Actualizado: 09:27 CET
Viernes, 02/08/2019

Andalucía

El buffet del presupuesto: cambio, transición o frenazo

Los partidos del Gobierno y de la oposición chocan al definir unas cuentas que para Vox “son de coyuntura” a la espera de las de 2020, que sí llevarán su sello

  • El presidente, Juanma Moreno (derecha), habla con su consejero de Hacienda, Juan Bravo.
  • El Parlamento dará hoy su visto bueno a un presupuesto que crece en 1.736 millones de euros
  • El PP abre la puerta a cumplir su promesa de crear 600.000 empleos en la legislatura
  • “Un glorioso 18 de julio se aprobará el primer presupuesto de las tres derechas”, resalta Adelante

Los presupuestos de la Junta para 2019 son del cambio, repitieron una y otra vez PP y Cs, los partidos que forman el Gobierno. No, los del cambio de verdad serán los de 2020, éstos de ahora son de transición, les corrigieron desde Vox, la formación que con su apoyo va a ser posible que se aprueben hoy jueves. Son de la continuidad, apostillaron desde Adelante Andalucía, una competición dialéctica en la que la aportación del PSOE fue afirmar que en realidad son las cuentas del frenazo para Andalucía.

Como en un buffet libre, el espectador tenía una buena variedad entre la que elegir en la que fue la primera de las dos jornadas del debate presupuestario en el Parlamento andaluz. Una sesión que arrancó sin ninguna exposición previa de las claves de un presupuesto que asciende a 36.495,5 millones de euros, lo que supone un aumento de 1.736 millones, un 5% más.
PP y Cs, además de cantar las bondades del presupuesto, también se afanaron en reiterar que es el más social de la historia de Andalucía y el más participativo, porque se van a aceptar al menos 51 enmiendas de la oposición. En Adelante y el PSOE no veían las cosas con el mismo entusiasmo, criticando que se han aceptado “migajas” con muy poca dotación presupuestaria para así mantener esa pose.

Éste fue en líneas generales el argumentario de fondo, que fijaron los portavoces de cada partido en su intervención inicial. Los mismos mensajes, con alguna variante y algún que otro juego de palabras, se fueron repitiendo en los debates que se sucedieron a continuación, en los que se daba un vistazo general a las cuentas de cada consejería.

En un debate bastante plano, la mayor ovación se la llevó la diputada socialista y exconsejera de Educación Sonia Gaya, que decía adiós al Parlamento para ejercer su función como delegada de Hacienda y Administración Pública en el Ayuntamiento de Sevilla. Su intervención en el bloque de Vicepresidencia la concluyó despidiéndose de la Cámara, de sus trabajadores y del propio grupo socialista, a lo que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, le replicó que “la echaré de menos”. El siguiente socialista en subir a la tribuna fue Rodrigo Sánchez Haro, que le devolvió los cumplidos con unos versos sobre la amistad.

Pero el que rompió el hielo fue el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, que avisó de que estas cuentas “son de transición, de coyuntura, de trámite”, porque no será hasta las de 2020 cuando se apliquen “medidas más ambiciosas”. “No son todavía los presupuestos de Vox”, advirtió, además de avanzar por dónde van a ir los tiros el año que viene: por lo pronto, nada de un uso no sexista del lenguaje y más controles al gasto.

Por Adelante Andalucía saltó primero a la palestra Guzmán Ahumada, que lamentó que estos presupuestos “pisan el acelerador de las políticas de ajuste y austericidio”, además de ser continuistas y ayudan a que vamos camino de tener “menos derechos, libertades y recursos que nuestros padres”. Y no desaprovechó la ocasión que le brinda el calendario: “Un glorioso 18 de julio se aprobará el primer presupuesto de las tres derechas”.


Para el portavoz de Cs, Sergio Romero, las cuentas aportan “coherencia”, además de “credibilidad”. Hace siete meses, criticó, “Andalucía estaba atascada, iba al ralentí y a rebufo” en empleo, políticas educativas y sociales. Hoy, con estas cuentas, se acaba con “37 años de destrucción masiva de oportunidades”.

A tiempo

Lo más novedoso que aportó el portavoz del PP, José Antonio Nieto, es apuntar que a finales de año pueden haberse creado 138.000 empleos, un ritmo que dejaría más cerca de ser realidad la promesa de Juanma Moreno de llegar en la legislatura a los 600.000. Esa, vino a decir, es la mejor política social.

Al arranque de los socialistas le puso voz Antonio Ramírez de Arellano, que criticó que los ingresos “se cuadran a martillazos”. A su juicio, las cuentas sientan las bases para privatizar y atacar las políticas de memoria histórica e igualdad, por no hablar de que fue un presupuesto que “se aprobó en Madrid. Han hecho historia”, ironizó sobre la intrahistoria de unas cuentas que hoy, y sin sorpresas en el guión, serán oficiales.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Mente, cuerpo y emoción a través de la obra de Bruce Nauman
chevron_right
Rescatados 112 migrantes, dos menores, de dos pateras en Alborán