Actualizado: 11:35 CET
Viernes, 06/12/2019

Cádiz

Persiste el miedo a la listeria en Cádiz

El consumo de la carne mechada ha bajado considerablemente y muchos establecimientos la han retirado de su carta

  • Carne mechada

Este verano España sufría una de las mayores crisis sanitarias de los últimos años. Los productos de la empresa  Magrudis, ubicada en Sevilla, y fabricante de la carne mechada y otros alimentos contaminados con el microbio de la listeria dejaron a España en tensión durante casi tres meses.

Los datos hablan por sí solos, el brote de listeriosis ha causado tres muertes hasta el momento, siete abortos y ha afectado a más de 200 personas, aunque ha sido Sevilla, la provincia donde ha habido un mayor número intoxicados.

A finales del pasado mes de septiembre la juez Pilar Ordoñez, que instruye la causa contra Magrudis, mandaba a prisión al dueño de la empresa y a su hijo mayor por el delito de homicidio imprudente, aunque se les imputan delitos contra la salud pública, dos de lesiones al feto con resultado de aborto y lesiones por imprudencia grave.

Además, en los primeros días de septiembre saltaba de nuevo la alarma debido a otro brote de listeriosis en un joven que tuvo que ingresar en el hospital de Móstoles, y reconocía haber ingerido en Conil de la Frontera un bocadillo de carne mechada de la empresa Sabores de Paterna (Paterna de Rivera).

Aunque probablemente la mayor consecuencia del brote de listeriosis haya sido el miedo que la población le ha cogido a comer carne mechada y otros productos parecidos como los chicharrones.

A pesar de que desde las distintas instituciones se haya repetido en varias ocasiones que los controles sanitarios son efectivos y que no hay nada que temer, es cierto que las venta de este tipo de productos cárnicos han bajado.


Francisco José Gomila, encargado de Frutos Secos Don Pis, un negocio  de la Avenida, afirma que “los bocadillos de carne mechada y tortilla eran los que más pedía la gente”, sin embargo “ahora apenas se vende”, aunque bromea diciendo que “cuando viene alguien y se pide un bocata de carne mechada le digo que es un valiente y nos reímos”.

Este es un caso de los muchísimos que ocurren en la provincia de Cádiz y algunos bares han retirado la carne mechada de su carta, como por ejemplo El Callejón del Vino en Puerto Real.

Simplemente preguntando en la puerta de un supermercado en la Calle Ancha se puede hacer una pequeña estimación sobre si el caso de listeriosis ha conllevado a que la gente haya dejado de consumir carne mechada.

María José, madre de dos hijos, apunta que ha dejado de comprarla, aunque no de comerla ya que la cocina en su casa. “Antes la compraba en la charcutería para que mis niños merendaran, pero hace dos meses que no la compro”.

Pablo es otro de los usuarios de este supermercado, y también nos confirma que ha dejado de adquirirla. “Si antes no la compraba apenas porque tampoco me gusta, ahora mucho menos”.

Es complicado encontrar a un individuo que siga consumiendo la carne mechada de los supermercados. Tras entrevistar de manera rápida a más de diez personas, lo encontramos. Es el caso de Javier, quien reconoce que “sigo comprando carne mechada, me gusta y nunca me ha pasado nada y no conozco a nadie que se viera afectado”.

El pasado verano Andalucía sufría una de sus mayores crisis sanitarias de los últimos años debido al brote de listeriosis en la carne mechada y otros productos cárnicos de la empresa sevillana Magrudis. Los tres muertos y los más de doscientos afectados  han provocado un miedo en la ciudadanía, que casi tres meses más tarde no se ha superado. Las ventas de estos productos descienden sin control, solo el tiempo devolverá la calma al consumidor, si la devuelve.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El espectáculo-homenaje a Juan Villar reunirá a cincuenta artistas
chevron_right
Trabajadores de Afanas-Cádiz piden la dimisión de su director