsables del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar para que le ayuden en la investigación sobre sus familiares represaliados, que no se limitaron a su abuelo.

Ramón Alba Guerrero era hermano de Eloy. Militar de profesión, era teniente de navío de reserva en el momento de la sublevación. Lo fusilaron el 14 de enero de 1937 en San Fernando, cuando tenía cincuenta años. Su cuerpo fue arrojado a una fosa común en el cementerio de la localidad gaditana. También era masón y pertenecía a la Logia Trafalgar.

Un tercero hermano era José Alba. Trabajaba en el Banco de Español de Créditos en San Fernando. Allí  fue encarcelado por masón.

Aurora (hermana de Eloy) se casó con José Sánchez, quien fue fusilado en el 37.

Pero la represión franquista no se cebó sólo con la familia paterna. El padre de la abuela de Josefa Candel López y fue fusilado en agosto de 1937, aunque su bisnieta prefiere utilizar el término de asesinado. No era masón, al menos no consta en el Archivo Militar de Salamanca, donde su bisnieta ha estado investigando. Entre las acusaciones a las que tuvo que hacer frente está la de haber escrito una carta a favor de su yerno, que en el 36 tuvo que huir  una vez que era buscado para su detención por los rebeldes franquistas, que habían tomado Algeciras, una de las primeras ciudades que tomaron los sublevados y en donde se puede decir que no hubo combates, pero sí represión. Según los historiadores más de 300 personas fueron asesinadas entre 1936 y 1939 y uno de ellos fue este hombre.

Este bisabuelo de Desirée se llamaba Rafael Candel Cano. De profesión comerciante, era un hombre culto empeñado en que tanto sus hijos como sus hijas recibieran una buena educación. Trabajaba como gerente de la Compañía Sevillana de Electricidad que estaba empezando a operar en Algeciras, localidad a que se trasladó desde Pozo Cañada por recomendación de su hermano Agustín, que fue el primero de la familia que se vino a la ciudad andaluza para trabajar de maestro.

Agustín Candel Cano también era masón. Fue Venerable en la Logia Trafalgar y afiliado a Izquierda Republicana. Maestro durante muchos años en Algeciras, meses antes de la sublevacióntrasladó  a Zaragoza y cuando estalló el Movimiento huyó a Barcelona. Al terminar la Guerra Civil quiso volver a Pozo Cañada, pero lo metieron en la cárcel. Su hija se exilió en México.

Uno de los hermanos de Josefa era Daniel Candel López fue Daniel Candel y era maestro del Pósito Marítimo en Algeciras. Era masón y estaba afiliado a Izquierda Republicana. Cuando los falangistas fueron a apresarlos pudo huir junto y refugiarse en Gibraltar y de allí a Tánger. En la ciudad africana, Daniel decidió huir a Argentina donde vivió en el exilio hasta su muerte.
Josefa y su marido, tras el fusilamiento del padre de ella, también se refugiaron en Gibraltar, pero no siguieron el camino de Daniel al exilio. Eloy prefirió volver a España y junto a su mujer llegaron hasta Albacete, donde luchó contra los franquistas.

Al terminar la contienda, el matrimonio regresó a Algeciras, donde Eloy fue detenido y condenado.

Hasta hace poco Desirée desconocía esta trágica historia. Ella sabía que su abuelo había sido condenado a prisión y que su tío abuelo había sido masón, pero poco más. Los datos han ido apareciendo cuando ha comenzado a buscar en los archivos junto a su marido, Antonio Aranda, historiador y miembro de la Asociación Memoria Histórica de Puebla del Río. Cuando en el Portal de Archivos Españoles escribieron los apellidos Alba y Candel empezaron a salir numerosas referencias, que les ha llevado a continuar una investigación que saben será larga.

“Mi familia fue totalmente destruida y machacada simplemente porque creían en la libertad, la justicia y la fraternidad, los pilares básicos de esa Logia que tanto frecuentaban. Su pensamiento liberal, fuera de doctrinas de la iglesia y sus creencias en que la educación y la cultura harían una España mejor los llevaron injustamente al abismo. Me siento muy orgullosa de ellos”, escribe

Desirée en una misiva que remitió al Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, donde ha encontrado un fiel aliado para sacar a la luz un árbol genealógico más que se ha teñido de luto por la represión franquista.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Verdemar denuncia que redes fantasma matan fauna en la Isla de Tarifa
chevron_right
Landaluce y el PP muestran su apuesta por la creación de empleo