Actualizado: 14:27 CET
Jueves, 20/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Arcos

¡Ave! Julio Atienza

Después de 36 años en el IES Alminares, se jubila el eterno profesor de Educación Física

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

1

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares.

2

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

3

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

4

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

5

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

6

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

7

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

8

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

9

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

10

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

11

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

12

El profesor de Educación Física Julio Atienza ha permanecido nada más y nada menos que 36 años en el IES Alminares

13

Julio Atienza Vázquez es una de esas personas por las que parece que no ha pasado el tiempo. Durante décadas ha conservado su sonrisa sencilla y amable, su aspecto de hombre joven que muy posiblemente deba a su filosofía en torno al deporte, pues en esta actividad no sólo ha encontrado su estilo de vida saludable, sino su profesión como maestro. Este jueves se jubilaba en su centro de toda la vida, el IES Alminares, adonde acudieron amigos y viejos compañeros para darle las gracias con su presencia por las horas que ha dedicado a la formación deportiva de nuestros jóvenes. Y es que han sido 36 años en el mismo instituto, el único en el que ha trabajado. Ahora, con 60 sobre sus espaldas, toca descansar, aunque sea a regañadientes...

La escritora y profesora de Literatura del centro María Jesús Ortega le dedicó unos preciosos versos, una oda a un compañero de siempre: “Oh, Julio,/  cofundador preclaro de esta plaza/  cuando, tan jóvenes aun, tus sandalias/  hollaban con júbilo bajo olivos/  que dieron sombra otrora a estos lares./  Legiones de púberes medio imberbes:/  “Corpore sano” al son de tu silbato,/  como un oráculo entre las ruinas/  de las palestras del sol y la lluvia./  “Mens sana” en las rutas por las riberas/  del río del olvido y las callejas. / Anfitrión de ágapes y cicerone/  de aves de paso, interino huésped/ bajo la tienda de los Alminares./  En las calendas, hoy, de mayo: ¡AVE! / ¡Ave, Julio! / Los que te queremos/  te salutam/  y te laurean”.

Acto seguido tuvo lugar el descubrimiento de una placa que la dirección del centro ha tenido a bien colocar justo al lado del gimnasio en el que Julio impartía hasta ahora parte de sus clases. No menos emocionantes fueron las palabras del director del IES Alminares, Miguel Ganuza, que vino a decir que siempre llevaremos a Julio en nuestro corazón, como también el profesor de Educación Física llevará en su interior el recuerdo de las distintas generaciones de alumnos que han pasado por sus manos.

A Julio lo esperaron el jueves sus compañeros profesores y alumnos para darle una sorpresa, como a los artistas, haciéndole el paseíllo, contemplando cómo se le caían las lágrimas y cómo apenas pudo contener la emoción al ver tanto cariño y admiración flotando en el ambiente.

Algunos que fuimos alumnos suyos, todavía recordamos aquellas ‘palizas’ con el balón medicinal, que sin duda eran menos divertidas que una pachanga de baloncesto o que el lanzamiento de unos triples. Ahora, con el paso de los años, entendemos el por qué de aquellas flexiones con nuestros adolescentes troncos: era para que no nos pusiéramos como nos hemos puesto…

Para quienes no lo sepan y no lo recuerden, Julio Atienza fue también jugador de nuestro Arcos C.F. y de varios equipos de fútbol sala donde siempre destacó por su técnica y deportividad. Desde la última página de nuestro ‘Viva Arcos’ nos sumamos al homenaje a Julio Atienza, al que deseamos una feliz jubilación y enviamos un fuerte abrazo.


COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Juande Ramírez fue tercero en Cobeña
chevron_right
Delta ultima los detalles del nuevo Orgullo Serrano