Actualizado: 12:03 CET
Lunes, 26/10/2020

Sevilla

Piden doce años para un padre que violó a su hija y la dejó embarazada

Un vecino de Sevilla acusado de abusar "en reiteradas ocasiones" de su propia hija, dejándola embarazado con sólo 13 años, ha reconocido los hechos

  • Tribunales.

Un vecino de Sevilla acusado de abusar "en reiteradas ocasiones" de su propia hija, hasta el punto de que la dejó embarazada cuando tenía 13 años, ha reconocido los hechos ante el tribunal que lo ha juzgado y ha aceptado la condena de doce años de cárcel que ha solicitado la Fiscalía.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha dejado este martes visto para sentencia el juicio contra S. C. D., para quien el Ministerio Público también ha pedido ocho años de libertad vigilada, la pérdida de la patria potestad respecto de su hija y su hijo y que se le prohíba acercarse a menos de 400 metros o comunicarse con la víctima durante quince años.

La familia de la niña, representada por Hispalius Abogados, ha reclamado 60.000 euros para ella y 20.000 para la madre, mientras que la Junta de Andalucía ha solicitado 50.000 euros para la menor.

Los familiares de la niña también quieren que la orden de alejamiento sea de 500 metros y respecto a toda la familia, que el encausado cumpla diez años de libertad vigilada y que no obtenga el tercer grado hasta cumplir al menos la mitad de la condena.

La defensa ha aceptado los doce años de cárcel, se ha adherido a las peticiones de indemnización de la familia y ha matizado que la orden de alejamiento sea de 1.000 metros, según han informado fuentes del caso a Efe.

Durante la vista oral, el procesado ha reconocido los hechos, por lo que la prueba practicada se ha limitado a su declaración, la pregrabada de la víctima y la de las forenses que realizaron el análisis de ADN.

Tras la admisión del delito, las acusaciones particulares también han rebajado sus solicitudes de condena, que al contemplar un delito de agresión sexual eran de quince y dieciocho años de prisión, respectivamente, y las han hecho coincidir con la de la fiscal.

Los hechos empezaron cuando la niña tenía 12 años y se prolongaron hasta el 3 de octubre del 2019, día en el que fue trasladada a un centro médico porque padecía dolores abdominales y el pediatra comprobó que estaba embarazada de veintiuna semanas.

La víctima denunció entonces que había sido abusada por su padre, pero su madre negó los hechos y señaló que la hija era "muy fantasiosa", según refirió la Policía Nacional cuando informó de la detención en octubre del 2019.

La progenitora también fue investigada en su momento, pero la acusación contra ella acabó siendo archivada.

Más tarde, la niña se sometió a una interrupción voluntaria del embarazo y los especialistas, al estudiar el rastro genético del feto, confirmaron que el padre era el encausado.

El procesado, según ha reconocido, solía abusar de su hija en el salón del domicilio familiar, en el barrio de Pino Montano, al aprovechar que la madre dormía la siesta con el otro hijo de la pareja, un bebé de un año.

La ahora adolescente, prosigue el escrito, presenta un nivel intelectual inferior a la media que provoca "un pobre desarrollo" de sus funciones psicológicas e incrementa su vulnerabilidad, según la Fiscalía.

La familia de la víctima, por otro lado, ha anunciado que está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales contra la defensa del acusado por posible vulneración del derecho al honor y de protección de datos.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Pellegrini ya mira al Real Madrid con Loren y sin Guardado
chevron_right
Refuerzan el rastreo de los casos Covid con otro call center en Sevilla capital