Actualizado: 10:43 CET
Viernes, 22/11/2019

Mundo

Turquía deja fuera de combate a 550 milicianos kurdos en Siria

Turquía elevó este lunes hasta 550 el número de miembros de las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG) que ha matado, herido o capturado

  • Operación turca en Siria.

Turquía elevó este lunes hasta 550 el número de miembros de las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG) que ha matado, herido o capturado en el norte de Siria desde el miércoles pasado, cuando lanzó allí su ofensiva militar.

"El número de terroristas PKK/PYD-YPG 'neutralizados' (dejado fuera de combate) en la exitosa 'Operación Fuente de Paz' ha subido a 550", afirma el ministerio turco de Defensa en un comunicado.

La nota alude así a los milicianos kurdos de Siria (las YPG) y a su brazo político, el Partido de la Unión Democrática (PYD).


Debido a sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía, Ankara combate a ambos grupos en el norte sirio para que se alejen de su frontera, alegando que son terroristas.

En un comunicado anterior, el ministerio indicó que el ejército turco se ha adentrado ya entre 30 y 35 kilómetros en el territorio del país vecino, donde ha bloqueado una carretera estratégica -la M4- que conecta las ciudades de Manbech (o Manbij) y Kobane, clave para el suministro logístico de las fuerzas kurdas.

Al iniciarse hoy el sexto día de la incursión militar apodada "Fuente de Paz", Turquía controla el centro de Tal Abiad y Ras al Ayn, importantes ciudades en el noreste de Siria, así como unas 57 aldeas de la zona.

En respuesta a los ataques turcos, las fuerzas kurdas lanzaron 652 misiles y granadas de mortero al lado turco de la frontera, que según las cifras oficiales turcas mataron a 18 civiles e hirieron a otras 147 personas.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó ayer como "desinformación" la noticia sobre la huida de miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) de los campos donde estaban recluidos y controlados por los kurdos.

"Es una desinformación. Quieren provocar a Estados Unidos y a Occidente", dijo Erdogan en una reunión con medios de comunicación, en la que volvió a enfatizar que Turquía seguirá adelante con la operación hasta que los milicianos kurdosirios abandonen una franja de territorio de 30 a 35 kilómetros adyacente con la frontera turca.

En respuesta a la amenaza de sanciones por parte de la Unión Europea (UE), que exige el fin de la invasión, el presidente turco volvió a amenazar con abrir las puertas para que millones de refugiados sirios vayan a Europa.

También resaltó, ante la decisión de Alemania y Francia de limitar sus ventas de armas a Turquía mientras dure la ofensiva en Siria, que su país ha desarrollado capacidad para fabricar armamento por cuenta propia y puede además comprarlo a diversos países no europeos.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Continúa el rescate en Japón, donde el tifón causó más de 40 muertos
chevron_right
Xi Jinping: "Quien intente actividades separatistas será aplastado"