HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Sábado, 29/02/2020

La tribuna de Viva Sevilla

Sobrecostes del Puente sobre la Bahía de Cádiz

Jesús Rodríguez Morilla, doctor en Derecho, diserta sobre los sobrecostes del Puente de la Bahía de Cádiz tras el informe del Tribunal de Cuentas

Se trata en esta ocasión de valorar el enjuiciamiento que realiza el Tribunal de Cuentas en su informe nº 1343, pormenorizando acciones e inacciones ausentes de correctas praxis profesionales.


El objeto principal de la obra consistía en solucionar los problemas de tráfico en la zona de la Bahía y en el acceso a la ciudad de Cádiz.


Con independencia de los contratos de obra, qué más adelante citaremos, se suscribieron en la fase inicial de los trabajos: tres contratos de consultoría y diez contratos menores, los cuales superaron los 17 millones de euros.


Al igual que en el contrato principal, surgieron seis modificaciones y cuatro suspensiones, afectando al contrato AT-CA-4040, que incrementaron costes y plazos, además de reajustes de anualidades suponiendo un incremento de un 25 por ciento, con respecto al precio inicial de adjudicación, ampliándose además su plazo de ejecución en 5 años y 7 meses.


Además de lo anterior, coincidieron otra serie de anomalías y desajustes administrativos que continuaron acumulando retrasos y aumento de precios.


En cuanto a las obras principales, fueron adjudicadas en 2007, por un importe de 273 millones de euros y un plazo de ejecución entre 41-42 meses.


Como consecuencia de modificados de obras subsiguientes, obras complementarias, etc, entre otros avatares, el importe total de la obra ejecutada ascendió a más de 460 millones de euros, es decir, 187 millones de euros más de los inicialmente presupuestado (un 68,7 por ciento más), además de un retraso superior a los 6 años en tiempo de ejecución.


El Tribunal de Cuentas reconoce irregularidades en la tramitación de los contratos, extendiéndose la fase preparatoria a lo largo de varias décadas, tiempo en el que debieron abordarse todas las previsiones técnicas, económicas y administrativas a las qué debería haberse sujetado el proyecto.


Por ello, las recomendaciones subsanatorias del Tribunal de Cuentas al Ministerio de Fomento, con innumerables responsables a lo largo de todo este tiempo, relativas a los incumplimientos de los principios de eficacia, eficiencia, economía e integridad, vuelven una vez más, a caer en saco roto. 

COMENTARIOS

chevron_left
La soledad
chevron_right
Purasangres de la corrupción