Actualizado: 16:59 CET
Lunes, 16/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cómete el mundo

La lluvia de estrellas andaluzas

La guía Michelin repartió ayer sus preciados macarones en una gala celebrada en Sevilla

  • Navajas en Noor de Paco Morales

La pena que ha vivido la cocina andaluza cuando el fin de semana pasada cerro su triestrellado Dani García ha tardado poco en resarcirse. La prestigiosa guía francesa ha sido realmente amable con la pujante cocina andaluza que ha ganado presencia en la misma sobretodo con tres nuevos dos Estrellas, pero que deja cada vez más rezagada a la provincia sevillana de esta ola de alta cocina que sacude nuestra Comunidad.

En la guía se estrenan dos restaurantes, el jerezano Mantúa de Israel Ramos que en mi última visita vi claro tanto el merecimiento de este galardón como que era el prototipo de la guía para que se lo diesen. El otro premiado, el restaurante de Jaén Dama Juana si ha caído como una sorpresa y la capital jienense con dos restaurantes estrellados ya supera a ciudades más grandes como son Sevilla o Málaga, que sólo cuentan con uno.

Pero el cambio importante viene con las dos Estrellas, en primer lugar, Marcos Granda consigue un meritorio galardón para Skina, su pequeño restaurante marbellí donde cocina y bodega se unen para agasajar al comensal.

Quisquillas. Bardal Ronda

Mis dos grandes alegrías de la noche llegan con las siguientes, primero la más que merecida segunda estrella para Noor, el restaurante de Paco Morales va camino de convertirse en un referente no sólo para la cocina andaluza sino para la española. El cocinero cordobés ha conseguido enganchar a su revolución andalusí a muchos grandes gastrónomos de este país, entre los que se encuentra un humilde cronista, elegancia, equilibrio y sobre todo una mente tremendamente genial con ideas brillantes hacen de Noor una joya que ya empieza a dar sus frutos y que no creo que tarde en meterse en la lista de 50 World’s Best.

Para el final dejo el restaurante malagueño de Bardal, en un enclave como Ronda Benito ha conseguido llevar el que fuese en su día Tragabuches, primera casa de Dani García a donde él no fue capaz. Bardal es una casa de comidas llevada a la alta cocina, Benito cocina sinceridad, una sofisticada simpleza, una elegante desnudez.

Una gran noche para la cocina andaluza que no hace más que confirmar el gran camino que sigue esta Comunidad y ojalá se sigan escribiendo más líneas doradas en su historia gastronómica.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Nueva embarcación de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras
chevron_right
Los puertos de Algeciras y Ceuta analizan cómo mejorar su alianza