Actualizado: 16:26 CET
Lunes, 28/09/2020

Granada

Comerciantes de Granada piden toldos vegetales para oxigenar el centro

La iniciativa ya fue planteada en el marco del acuerdo que la federación y el Ayuntamiento de Granada suscribieron el pasado mes de marzo

  • Ayuntamiento de Granada.

La Federación Provincial de Empresarios y Autónomos de Comercio de Granada propone aprovechar la experiencia piloto que se está llevando a cabo en Valladolid e instalar toldos vegetales para oxigenar el hormigón del centro de la ciudad.

La iniciativa ya fue planteada en el marco del acuerdo que la federación y el Ayuntamiento de Granada suscribieron el pasado mes de marzo, un primer convenio de colaboración técnica que busca el impulso de medidas para la dinamización y promoción del comercio.

El fin último del convenio, explica la federación en un comunicado, es fomentar el empleo y las nuevas oportunidades de negocio con propuestas relacionadas con el desarrollo de las TICs en el sector, un sistema logístico para el depósito de compras de usuarios en posibles emplazamientos y el impulso del comercio sostenible para disminuir la huella de carbono, entre otros.


Según los comerciantes, este último punto podría ser el primer gran proyecto que se ponga en marcha aprovechando la experiencia piloto que se está llevando a cabo en Valladolid con la instalación de toldos vegetales para oxigenar el hormigón del centro de la ciudad.

Se trata de una idea que ya surgió en el seno de la federación el año pasado y que "se dejó en suspenso para más adelante".

Estos toldos oxigenarían las calles y plazas del casco histórico, según la federación, que propone su instalación en la céntrica y comercial calle Alhóndiga, cuyos comerciantes ya habían solicitado años atrás la colocación de los toldos de tela que el ayuntamiento suele ubicar los meses de junio en calles cercanas como Mesones o Reyes Católicos.

El sistema de toldos verdes consistiría en la colocación de unas estructuras triangulares que cubrirían parte de esta vía con el objetivo de reducir la temperatura hasta en cinco grados en época estival, filtrar las sustancias contaminantes -se estima que las cubiertas atraparían 150 kilos de dióxido y monóxido de carbono- y reducir hasta en 40 decibelios el sonido ambiente.

Se trata, explican, de hacer más habitables y sostenibles los grandes núcleos urbanos para ayudar a paliar las consecuencias del cambio climático y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Fermasa retoma su actividad en junio con corredores seguros
chevron_right
PSOE-A anima a Moreno tras la condena a Spiriman a "disculparse"