Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 10/08/2022  

Andalucía

Susana Díaz mete a Vox en la campaña

El partido del juez Francisco Serrano "gana" el debate de TVE entre los candidatos del PSOE, PP, Cs y Adelante Andalucía

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Susana Díaz, preparándose antes de iniciar el debate en TVE.
  • La candidata socialista preguntó con insistencia a Cs y PP si contarían con Vox
  • Susana Díaz quería movilizar a los indecisos, pero puso en el mapa una opción para los desencantados

Bob Dylan cantó su particular historia de la creación en un disco a medio camino entre la espiritualidad y el delirio, en el que un tren se acercaba lentamente. Como el día de las elecciones. El hombre (en 1979 el lenguaje inclusivo aún no había hecho acto de presencia) le dio nombre a todos los animales y así éstos cobraron vida. La capacidad creadora del verbo.

La palabra se hizo candidatura en el debate sin debate del lunes y acampó en la campaña. Susana Díaz, por miedo verdadero o por estrategia electoral, invocó a un fantasma que tal vez por eso termine por aparecérsele. La candidata intentó movilizar a los indecisos con una versión actualizada del "que viene la derechona" de Alfonso Guerra. Pero quizá consiguió poner en el mapa una opción válida para esos desencantados que nunca la votarían.

Ella, que no respondió a ninguna de las preguntas sin respuesta que le plantearon sus adversarios, se tomó el silencio de éstos como un "sí" a pactar con Vox, llegado el caso. Y en ese momento, quizá, la posibilidad de ese pacto cobró forma real.

Los sondeos no han dado en ningún momento por segura la entrada de Vox en el Parlamento. Quizá sólo los más cocinados. Hasta ahora, era sólo una posibilidad. Pero la candidata socialista metió al partido del juez Serrano en la escena.

Ésa fue la gran, y prácticamente la única, novedad que aportó el debate del lunes en TVE. El resto fue casi un calco del celebrado una semana antes en Canal Sur: el mismo formato, los mismos cuatro bloques temáticos, los mismos discursos con, eso sí, intervenciones más breves...

El rojo de la corbata de Moreno (Marín tampoco llevó en esta ocasión) y las blusas de Rodríguez y Díaz sustituyó al verde del primer asalto. Y poco más. La misma acritud entre Marín y Moreno, Díaz algo más enfadada (y visiblemente más cansada que hace una semana, con una semana menos de campaña a sus espaldas), y Rodríguez más centrada, menos dubitativa que en el primer debate.

Los mensajes de los candidatos fueron clavados a los de la semana anterior. Que si el temido bloqueo, a decir de la socialista; que si la bajada de impuestos con siglas del PP; que si lo que toca es hablar de Andalucía y no de Cataluña de la candidata de la confluencia de izquierdas, que si Ciudadanos es el único capaz de limpiar de corrupción las instituciones.

Sólo unas 395.000 personas (34.000 menos que la semana anterior) siguieron el debate televisado. Los llamados a votar son 6,5 millones. Que cada cual saque sus conclusiones.

TE RECOMENDAMOS