Actualizado: 01:38 CET
Jueves, 15/11/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

"La intención es sentar al alcalde de forma sistemática en el juzgado"

El regidor de Cádiz repasa los hechos ocurridos en relación a la transmisión de la concesión de los chiringuitos

  • José María González, Kichi

“Lo afrontamos con tranquilidad del que hace las cosas por sus vecinos y con ganas de que llegue el momento para declarar y dar nuestra versión y contrastar el relato de Ciudadanos” sobre los chiringuitos, afirmó en rueda de prensa el alcalde de Cádiz, José María González. No obstante, el regidor manifestó que “hay otro interés por debajo de las playas y de la estabilidad de los trabajadores y del interés público. Soy claro: el interés es sentar al alcalde de forma sistemática en los juzgados”.

Repasó los hechos ocurridos en relación con los chiringuitos. Para empezar, indicó que “el pliego estaba mal hecho no contentaba a nadie y se hizo a las bravas y sin tener en cuenta las peticiones de la ciudadanía”. Puso sobre la mesa que heredó “un cambio de normativa en la Ley de Costas, así como las peticiones de los chiringuiteros que demandaban la no estacionalidad de los chiringuitos”. Ante eso, “lo más sensato era incoar un expediente en base a la transparencia, no haciendo las cosas con la luz medio apagada y ver si el Ayuntamiento podía actuar en esa situación”.

También “pedimos que nos trasladaran por escrito las demandas los chiringuiteros” y con ellas, según el alcalde, se hizo una petición de informe en todas las administraciones.

En su relato, añadió que cuando vienen los informes de vuelta “concluyen cosas que a nosotros nos intranquilizaban por lo dudosamente legal que pudiera ser, así como ponía en peligro el futuro de las playas”. Se abría la puerta a: colocación de chiringuitos cada 150 metros y la posibilidad de ampliar las concesiones hasta 30 años, indicó González.  Como alcalde afirma tener un proyecto político para las playas: “Pueden generar riqueza y dinamizar la economía y generar empleo estable, sin poner en peligro las propias playas”.

La estabilidad de los puestos de trabajo debe ser compatible con la normativa y el Plan General. “No vamos a ir contra la ley, vamos con la ley a nuestro lado. La Junta entra en una situación absolutamente errónea, que es un error de interpretación”.

A su juicio, una transmisión de titularidad “no se puede hacer si no se ha llevado a cabo el hecho. Una cosa es la solicitud y otra el hecho”. Quien ha dicho que se ha transmitido “es la Junta, es una situación casi kafkiana”.

Como solución aporta  “redactar un nuevo pliego donde se contemple la permanencia de los chiringuitos, pero previamente deben renunciar a su concesión y si todo el mundo tiene a bien reescribir las reglas del juego, volvemos a jugar la partida”.

Por su parte, el delegado de Medio Ambiente de la Junta, Ángel Acuña, ha afirmado que la Administración autonómica “no tiene culpa de la actitud errática que ha tenido el Ayuntamiento de Cádiz en todo el procedimiento” con los chiringuitos. Tras señalar que “se ha intentado bajar de todos los procedimientos que ha iniciado”, ha asegurado que “no es cierto lo que dice el Ayuntamiento de que no hubo una intención de transmitir la titularidad a los hosteleros”.  

En este sentido, ha explicado que “hubo reuniones previas, donde se manifestó su intención de transmitir la titularidad de las concesiones a los hosteleros y solicitar dicha transmisión”.

“Eso se produce como consecuencia del decreto de Alcaldía”. La Junta, “posteriormente, solicitó subsanación de la documentación y el Ayuntamiento subsanó”. Recuerda que tras finalizar el procedimiento, el Consistorio no presentó alegaciones y destaca que el alcalde se vanaglorió de finalizar el procedimiento.  Para el alcalde Acuña hace “una interpretación muy libre y errónea, otra cosa es el debate administrativo”.

Defensa vía facebook

Uno de los empresarios de los chiringuito, Raúl Cueto, a través de su muro de facebook salía en defensa de “nuestro alcalde, que no merece ser investigado por ninguna causa relacionada con los chiringuitos. Solo pretendía ayudarnos a quedarnos montados en invierno y que no se perdieran los puestos de trabajo. Tenemos un problema anterior en las concesiones. El ayuntamiento anterior se equivocó en la redacción de los términos de la concesión y era taxativo en el tiempo de apertura de los negocios, nunca pensaron en la posibilidad de que hiciera falta abrir los negocios en invierno. Denuncias constantes de un empresario con un negocio en frente de un chiringuito, es lo que propició que no se hiciera todo como es debido”.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�n Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Cuatro feretros vacíos y cinco bebés desaparecidos en San José
chevron_right
Indignación social por la muerte de inmigrantes