Actualizado: 00:39 CET
Lunes, 28/09/2020

Jaén

Dos puntos se esfuman

La ambición por hacer gol dejó a la defensa blanca desprotegida y llegó el empate

  • Celebración del gol

Los ‘lagartos’ acumularon ocasiones para sacar la victoria pero tras ponerse por delante en el marcador dejaron excesivamente desasistida a su zaga, algo que benefició a un Maracena con ánimo guerrero y que finalmente consiguió dar la sorpresa. El Maracena arañó un punto en los instantes finales frente a todo un Real Jaén que tuvo ocasiones para vencer pero al que le pudo la ambición por hacer más goles, dejando demasiado desguarnecida la línea defensiva, lo que propició varias contras de un Maracena necesitado que finalmente sacó fruto de su insistencia para obtener un valioso empate con el que seguir con opciones de alcanzar los puestos de permanencia. No así el cuadro jienense que ve como se le escapa la oportunidad de aumentar de su renta en el segundo puesto de la clasificación. El balón echó a rodar en la Ciudad Deportiva de Maracena sobre un césped muy mermado de condiciones y que necesita una solución lo antes posible para mejorar la práctica deportiva. Esto no fue sin embargo motivo alguno para que ambos conjuntos comenzaran a mostrar sobre el mismo sus credenciales. Los visitantes no querían especular demasiado y rápidamente comenzaron a dejar patente quien era el equipo grande que buscaba los tres puntos en juego. Pese a todo, enfrente el rival también los necesitaba imperiosamente y no lo puso fácil desde el inicio. Sin excesiva verticalidad, y con los dos contendientes luchando por llevar la batuta del juego, las bandas jienenses comenzaron a dejarse ver. Alvaro García colgaba un balón que Migue Montes remató con todo sin encontrar el tanto. En la siguiente llegada tocaría colgar el balón por la banda diestra y Manolillo puso una bola precisa que Luizinho remató elevado por encima del palo. El propio ariete remató sin acierto otra bola colgada al área en esta ocasión por el ex delantero del Granada y del propio Maracena Migue Montes. Con las bandas y los balones colgados como único recurso ofensivo, la zaga azulilla no tardó en taponar esas vías de escape para evitar males mayores. Ya en la recta final los maraceneros también gozaron de algún acercamiento con relativo peligro en las botas de Luis Enrique en donde Higinio estuvo providencial para desbaratar la ocasión más clara de los metropolitanos en todo el primer acto. No lo vio claro Salva Ballesta en el descanso, quién prescindió de Luizinho para dar cabida en el terreno de juego a Beda, que debutaba con la elástica blanca. Los ´lagartos´ apretaron pero sus acciones no tenían suficiente fluidez, por lo que a balón parado llegó otra gran oportunidad para los jienenses en botas de otro conocido por la afición maracenera y granadina como Cervera. El mediocampista colgó el esférico y Ezequiel lo remató a puerta obligando a Juanpa a despejar la bola con grandes reflejos. La siguiente que tuvo el conjunto del Santo Reino no la iba a desperdiciar y tras un gran pase de Cervera sobre Migue Montes, este metió el esférico sobre Beda quien muy libre de marca pudo anotar el primer tanto del choque cuando corría el minuto 59´ de partido. Los visitantes se ponían por delante y el Maracena debía remar contra corriente. Marinetto fue el primero en poner la declaración de intenciones con un lanzamiento que solo Arellano pudo evitar que se convirtiera en la igualada. El partido ya era de poder a poder y el Real Jaén buscaba cerrar el mismo con balones colgados, en donde Migue Montes no acertaba entre los tres palos. Los visitantes pecaron de buscar el tanto de la tranquilidad y dieron alas a un Maracena sin nada que perder que se marchó a por el empate ante los espacios dejados por su rival atrás. Las contras se volvieron una tónica habitual y el Real Jaén buscó más solidez en el centro del campo con los cambios. Sin embargo, una llegada de los azulillos en los minutos finales propició que el balón quedara suelto en el área tras un rechace y Luis Enrique batiera a Arellano haciendo justicia a la intensidad ofrecida por la escuadra dirigida por Andrés Barrio, que no dejó escapar el punto ante el desconcierto de un rival que pecó de ambicioso y al que se le escaparon dos puntos con los que seguir en la segunda plaza. El equipo de Salva Ballesta ve como el Almería B le adelanta en la clasificación, y la renta que dispone para seguir ocupando puesto de ascenso se reduce a dos puntos, diferencia que tiene sobre el Motril, actual quinto clasificado de la categoría.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Más viva que nunca
chevron_right
“La interpretación me ha dado alas y Paripé quiere volar”