Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 19/06/2021

Sevilla

Los biorresiduos no tienen planta aún para poder ser tratados en Sevilla

La implantación del contenedor marrón, destinado a los residuos orgánicos domésticos, obligará a abrir nuevas líneas o crear nuevas instalaciones

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Una de las plantas de tratamiento de residuos de la provincia de Sevilla.
  • El Plan de Residuos No Peligrosos elaborado por la Diputación de Sevilla reconoce las deficiencias de las cuatro instalaciones existentes
  • La planta de Montemarta en Alcalá que gestiona Aborgase lleva en “prórroga forzosa” desde el año 2016
  • Están previstos 349 millones de euros para poner orden al reciclaje en la provincia

¿Dónde y cómo se trata el millón de toneladas de residuos no peligrosos anuales que producen los 106 pueblos de la provincia? ¿Quién y de qué forma se trata lo depositado en los contenedores azul (papel y cartón), amarillo (plástico y envases) y gris (orgánico más otros restos)? La fotografía de la recogida y tratamiento de residuos ha llevado años de trabajo a la Diputación y el resultado, con cierto desfase en los datos, está recogido en el Plan de residuos no peligrosos de la provincia, aprobado en enero, donde se deja claro que ninguna de las cuatro plantas tiene una línea específica para biorresiduos, a pesar de que comienza a implantarse el contenedor marrón, ni aprovechamiento de rechazo, lo que incrementaría la eficiencia en el reciclaje.

El plan persigue, por imperativo legal, reducir el volumen de residuos que va a vertedero, lo que obliga a una recogida selectiva más exhaustiva para aumentar el reciclaje y la recuperación de los materiales, destacando la necesidad de implantar la recogida separada de la fracción orgánica. Esto traducido a colores es sinónimo de implantación del contenedor marrón. En estos momentos, la presencia de estos contenedores es nula en la provincia (a excepción de Sevilla capital o la experiencia de Montellano, el primero que hace una recogida puerta a puerta de los biorresiduos).

Biorresiduos sin tratar

Las plantas que tratan los residuos de la provincia están ubicadas en Alcalá de Guadaíra (Montemarta Cónica), Alcalá del Río (Vega), Matagrande (Estepa) y Campiña 2000 (Marchena). “En ninguna de las plantas de la provincia, hay una línea de tratamiento biológico para biorresiduos recogido de forma separada, de modo que será necesario analizar la adecuación de las  plantas de TMB (Tratamiento Mecánico Biológico) a esta nueva fracción, o la implantación de nuevas líneas/plantas”, sostiene el plan.

Además, añade el plan, “en ninguna de las plantas hay aprovechamiento de rechazo”, es decir, de los residuos de origen doméstico, que no son sólo orgánicos, y sólo en una hay aprovechamiento energético del biogás del vertedero en Montemarta, en vías de implementación en otra de las instalaciones.

El informe de Rethinking, publicado en Viva Sevilla, refleja que la planta de Montemarta recupera sólo el 1,3% del más de medio millón de toneladas que recibe de la recogida del contenedor gris, mientras que alcanza el 59% en la planta de clasificación de envases. La de Alcalá del Río recupera el 3,9% del gris y el 62,9% de envases; la de Estepa, el 2,9% del gris y el 62,4% de envases; y la de Marchena, el 5,1% de gris y el 62,6 de envases.


En la provincia hay siete Unidades de Gestión de Residuos (seis mancomunidades y un consorcio) que dan servicio a 90 municipios (1.694.631 habitantes) y otros quince (245.144 habitantes) que no están mancomunados. Estos llevan sus residuos a las plantas de Alcalá de Guadaíra (nueve ayuntamientos), Alcalá del Río (cinco) y Marchena (uno).

Montemarta y la prórroga

La Mancomunidad de los Alcores (siete municipios, entre ellos la capital, Alcalá y Dos Hermanas) y la del Guadalquivir (27 municipios) representa al 63,1% de la población, aunque a Montemarta Cónica, que es donde se tratan los residuos de ambas, llegan el 71,3% de los residuos (alrededor de 700.000 toneladas al año).

Esta planta está gestionada por Aborgase, cuyo contrato de explotación finalizó en 2016 pero sigue, cinco años después, operando mediante una “prórroga forzosa”. Preguntada la Mancomunidad sobre si se sacará un concurso o no para acabar con esta situación de “prórroga forzosa”, este periódico no ha obtenido respuesta.

La gestión de la Mancomunidad de Los Alcores recibe no pocas críticas. Entre ellas, las de Adelante Alcalá de Guadaíra, que ha pedido la “remunicipalización” del servicio.

El Gobierno de Alcalá ha encargado a una consultora el “análisis del servicio de limpieza”. De los resultados que se obtengan no se descarta que una de las opciones sea la salida de la Mancomunidad, aseguran fuentes del Ayuntamiento.

Aborgase, en su memoria de 2019, destacaba una inversión de cinco millones para la puesta a punto de instalaciones y de recursos materiales.

Las mancomunidades de La Vega y Sierra Morena (antigua Sierra Norte. 29 municipios) transportan sus residuos a La Vega, en Alcalá del Río, cuya gestión ha sido adjudicada hasta 2029 a Cespa Ferrovial. La empresa invertirá 10 millones en una planta de tratamiento de voluminosos y la construcción de una nueva celda de vertedero.

Matagrande recepciona los residuos de 22 municipios de la Mancomunidad de Écija y el Consorcio Estepa-Sierra Sur. La concesionaria es Maygar.

La Mancomunidad de la Campiña, con siete municipios, lleva los residuos a Campiña 2000, en Marchena, que gestiona la empresa Urbaser, cuyo contrato termina en 2023.

Otra planta en Espartinas

El Plan de residuos de la Diputación pone el acento en el reciclaje y aprovechamiento de residuos con el objetivo de que sólo llegue al vertedero un 10%. Para lograrlo, en materia de infraestructuras prevé la construcción de una nueva planta, en Espartinas y sin vertedero asociado, siete plantas de compostaje de biorresiduos y 20 puntos limpios más. Además, sugiere la “remodelación completa de Montemarta”, “mejoras” en el resto de plantas TMB y una nueva planta de clasificación de envases al este de la capital.

Trinidad Argota, responsable del área de servicios supramunicipales de la Diputación, señala que el éxito de este plan (349 millones hasta 2035) dependerá del nivel de concienciación ciudadana. Las medidas permitirán darle “la vuelta a la tortilla” al tratamiento de los residuos, reduciendo a la mínima expresión lo que llega a vertedero. No obstante, la Diputación tiene ya abiertas acciones para modernizar el tratamiento de los residuos.

Para este año, con fondos del Plan Contigo, se va a ampliar la convocatoria para sellado de vertederos con 4,4 millones de euros y para once municipios. También con fondos del Plan Contigo, se van a lanzar dos convocatorias para incrementar y mejorar la flota de camiones.

COMENTARIOS