Actualizado: 16:02 CET
Jueves, 22/08/2019

Sevilla

Una banda criminal dice que estaba en Sevilla para "ver los toros"

Cuatro ciudadanos georgianos, acusados de diez robos en viviendas en Los Remedios y Triana, le dicen al juez que estaban en la ciudad haciendo turismo

  • Audiencia de Sevilla.

Cuatro ciudadanos georgianos miembros de una banda criminal, a quienes se les acusa de cometer hasta diez robos en viviendas ubicadas en la zona de Los Remedios y Triana de la ciudad Sevilla durante el pasado año, han manifestado este martes ante la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla que se encuentran en la capital hispalense "para ver los toros" y "hacer turismo" al tiempo que han negado haber cometido robo alguno.

En la vista oral, Giorgi S., Demetre J., Tornike K. y Mikheil G., a quienes la Fiscalía les reclama una pena de diez años de prisión por un delito de pertenencia a organización criminal y un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, han indicado que "no son" miembros de una banda criminal y que llegaron a Sevilla "en momentos diferentes" y que viven juntos "por que se conocen desde pequeños" y tras tener contacto diario en la capital hispalense decidieron compartir un piso que tenía alquilado uno de ellos en una zona de Triana.

Así, Giorgi S. ha indicado que vino a Sevilla "para ver a los toros", Demetre J. ha asegurado que se mudó a la capital hispalense porque "tiene una novia en Málaga" y allí "no encontró alojamiento" mientras que Tornike K. ha indicado que vivía en Sevilla con su novia, pero que tras irse "de vacaciones a Torrevieja (Alicante)", se fue a vivir con sus compatriota "sin saber" que ha sido de su pareja de entonces. De su parte, Mikheil G. ha apuntado que llegó a Sevilla "para hacer turismo".

Con respecto al hallazgo de joyas y dinero en efectivo en la vivienda en la que convivían, los encausados han asegurado que es debido a que organizaban "varias fiestas" y que estos enseres "se los habían dejado" la gente que acudía a éstas. Por contra, Giorgi ha apuntado la posibilidad de que un compatriota que cumple prisión en Córdoba estuviera detrás de este hallazgo.

Preguntados por la circunstancia de que se haya encontrado ADN en los pisos allanados y que hayan sido captados por cámaras en las inmediaciones de estas viviendas, han indicado que a veces "por hacer turismo" se "metían" en casas así como que otras viviendas eran de "amigos" suyos.

LOS HECHOS, SEGÚN FISCALÍA


Cabe apuntar que en el escrito de acusación de Fiscalía, al que tuvo acceso Europa Press, se indica que los acusados, que se encuentran en situación irregular en España, formaban parte de una organización de origen georgiano dedicada al robo en domicilios para lo cual "utilizaban técnicas de cerrajería conocidas como 'bumping', ganzuado, 'resbalón' o 'impressioning'" con el fin de "violentar los domicilios sin dejar marcas o síntomas de forzamiento visible".

De esta manera, el Ministerio Fiscal expone que los acusados residen por la zona "donde van a operar" y "siempre" sustraen joyas y dinero en efectivo, "descartando" otro tipo de efectos como ordenadores o elementos electrónicos. Asimismo, indica que operan tras estudiar "profundamente" los bloques de piso que van a violentar, "llegando a conocer la rutina de los moradores, el tipo y número de cerraduras", realizando así los robos "en horarios laborales o durante los fines de semana" asegurándose previamente mediante el uso de "marcadores" de plástico si la vivienda tiene o no moradores.

Igualmente, adaptan "medidas de seguridad" como el hecho de que "no actúan todos a la vez" sino que "van por parejas" y "nunca repiten" los mismos integrantes, repartiéndose así la vigilancia, el marcado del piso donde van a entrar a robar, añade el escrito de la Fiscalía.

Así, tal y como continúa la exposición de los hechos del Ministerio Público, los acusados realizaron en el verano de 2018 diez robos en viviendas donde lograron sustraer 22.700 euros en metálico así como varias joyas y relojes y otros enseres como ropa y mochilas.

Por ello, tras las oportunas investigaciones por la Policía Nacional, se procedió al registro de la vivienda en la que moraban los acusados, donde se recuperó 4.123,76 euros y varias joyas y, además, se interceptó varios útiles utilizados para forzar los accesos de los domicilios.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Siete años esperando que identifiquen los restos de represaliados
chevron_right
Cartuja Center, reconocido