HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 09:17 CET
Lunes, 10/08/2020

Una feminista en la cocina

Coronavirus

Publicado: 05/03/2020 ·
09:31
Actualizado: 02/04/2020 · 18:12

Una cría de 16 ha desaparecido de la noche a la mañana.

No da tanto miedo el coronavirus si tienes hijos adolescentes. Es como la muerte de alguien muy querido que te inmuniza a otros horrores cotidianos que ya no te hacen mella.                                                                                                                              

Laboratorio.

Eso sí que da miedo, porque los aires que respiramos, el mar que se plastifica o la muerte lenta en un geriátrico no tienen nada que echarle en cara a que una hija se te pierda. No saben ni dónde está, ni con quién se ha ido. Me dirán que más control a los niños, mejor educación y quizás que algunos padres seamos menos permisivos. Pero díganme en verdad quién te protege del destino, quién es capaz de medirse con su vara de maestro antiguo para que no te caiga un buen azote. Cristina ha desaparecido como en un juego mortal de magia sin que sepan los suyos ni cómo, ni dónde está. Ya ven qué cosa más simple, solo dos palabras que pueden llevar aparejado el infierno. Cristina con sus coletitas y su cara aniñada podría ser plato muy apetecible para pederastas encubiertos en redes sociales que ella frecuentaba. Ya le avisó su madre que los lobos existían, pero no le hizo caso o la engañaron a base de bien. No me da tanto miedo una pandemia global supongo que porque confío en las medicinas y los profesionales, pero aun confiando en las Fuerzas de seguridad y sus investigaciones el crimen de churrero se llevó a dos personas por delante y hasta 12 años después no se supo quién pudo haberlo cometido. De qué les servirá a los padres de Cristina que la encuentren dentro de algunos años. Ahora se estarán tragando espinas encurtidas de no saber qué ha pasado. También las pasarían crudas los familiares del Churrero de Chiclana y su mujer, los hijos y nietos que supieron que a su padre lo habían matado a palos (no olviden ambos de más de 70, casi rayando los ochenta).

De su mujer hay para llenar un sumario y sin embargo no va a estar presente en este juicio, sino por la paliza que le dieron pero no por morir a los dos años de aquella, porque no se ha podido relacionar con los hechos que después de pegarle como quisieron, matasen a su marido y lo encontrase ella, envueltos los dos en sangre hasta la médula. Eran europeos del Este, trashumantes de mentes planas con ganas de sangre ajena, que no hay como robarles y matar a dos ancianos en la intimidad de su casa. Tampoco cómo engañar a una niña para que haga lo que nos dé la gana. Luego si a ellos les meten balazo de castigo -entre ceja y ceja- lo mismo Fiscalía dice que son unos cafres estos chiclaneros morenos de profesión churreros. Prefiero el coronavirus que galopa de frente y no a esos matarifes de gente sencilla que tienen la mala suerte de encontrase con lobos esteparios.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Ana Isabel Espinosa

Ana Isabel Espinosa es escritora y columnista. Premio Unicaja de Periodismo. Premio Barcarola de Relato, de Novela Baltasar Porcel.

Una feminista en la cocina

La autora se define a sí misma en su espacio: "Soy un cajón de sastre anímico. Así que cógete a lo que puedas, porque vienen curvas"

VISITAR BLOG
Publicado: 05/03/2020 ·
09:31
Actualizado: 02/04/2020 · 18:12
chevron_left
Vil chusma
chevron_right
Tempura