El tiempo en: Andalucía
Lunes, 23/11/2020

Málaga

Denuncian que el proyecto fotovoltáico de Coín quiere evitar los informes

Este paraje de Málaga alberga especies autóctonas y en peligro de extinción, por lo que requiere un estudio detallado que contenga todos estos efectos

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Cartel de apoyo a la recogida de firmas.
  • La organización conservacionista insiste que este proyecto no analiza ni estudia los efectos medioambientales
  • Los ecologistas no tienen duda de que la instalación de la planta alterará el ecosistema de la zona
  • Ecologistas en Acción de Málaga considera que la instalación, de grandes dimensiones, quiere evitar los correspondientes informes medioambientales

La Federación Malagueña de Ecologistas en Acción ha presentado una serie de alegaciones contra el proyecto de instalación de generación de energía eléctrica denominada “la Jara-Coín” ubicada en el término municipal de Coín (Málaga), promovida por la mercantil Solar Installation Arericsol VI, Sociedad Limitada, al considerar que la verdadera intención de la empresa es la instalación de un parque industrial de fotovoltaica de grandes dimensiones evitando los correspondientes informes medioambientales.

La instalación que ahora se somete a información pública, es solo una mínima parte de lo que realmente será un parque industrial con otras dos plantas eólicas que ocuparán aproximadamente unas 1000 hectáreas

Y es que la organización ecologista ha podido conocer, a través de representantes de localidades aledañas a Coín (Alozaina y Monda), que "el citado plan no es el único proyecto que la empresa quiere llevar a cabo en la zona" y que su intención es "crear dos más: uno de 150 hectáreas, y otro más de 800 hectáreas".

Desde Ecologistas en Acción entiende que la instalación que ahora se somete a información pública, es solo una mínima parte de lo que realmente será un parque industrial con otras dos plantas eólicas que ocuparán aproximadamente unas 1000 hectáreas.

Para la Federación Malagueña de Ecologistas en Acción esta forma de actuar de la empresa no es otra que la de evitar los correspondientes informes medioambientales, pudiendo instalar en tres fases una única planta fotovoltaica de enormes dimensiones.

“Los tres proyectos formarían parte de un plan estratégico por lo que deben de ser sometidos a Evaluación Especial Estratégica de Planes y Programas y no a la evaluación simplificada y ordinaria en la que se encuentran en curso”, aseveran las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción.

En este sentido, los ecologistas mantienen que de ser cierta la intención de la empresa, las 3 plantas, situadas en la misma zona geográfica, supondría evitar el sometimiento a la evaluación especial mencionada, lo que supone una incertidumbre absoluta sobre la real intención de la empresa, lo que debería llevar al rechazo del proyecto ahora sometido a información pública. “De otro modo, podríamos encontrarnos con la aprobación de un proyecto, y en un lapso de tiempo no muy elevado, aparecer los otros dos proyectos, y aflorar el fraude de ley para su instalación y aprobación, habiéndose producido entonces daños irreversibles”, insisten en el argumentario de las alegaciones presentadas ante la Junta de Andalucía.


Asimismo, la organización insiste que este proyecto no analiza ni estudia los efectos medioambientales. Y es que, según  el plan, obvia que se trata de un paraje natural de gran riqueza que se va a ver afectado sin lugar a dudas por la instalación de la planta fotovoltaica.

Para la organización malagueña de ecologistas el paraje alberga especies autóctonas y especies en peligro de extinción, por lo que requiere un estudio detallado que contenga todos estos efectos.

Otro punto de las alegaciones es la necesidad de realizar una aproximación al entorno geográfico en el que se pretende instalar la planta fotovoltaica, en la zona de Coín, que es a la que afecta principalmente. Cabe recordar que la instalación de la planta afecta territorialmente a la zona conocida como Río Grande, de un alto valor ecológico y medioambiental que debe ser preservado ante construcciones de tal calibre, que no solo afectan al paisaje, sino a la flora y fauna existentes en la zona. Por no hablar de los daños a los vecinos residentes.

El río Grande, nace en la Sierra de las Nieves, y discurre atravesando distintos términos municipales, entre ellos, el de Coín. Alberga poblaciones de flora y fauna singulares, e incluso especies endémicas, como el “barbo gitano” y la nutria. Además, gran número de aves lo utilizan para anidar o descansar de las rutas migratorias, como por ejemplo la cigüeña negra, el martín pescador o las garzas reales. La vegetación del cauce la conforman sauces, eucaliptos, limoneros y naranjos.

A su paso por Coin, este río, a través de diferentes acequias, riega muchas huertas que dan también importancia a esta comarca, por los campos y huertos que gracias a los aportes de agua proveen una gran cantidad de frutas y verduras durante todas las estaciones del año. Precisamente esa es una de las características que hacen conocido a Coín.

Los ecologistas no tienen duda de que la instalación de la planta alterará el ecosistema de la zona.

COMENTARIOS