Actualizado: 19:09 CET
Sábado, 15/08/2020

Sevilla

Ole Lockers, La Yeli Influenser y los arándanos

Rocío Fernández, propietaria de esta empresa sevillana de turismo, se reiventa en redes durante la crisis y opta por recoger arándanos para sobrevivir

  • Rocío Fernández, de Ole Lockers.

La empresa sevillana Ole Lockers lleva desde marzo sin actividad comercial por culpa del Estado de Alarma, pero trabajando en la sombra para reactivarse una vez las autoridades den el pistoletazo de salida del sector turístico.

Rocío Fernández Álvarez, actual única propietaria, fundó Ole Lockers, junto a varios socios, en 2018. Ole Lockers, empresa catalogada de turismo y ocio, cuenta en la actualidad con tres tiendas en Sevilla, ubicadas en Las Setas de la Encarnación, calle Relator y calle Amor de Dios. Todas cerradas y con ERTES concedidos, aunque, según la propietaria, aun no se han materializado en ingresos reales.

Fernández ha tenido tiempo durante esta pandemia de convertirse en La Yeli Influenser, en redes sociales, pero para mantener la empresa, y poder comer, optó por ir a recoger arándanos, convirtiéndose en una de las miles de personas que han optado por esta actividad agraria para sobrevivir durante el periodo de confinamiento.

Rocío Fernández mantuvo una conversación con este diario en la que aseguró que "en la actualidad estoy desarrollando la APP con la idea de abrir una red de franquicias en España y Europa. Cuando se detuvo la actividad tenía 70 solicitudes de franquicias, pero ahora está todo parado. Hay contratos firmados para abrir nuevas tiendas en Valencia, Málaga y Cádiz, y otras como Madrid en negociación. Teníamos más de 150 solicitudes de información antes del Covid, ahora solo quedan unas 50 activas”.

La fundadora de Ole Lockers define su empresa como "consignas inteligentes para almacenar pertenencias y compras, consigna y parking de patinetes y bicicletas y punto de carga para dispositivos electrónicos. La idea se me ocurrió a partir del boom de apartamentos turísticos, convirtiéndose en un servicio muy necesario. Pero a partir de ahí lo desarrolle con otras actividades complementarias”.

La preocupación de Rocío Fernández es grande, ya que "todo se ha parado y seguimos almacenando deudas porque continuamos con gastos fijos que generan las tiendas y la actividad de la empresa. Algo que no me va a detener, porque me estoy dedicando a desarrollar la APP y atender a clientes y posibles franquiciados. En cuanto a las ayudas prometidas, como los ERTES a dos de nuestros trabajadores, tengo que decir que no les ha llegado todavía ni un euro. También hemos solicitada una ayuda ENISA, que son préstamos subvencionados por la Junta de Andalucía, pero se han quedado en “stand by”.  De momento no hemos recibido ni siquiera una contestación por parte de la Junta.
Intento mantener una postura positiva, solo quiero que la empresa siga adelante, que genere empleo y riqueza, pero es complicado seguir con las perspectivas actuales y sin ayudas institucionales”.


Fernández no deja de pensar en positivo y asegura que, una vez el turismo se reactive, Ole Lockers va a disparar su actividad. “Con la App ya disponible, y cuando se abra la veda comercial, la actividad volverá a ser frenética. Para eso estamos trabajando con nuestros partners y franquiciados”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Betis descarta la opción de Vertonghen
chevron_right
Pimentel pide "un Plan 8 industrial" liderado por el Ayuntamiento