Actualizado: 13:52 CET
Lunes, 16/07/2018

Sevilla

Reescribir la historia

Monteseirín oculta que votó cinco veces a favor del plan del PA para la Encarnación que según él destruía los restos arqueológicos

  • Monteseirín, el día de la inauguración del Metropol Parasol, Las Setas
  • Monteseirín oculta que votó cinco veces a favor del plan del PA para la Encarnación que según él destruía los restos arqueológicos
  • En su megalomanía califica a las Setas como la entrada de Sevilla en el siglo XXI y obvia a la Exposición Universal de 1992

Monteseirín considera que los casi siete años transcurridos desde que su partido, el PSOE, lo apartó de la carrera por la reelección como alcalde debido a su nefasta gestión y a los escándalos en sus mandatos, es tiempo suficiente para que se haya olvidado su ruinoso legado en forma de deudas y, con la complicidad de algunos medios que le sirven de altavoz, trata de lavar su imagen y de recuperar protagonismo político haciendo sombra a Espadas a base de reescribir la historia reciente de la ciudad.

La penúltima muestra la hemos tenido en su escrito “Casi tres mil días de S.E.T.A.S”, en el que trata de reivindicarse a sí mismo a través de las Setas de la Encarnación, en las que enterró del orden de 138 millones de euros. Analicemos los argumentos por los que en su opinión cada vez más sevillanos se sienten supuestamente orgullosos de tal dispendio en la ciudad que tiene siete de los quince barrios más pobres de España y más de 74.000 parados.

-En mi primer mandato decidimos afrontar una solución definitiva (al solar del antiguo mercado de la Encarnación), pero las alternativas aportadas en aquel entonces no eran satisfactorias, ni a la altura de Sevilla: Para empezar, Monteseirín no decidió nada al respecto, al igual que con el Metro, que fue una condición del PA a Chaves para darle a él la Alcaldía en detrimento de Soledad Becerril. Fueron también los andalucistas, que se quedaron con Urbanismo en aquel pacto de gobierno con el PSOE (1999-2003), quienes decidieron acabar con aquel espacio vacío (más de 30 años por entonces) del antiguo mercado. A tal efecto encargaron un proyecto al arquitecto Carbajal (premio nacional de arquitectura por el Seminario en la Avenida de la Palmera), el cual diseñó dos plantas de aparcamiento subterráneo, un mercado en sótano y semisótano, un área comercial en superficie y una plaza pública.

Los restos arqueológicos que se hallaran durante las excavaciones se conservarían en el propio mercado. La Comisión Provincial de Patrimonio aprobó el proyecto, si bien pidió alguna mejora en la parte en superficie. Si, según Monteseirín, no estaba a la altura de Sevilla ni era satisfactorio, ¿cómo él votó cinco veces a favor de su ejecución en otras tantas ocasiones en que se fue tramitando en los organismos municipales?

-Concurrí a las elecciones de 2003 comprometiendo expresamente que se respetarían los restos arqueológicos (...) Nuestra opción fue la respaldada mayoritariamente por la ciudadanía: Como vimos anteriormente, la idea de Carbajal y de la Delegación de Urbanismo era respetar e integrar los restos arqueológicos en el nuevo mercado, aunque por entonces se ignoraba su extensión e importancia porque no se habían completado las excavaciones. Ocurrió que el PA se dio un batacazo en las elecciones municipales de 2003, por lo que Monteseirín pudo cambiar de pareja política y coligarse con IU para mantenerse en la Alcaldía.

Había que laminar a partir de entonces todo lo que recordara al PA y a su asociación con este partido y crearle una leyenda negra para así poder hacer borrón y cuenta nueva; había que eliminar el proyecto de Carbajal y partir de cero para así aparentar que el artífice de la solución al “vacío” de la Encarnación era él. Monteseirín oculta que con el dinero de los sevillanos tuvo que pagar al menos 7 millones de euros en indemnizaciones a las empresas Martín Casillas y Ficoan por el descarte del proyecto de Carbajal, ése que él había ratificado cinco veces durante su primer mandato.

Y es falso que se hayan respetado con él los restos arqueológicos. Con la complicidad de la Comisión de Patrimonio, en manos del PSOE, al menos el 10% de los hallazgos fueron destruidos para cimentar los “pies” de las Setas, una actuación que habría sido un escándalo bajo el PA si la Comisión la hubiera consentido siquiera, pero como el proyecto ya se lo había apropiado el alcalde socialista…..

-Y la financiación no estaba supeditada a un parking privado subterráneo, sino a fórmulas de cooperación público-privada de gran ambición: El proyecto diseñado por el arquitecto Carbajal habría tenido un coste estimado de 30 millones de euros y no habría costado nada a los sevillanos porque se iba a autofinanciar con la explotación de las distintas zonas del mismo. La fórmula de “gran ambición” ideada por Monteseirín para convencer a la empresa Sacyr de que se encargara de la construcción y explotación de la Setas, privatizando todos los espacios públicos durante 40 años, consistió en empezar poniéndole encima de la mesa 25 millones de euros de todos los sevillanos. Al final la factura se elevó a 138 millones (aunque ya se ha perdido la cuenta entre tantos pleitos e indemnizaciones a pagar a Sacyr).

-Vino el concurso de ideas… donde premiaron la ensoñación de Jürgen Mayer: En efecto, una ensoñación. El diseño del arquitecto alemán (junio de 2004) supuestamente iba a costar 33 millones de euros (sólo 3 millones más que el de Carbajal) y acabó costando cuatro veces más. Monteseirín y su gobierno ocultaron durante dos años y medio un informe técnico de la consultora de ingeniería Ove Arup según el cual “la estructura del proyecto, tal y como está concebido, no es realizable”.

Al final, hubo que pegar con una cola especial desarrollada en Alemania las uniones de las piezas de madera del Parasol para que la estructura no se desplomase por exceso de peso y pudiera ser soportada por unos cimientos en los que no se había tenido en cuenta tal sobrecarga. Y es que, con las habituales prisas electoralistas de Monteseirín, las obras del Parasol se iniciaron con un mero proyecto básico, sin haberse verificado técnicamente de forma previa.

-Los fondos se tomaron principalmente de las partidas de inversión nutridas de los nuevos desarrollos urbanísticos que la ley permite aplicar a la ciudad consolidada y no de los Presupuestos municipales: ¿Y por qué un alcalde supuestamente socialista no aplicó el dinero aportado por los promotores inmobiliarios a los barrios pobres de la ciudad en vez de a las Setas de los 138 millones en el Centro, a modo de icono faraónico de su mandato? Monteseirín tuvo la suerte de que en el literal de cada convenio urbanístico se adscribía el dinero desembolsado por los promotores a la ejecución de sistemas generales del PGOU, sin especificarse ni asignarlos a los suelos de aquéllos.

Su segundo golpe de fortuna, casi siempre tan aliada con él, fue que estalló la crisis económica en 2008 y se paralizaron los nuevos desarrollos urbanísticos en la ciudad, para los cuales se había aportado el dinero. Aprovechó la coyuntura para acabar de erigir las Setas. Tercer golpe de fortuna: la mayor parte de los promotores que en su día pagaron las cantidades estipuladas ya no son propietarios de los suelos porque los tuvieron que entregar en dación de pago a los bancos.

Cuando se reactive el mercado inmobiliario y haya que desarrollar esos suelos, los nuevos promotores podrán decirle al Ayuntamiento que ya se pagó para que se ejecutaran las infraestructuras que precisan, pero en tal caso el problema será para Espadas, el mismo que está pagando las deudas y los pleitos perdidos por la gestión de Monteseirín, que entre tanto se presenta (y lo presentan sus voceros) como el alcalde  que transformó Sevilla ( y el o los que vengan detrás, que arreen con las facturas de la transformación).

-Un magnífico espacio en el centro histórico que abre las puertas al progreso económico y al desarrollo de un sector de la ciudad que estaba en franca decadencia: Casi siete años después, el ex alcalde sigue con el mismo discurso que hizo cuando inauguró las Setas antes de que se acabaran (27 de marzo de 2011) con tal de hacerse la foto. Dijo: “Los beneficios económicos que el Metropol Parasol va a traer a la ciudad superarán en un solo año la inversión acometida”. Como han pasado seis años y nueve meses, las Setas deberían haber generado 952 millones de euros. El cuento de la lechera, superado por la versión de su delegado de Urbanismo, Manuel Rey, según el cual el impacto en un solo año sería de 369 millones (deberíamos ir ya por 2.546 millones acumulados).

Si las Setas iban a ser tan rentables, ¿cómo es que la empresa Sacyr demandó al Ayuntamiento y planteó devolvérselas por, entre otras razones, haberse incumplido sus expectativas de retorno económico, cifradas en al menos un 8% anual y que no llegaban ni al 3%? Item más, pese a lo escrito por Monteseirín, el Casco Antiguo sigue en franca decadencia, como señal de que las Setas no han sido ese revulsivo económico que él defiende. Nueve meses después de su inauguración, el Distrito tenía 60.437 habitantes según el Servicio de Estadística del Ayuntamiento. Año tras año ha seguido perdiendo población, un indicador de declive económico. Ahora tiene 58.951 vecinos: 1.486 menos.

Las Setas ni siquiera han contenido la pérdida de población de sus barrios más cercanos. El de la Encarnación propiamente dicho ha pasado de 4.434 habitantes a 4.277; el de Feria, de 6.743 a 6.665, y el de Santa Catalina, de 4.468 a 4.456.

-Tuvimos el privilegio de acompañar la entrada de nuestra ciudad en el siglo XXI: La megalomanía de Monteseirín no tiene límites. Se erige él mismo, por asociación con las Setas, en el artífice de la modernización de Sevilla, como si ésta dependiera de que se alce un rascacielos en la Cartuja o el Parasol de los 138 millones en la Encarnación en vez del nivel y calidad de vida de los sevillanos, de los servicios públicos y de su desarrollo socioeconómico.

Y no, Sevilla no entró en el siglo XXI cuando Monteseirín inauguró las Setas en marzo de 2011, sino con un adelanto de ocho años cuando el Rey inauguró el 20 de abril de 1992 la Exposición Universal, que la transformó de cabo a rabo.

Acabamos tomando el mismo argumento de Monteseirín. Según él, como los sevillanos lo votaron masivamente en las elecciones municipales de 2003, le dieron su aval para las Setas de la Encarnación. Pues bien, tan sólo dos meses después de que las inaugurara, en las elecciones locales de 2011 el PSOE cosechó su peor resultado en veintidós años y los sevillanos le dieron a Zoido la mayoría más absoluta de la Democracia, con 166.040 votos (66.872 más que los socialistas) y 20 concejales.

Fue un voto de castigo en toda regla por la gestión de Monteseirín, el de los 138 millones de euros despilfarrados en las Setas de la Encarnación.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Andaluca Informacin