HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:36 CET
Martes, 11/08/2020

Pienso, luego estorbo

Símbolos y banderas

En esta semana hemos asistido a la penúltima polémica a cuenta de las banderas. Creo que ha estado bien que la Justicia haya avalado el derecho a la libertad de expresión y, en consecuencia, haya rechazado la decisión de prohibir las banderas ‘esteladas’ (independentistas) que tanto juego han dado a los separatistas catalanes para argumentar que son perseguidos y que sus libertadas están limitadas, a pesar de que suelen usarla con la única intención de ofender a España y a los españoles. La ley no debería prohibir banderas pero sí la provocación continua. No pagamos impuestos para que nos insulten.


La primera idea que puedo extraer de esta decisión judicial es que en España se respetan las libertades y que la Justicia funciona y es igual para todos. Algo que no ocurre en Cataluña, donde la violación de la ley y de la Constitución por ciudadanos, organismos e instituciones públicas está a la orden del día, ante la pasividad, precisamente, de la misma Justicia. En Cataluña existen más de 150 ayuntamientos que no ondean la bandera de España como marca la ley, se hacen consultas ilegales, no se cumplen las sentencias de los tribunales…etc., y no pasa nada. En Cataluña, sancionan por roturar un negocio en castellano y hasta se persigue que los niños hablen en castellano en el recreo. En Cataluña, no se respeta la legalidad ni la cacareada libertad de expresión, pero nadie mueve un dedo.


Pero lo que más detesto es la hipocresía y estupidez supina de algunos lerdos metidos a políticos, oportunistas y ventajistas, que se han permitido la gilipollez de decir solemnemente: “En democracia no pueden prohibirse las banderas, y la libertad de expresión ampara que cualquiera es libre de llevar los símbolos que consideren oportunos”. Oportunistas os pregunto: ¿Ampararíais con ese mismo criterio que en el Nou Camp o en el Bernabéu las banderas llevaran el símbolo del Tercer Reich o la calavera de las Waffen-SS hitlerianas? ¿O quizás os gusten más con la Cruz de Odin, la Cruz Celta o el Sol Negro? ¿O mejor con el Pitbull de los cabezas rapadas o con el elegante símbolo del Ku Klux Klan? ¿Qué opinaríais todos estos oportunistas que ahora, justo ahora, defienden cualquier símbolo, si un equipo de futbol llevara en su camiseta el Crosstar de escudo (símbolo oficial de la supremacía blanca, anti-inmigrante, y anti-gay)? Y estos dirían que no van a provocar a nadie. La libertad de expresión es un derecho fundamental de la persona que nunca debe amparar el racismo, la xenofobia y la discriminación, ni aquello que incite el odio, la violencia y la provocación permanente a nuestro Rey, a nuestro himno nacional y a nuestra bandera.

COMENTARIOS

chevron_left
Primarias
chevron_right
Caquitas de perros