El tiempo en: Andalucía
17/01/2021

El pobrecito hablador

Prepotente impotencia

Colocarte una “A” en tus siglas no te hace andalucista, igual que nadie puede pensar que la República Democrática de Corea es el paraíso de la democracia

Publicado: 30/11/2020 ·
10:14
· Actualizado: 03/12/2020 · 12:15
  • Manifestación de 4 de diciembre.
Autor

Francisco Palacios

Palacios es matemático y programador. Publicó su único libro hace ya unos años y sigue siendo el autor más leído de su calle

El pobrecito hablador

Escribo sobre lo que me gusta, pero sobre todo sobre lo que me disgusta, como un grito desesperado para no ganarme una úlcera

VISITAR BLOG
  • Reunirá a políticos de diversas fuerzas andalucistas para debatir sobre la actual situación de nuestra tierra y el nuevo Andalucismo del Siglo XXI
  • Es tiempo de vacunas. La primera, este 4D. Una dosis al día. Mano de santo

Esta semana, los andaluces celebraremos, en la medida de lo posible, el 4D, ese día en el que nos levantamos contra un Gobierno que quería darnos una autonomía de segunda, y al que doblegamos para alcanzar los mismos derechos que los demás. Mal que les pese.

Son días en los que la “A” cobra un gran valor, y todo aquel movimiento, partido o grupo menor de seis personas no convivientes o ajenos al núcleo familiar, de lo que viene siendo el ámbito de la familia, intentarán remarcar esa A con todo el lustre y el brillo posible. Lo que no me queda muchas veces claro es si esa inicial corresponde a Andalucía, Acarajotados o Arribistas.

Entre los muchos actos que se celebrarán, uno de ellos reunirá a políticos de diversas fuerzas andalucistas para debatir sobre la actual situación de nuestra tierra y el nuevo Andalucismo del S. XXI. Curiosamente, a dicha convocatoria responde un usuario de una red social que echa en falta a los principales representantes del Andalucismo: a IU Andalucia y a UP Andalucía, y que sólo ve a partidos sin representación ni apoyo social.

Es la típica visión prepotente de una izquierda jacobina y centralista, que no entiende de más formas de pensar que en la suya y que ningunea a todo aquel que no pertenezca a sus filas. Habría que recordarle un par de cositas.

La primera, que con lo de la representación ha pinchado en hueso. En esa mesa están representados cientos de alcaldes y concejales, así como miembros del Senado y del Parlamento Andaluz, pese a los intentos de expulsarlos del panorama político. Sobre lo del apoyo social, tiene su punto de gracia. Que eso se diga, aludiendo a una formación política que, en solitario, podría organizar un congreso en un taxi, posee cierta dosis de humor si no fuera intrínsecamente triste.

Colocarte una “A” en tus siglas no te hace andalucista, igual que nadie puede pensar que la República Democrática de Corea es el paraíso de la democracia y la separación de poderes. Que dos partidos pretendan ser adalides del Andalucismo cuando la correa del amo llega hasta Madrid es cómico. Su discurso no pretende más que no perder la escasa fuerza que poseen para poder mercadear con ella en unas futuribles elecciones autonómicas, un intento de hacerse hueco en la vuelta del susanismo a nuestras pantallas.

Es tiempo de vacunas. La primera, este 4D. Una dosis al día. Mano de santo.

COMENTARIOS