Actualizado: 14:33 CET
Martes, 10/12/2019

Andalucía

Ruiz-Mateos se refería a Zarrías como "el virrey de Andalucía"

Según el texto de su declaración, al que ha tenido acceso Europa Press, Yvancos ha señalado que "sobre el año 2006, 2007, incluso 2008", Ruiz-Mateos le contó que Zarrías "le ha pedido un favor", en concreto que compre la fábrica de yogurt Yoplait de Sevilla

  • Joaquín Yvancos

Joaquín Yvancos, que fue durante años abogado de la familia Ruiz-Mateos, ha declarado este lunes como imputado ante la juez que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares y ha asegurado que José María Ruiz-Mateos llamaba "el virrey de Andalucía" al exconsejero de Presidencia de la Junta de Andalucía y actual secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE federal, Gaspar Zarrías.

   Según el texto de su declaración, al que ha tenido acceso Europa Press, Yvancos ha señalado que "sobre el año 2006, 2007, incluso 2008", Ruiz-Mateos le contó que Zarrías "le ha pedido un favor", en concreto que compre la fábrica de yogurt Yoplait de Sevilla, que "se la quedó Clesa", tras lo que "le pidió que hiciera una fábrica en la antigua Primayor de Jaén", ya que Zarrías "era de Jaén y quería hacer algo en dicha localidad".

   "A cambio, Zarrías podía echar una mano en el PSOE para ver si arreglaba el tema de la vieja Rumasa", ha dicho Yvancos, que ha asegurado saber que entre los Ruiz-Mateos y Zarrías "la relación era fluida", pues "cuando acontecía cualquier tema de importancia, José María hijo llamaba a Zarrías a su móvil privado para ver cómo podían arreglar las cosas pidiéndole entrevistas o solicitándole quedar en algún sitio para hablar".

   Ha añadido que únicamente presenció físicamente una conversación en la que se habló con Zarrías, en la cual José María padre lo saludó y "le dijo cuatro piropos" como "eres el más grande, eres el virrey", ya que "le llamaba 'el virrey de Andalucía'", tras lo que le pasó el teléfono a su hijo José María "para que le indicara los detalles de la operación, y le contó que al final iba a ser Dhul quien comprara Primayor, que iba a ser una fábrica de platos precocinados".

   Al hilo de ello, ha indicado que "sabe que para realizar este tema de Primayor se obtuvieron un montón de subvenciones" y, aunque desconoce el importe exacto de las mismas, "por lo que ha oído, entre el Ayuntamiento de Jaén y la Junta, estaría en torno a los 20 millones de euros", mientras que a su vez "se hizo una emisión de pagarés, por importe de 23 millones, que se suscribió íntegramente por los inversionistas, y además el constructor de la fábrica le financió a los Ruiz-Mateos la obra y no ha llegado a cobrarla".

   Yvancos ha realizado todas estas declaraciones durante su declaración ante Alaya, quien le ha imputado delitos de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, falsedad y cohecho, pues considera que "conocería y sería partícipe del presunto tráfico de influencias a favor del Grupo Nueva Rumasa ejercido ante la Junta" por el 'conseguidor' de los ERE Juan Lanzas "para la financiación de las prejubilaciones de los diversos ERE de empresas de dicho grupo", en concreto los del Hotel Cervantes, los dos de Garvey, Zoilo Ruiz Mateos S.L. y Dhul.


   De este modo, "sería conocedor de los contactos entre la familia Ruiz-Mateos y Juan Lanzas", quien "se comprometió a la financiación de las prejubilaciones del referido ERE por parte de la Junta mediante el uso de sus influencias a cambios de una comisión de 600.000 euros por cada ERE conseguido", efectuándose dichos pagos "en 'B', mediante entrega de sobres quincenales o mensuales de 20.000 o 25.000 euros cada uno de ellos, procurando que el pago fuera en billetes de 500 euros", siendo los sobres "retirados personalmente por Lanzas o por su compañera".

"LANZAS RECIBÍA 100 MILLONES DE PESETAS POR ERE"

   La juez también le imputa haber sido conocedor de la inclusión de 'intrusos' en los ERE del Hotel Cervantes y de Dhul, así como de los pagos realizados al exdirector general de Trabajo Francisco Javier Guerrero por "su actuación favorable al grupo Nueva Rumasa", entre ellos un pago de 6.960 euros efectuado mediante una "factura falsa" abonada a Lógica Estrategia Empresarial, empresa de la que era titular el exchófer de Guerrero, Juan Francisco Trujillo.

   Yvancos ha asegurado que "nunca ha tenido conocimiento de que hubiera 'intrusos'" y ha relatado que fue en 2011 cuando José María Ruiz-Mateos padre, estando ya "tocado mentalmente" y "con motivo de explicarle 'lo de los EREs en Andalucía', le comentó que Lanzas recibía 100 millones de pesetas por ERE, porque él tenía luego que repartir esa cantidad y que por lo visto Lanzas solo se quedaba con el diez por ciento".

   Además, ha asegurado que, según le explicó también José María Ruiz-Mateos padre, fue Juan Lanzas "el que se encargó de elegir los despachos de abogados para tramitar los ERE".

   Yvancos, que no se ha ratificado en su declaración ante la Guardia Civil "ya que no tuvo nada que ver con la tramitación de los ERE" y "nunca coincidió en el periodo de los ERE con Lanzas", ha explicado que fue en 2007-2008 cuando Ruiz-Mateos "le presentó una vez a Lanzas como una persona que les estaba solucionando muchos problemas en Andalucía".

LA ANTIGUA RUMASA

   De otro lado, ha dicho que Ruiz-Mateos "le hizo ir a una reunión para que le explicara las negociaciones de la vieja Rumasa con el gobierno de Zapatero para ver si Lanzas podía colaborar en la solución de la misma", unas negociaciones que, según ha explicado, "se alcanzaron en el Gobierno de Zapatero a muy alto nivel".

   Así, ha precisado que acudió a seis o siete reuniones con representantes del Gobierno de España, entre los que ha citado a María Teresa Fernández de la Vega, que acudió a una sola reunión.

   Asimismo, "había un lobby de presión" constituido, entre otros, "por el vicepresidente de Antena 3, Mauricio Casals, y por el presidente del Banco Espíritu Santo, Manuel Guerrero", lobby que "llevaba la operación con el Gobierno de España para la fijación de un justiprecio", consistiendo la operación "en que la familia retirara todos los pleitos que había sobre la vieja Rumasa y a cambio se le indemnización con una cantidad de dinero".

   Según ha narrado, "también hubo reuniones en la etapa del Gobierno de Aznar", quien designó como interlocutores a los actuales ministros Cristóbal Montoro y Miguel Arias-Cañete, "llegándose a una cifra de 270.000 millones de pesetas y que cuando ganaran las elecciones se formalizaría todo, pero ocurrieron los atentados y se perdieron las elecciones, y hubo que empezar de nuevo pero con otro gobierno".

   Tras ello, José María Ruiz-Mateos padre y su hijo Zoilo "le presentaron a Lanzas y le pidieron que les informara de todas las negociaciones que se había llevado en la etapa Aznar y de Zapatero sobre este tema", todo ello con el objetivo de "ver si Lanzas y Zarrías podían realizar algún tipo de presión sobre este tema".

RUIZ-MATEOS "NO SABÍA DIFERENCIAR UN EURO DE UNA PESETA"

   Yvancos también ha declarado que, desde 2006, las empresas del grupo eran controladas por los hijos varones de Ruiz-Mateos, quienes por tanto se ocuparon de los ERE efectuados a partir de esa fecha, pues el padre "ya no se encontraba en condiciones mentales y no sabía diferenciar un euro de una peseta".

   Una vez finalizada su comparecencia, que se ha prolongado por espacio de más de dos horas, ni la Fiscalía Anticorrupción ni el resto de acusaciones han solicitado medida cautelar alguna respecto al imputado.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
IULV-CA defenderá esta semana en la Comisión de Hacienda una iniciativa fiscalizadora sobre las ayudas a Faffe
chevron_right
PSOE-A pide que la Junta traslade al Gobierno su oposición al "proceso de privatización" de los registros civiles