Sevilla

Desescalada navideña para los bares:

El presidente de la asociación sevillana, Antonio Luque, pide un "informe sanitario" que justifique que hay que cortar los servicios de seis a ocho de la tarde

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La hosteleria confirma que rompe relaciones con la Junta de Andalucía
  • Lamenta la falta de diálogo y la "poca sensibilidad" de la administración autonómica

La hostelería andaluza se planta y lanza un órdago a la Junta a modo de advertencia: “Que el presidente Juanma Moreno sepa que la hostelería tiene memoria y en el futuro nos acordaremos de esto”. Las fases de desescalada aprobadas por la Junta de Andalucía y que arrancan este sábado 12 de diciembre y abarcarán hasta el 10 de enero han sido un “palo” para el sector hostelero de la comunidad que, asegura, tenía la “esperanza” de que la relajación de las medidas fuera aún mayor de lo finalmente anunciado. Pese al enfado, los empresarios quieren creer que la Administración aún "está a tiempo de reflexionar" y modificar los horarios de apertura de los negocios que propone.

En la primera de las fases, aunque los comercios podrán abrir hasta las nueve de la noche, los bares mantendrán su horario hasta las seis. No será hasta el 18 de diciembre, cuando empezará la segunda fase de la desescalada, cuando podrían abrir hasta las seis y después volver a hacerlo desde las 20.00 a las 22.30. “No comprendemos este corte”, ha manifestado Antonio Luque, presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y vicepresidente de la andaluza (Horeca), que ha reclamado “un informe sanitario” que justifique tal decisión.

Queremos dejar claro que a nosotros se nos va a permitir abrir dos horas y media más a partir del día 18. No vaya a venir en enero una tercera ola y nos vayan a echar la culpa de nuevo a la hostelería de la curva de contagios”, ha sentenciado Luque.

Las consecuencias de estas medidas son dos: ruptura de las relaciones con la Junta de Andalucía (pide incluso la dimisión del presidente Moreno) y la convocatoria de una nueva manifestación de las ocho provincias andaluzas en la capital hispalense. Los empresarios de la hostelería (55.000 negocios en Andalucía, de los que en Sevilla capital ya han cerrado 1.500, según cifras del sector) han reconocido estar “cansados de que no nos tomen en serio. A la Junta le importa un bledo la hostelería. Nos ven de segunda división”, ha denunciado Luque, que ha lamentado la “poca sensibilidad” de las medidas adoptadas. “Ni nos escuchan y las decisiones se adoptan sin consenso”, ha abundado.  

Igualmente, el presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla ha reclamado que “si no nos dejan trabajar, no nos pueden dar 1.000 euros de ayuda cuando tenemos hasta 5.000 euros de gastos fijos mensuales”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN