Actualizado: 23:54 CET
Domingo, 17/11/2019

Andalucía

La Junta acelera para sacar ya el Plan de Memoria Histórica

La consejera de Cultura anuncia que no va a modificar “ni una coma” de las acciones previstas, y fija como prioridades las pruebas de ADN y las exhumaciones

  • Patricia del Pozo (en el centro), durante su comparecencia parlamentaria de este miércoles.
  • Vox advierte de que no van a apoyar “planes políticos del equipo socialista”
  • Cs avisa de que el pacto del PP con la formación ultraconservadora no le vincula

La potenciación de las exhumaciones y de las pruebas de ADN para la identificación de los restos son las dos medidas que quiere impulsar el nuevo equipo de la Junta en el marco del I Plan Andaluz de Memoria Democrática, que la consejera de Cultura, Patricia del Pozo (PP), ha garantizado que se va a desarrollar “cuanto antes” y con las prioridades que marque el Consejo Andaluz de Memoria Democrática, con el que se reúne este jueves. Del Pozo, que reiteró que “no voy a hacer política” con un tema que “va directamente al corazón”, explicó también que todas las medidas que estaban en marcha siguen su curso, “no he tocado ni una coma”.

La consejera compareció en comisión parlamentaria para transmitir una línea de continuidad en una cuestión que es de las más vivas en el debate político. Una intención, por cierto, que no le gustó un pelo al diputado de Vox Benito Morillo, que tras afirmar que “jamás nos opondremos al cumplimiento de la ley”, soltó que “no vamos a consentir que se implanten planes políticos del anterior equipo socialista, y menos en este tema”, además de recordarle al PP que tienen un pacto suscrito en ese sentido.

Morillo, por cierto, fue el parlamentario que llamó “busca huesos” a las asociaciones de memoria histórica, una expresión que Del Pozo admitió en una intervención posterior que no comparte “porque tengo a gran parte de mi familia en cajitas de huesos, y para mí son mis familiares”. En paralelo, el propio portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, alegaba en una rueda de prensa que aquello se dijo sin “ánimo de injuriar ni ofender” a nadie, sino que se “sacó de contexto” un comentario que se refería a los restos “de un bando y de otro”.

El espíritu continuista al que se comprometía la consejera tiene un límite: la elaboración de una Ley de Concordia para sustituir a la actual de Memoria Democrática. “Yo me sentiría también más a gusto con otra ley más amplia, me gustaría un consenso más amplio”, aunque adelantó que queda mucho por hacer porque, por lo pronto, “una Ley de Concordia no se puede hacer de parte, se hace entre todos, y todos tendremos que ceder un poquito”.

Cs no se siente vinculado

De memoria histórica habló también el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), que avisó de que no se siente vinculado a “ningún acuerdo que Cs no haya firmado”, de ahí que se desvincule del pacto de investidura que rubricaron PP y Vox y en el que incluyeron esta Ley de Concordia. Eso sí, reclamó “consenso” entre las fuerzas políticas para “mejorar” la actual ley. “Queremos participar, porque es una ley que tiene que hacer justicia, y algunos pretenden que sea una venganza. Esto no va de eso”, advirtió.


COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El Hyperloop, como modelo para el transporte europeo del futuro
chevron_right
Andalucía priorizará la transformación digital de los pueblos pequeños