Actualizado: 02:37 CET
Jueves, 14/11/2019

Andalucía

“Con Vox se hablará de presupuestos, no de derogar ninguna ley”

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, concede su primera entrevista a 7 TV y Publicaciones del Sur tras asumir el cargo

Cargando el reproductor....
  • Era innecesario provocar una situación de temor, no se van a dar pasos atrás ni en violencia de género ni LGTBI
  • “Está haciendo sorpresas y va a haber más”, cuantificando en 35.000 millones de euros las deudas de la Junta
  • Susana Díaz me negó el saludo en el Pleno de investidura, pero tengo la mano tendida, no soy rencoroso

Ciudadanos, con Juan Marín al frente, ha pasado de fiscalizar al Gobierno a tomar decisiones y eso, reconoce, le obliga a “pensar y evaluar mucho las consecuencias”. Con esa reflexión empezaba el vicepresidente de la Junta y consejero de Regeneración Democrática, Administración Local, Justicia y Turismo la entrevista concedida al grupo Publicaciones del Sur a través de su programa de televisión  Acento Andaluz, que presenta Fernando P. Monguió.

Marín asume con responsabilidad, ganas, ilusión y entusiasmo el reto de un Gobierno conjunto con el PP, cuyo presidente ha necesitado los votos de Vox para ser investido, un extremo que insiste condiciona sólo la investidura, no al Gobierno. Para Marín, era “innecesario provocar una situación de temor porque no se van a dar pasos atrás ni en violencia de género ni con colectivos como el LGTBI. Hacen falta mayorías parlamentarias para derogar las leyes y habrá fuerzas como Vox que lo pidan, pero no se va a producir”.

Pero Vox puede ser determinante para cuestiones básicas como el presupuesto y condicionar el Gobierno. “Con Vox hablaremos de presupuesto pero no de derogar la Ley de Violencia de Género. El PP ha llegado a un acuerdo con Vox para la investidura de Juanma Moreno y Vox puede plantear medidas en el Parlamento, no en el Gobierno”.

“Vox no me incomoda en absoluto, me merece todo el respeto porque tiene el apoyo de 400.000 andaluces, pero si tengo que estar pendiente de todo lo que digan, mal vamos”. Los ve más populistas que reaccionarios porque “no pongo etiquetas, aunque a mi me las ponen todos los días”. Para Marín, son los ciudadanos los que “nos ponen y nos quitan”, él está en un partido de centro liberal y  en Andalucía han estado más cerca Ciudadanos y el PSOE de lo que están ahora en España el PSOE y Podemos. Para Marín, “ahora llegarán las municipales y querrán hablar”.

Para Marín, el PSOE tendrá que decidir “ser útil”, igual que Adelante Andalucía o Vox, porque es necesario “llegar a acuerdos” en el Parlamento “porque no hay mayorías”. “Hay muchas cuestiones que nos unen” y se puede llegar a acuerdos como se ha alcanzado con los miembros de las comisiones, en las que sólo votó en contra el PSOE.

“Lo útil es intentar sacar adelante lo que interesa y no la confrontación permanente”, decía, apuntando que está seguro que entre el 70 y el 80% de las medidas que se lleven al Parlamento “van a salir por unanimidad”.


De paso, criticaba que un partido constitucionalista “se pusiera al frente y alentando a los manifestantes”, en referencia al PSOE, a quien criticaba que “pretenda seguir marcando el paso al Gobierno” y alentando una imagen de inestabilidad que negó que fuera real. “Lo intentarán pero no lo van a conseguir”, apuntando que los que lo intentan “son fuerzas que no han encajado bien el resultado electoral”.

De hecho, desveló que la expresidenta de la Junta, Susana Díaz, le negó el saludo en el Pleno de investidura y que aún no ha vuelto a hablar con ella. “Tengo mi mano tendida, no soy rencoroso”, decía hablando de la ya líder de la oposición, de la que consideró que puede hacer un buen trabajo en la misma. “Yo no soy persona de irme, hay que respetar los resultados y supongo que se quedará”, reflexionaba al ser preguntado por el futuro político de Díaz.

Sí que le echó en cara que estuvieran ahora exigiendo en trece días que presentara un presupuesto cuando ellos no lo hicieron pensando más en si adelantar o no las elecciones. Negó cualquier operación tacticista para no negociar los presupuestos coincidiendo con las elecciones municipales y aseguró que “este año habrá presupuesto, la Consejería de Hacienda tiene el encargo”. Y criticaba que se intente “confundir cuando ni siquiera están nombrados ni los secretarios generales”, cuando tal vez “se equivoquen y se presenten en mayo. “Cuando no van a estar es cuando diga el PSOE”, insistía.

35.000 millones en deudas

Quiso ser muy prudente a la hora de hablar de la situación en la que se han encontrado la Junta de Andalucía y, sobre todo, sus cuentas. Tras asegurar el presidente andaluz, Juanma Moreno, que el “margen de maniobra era muy escaso” ante los más de 700 millones de deudas por diferentes procedimientos judiciales que tiene que afrontar la Administración andaluza, Marín apuntó que “está habiendo sorpresas y va a haber más”, cuantificando en 35.000 millones de euros las deudas con las que se han encontrado.

“Permítame que sea prudente, las cuentas no están bien pero hay margen de maniobra y para afrontar las obligaciones”, admitiendo que estas limitaciones harán que “no se pueda hacer todo al ritmo que se pretendía”.

Eso sí, puntualizó que no todo no es dinero y centró los esfuerzos también en agilizar la administración, quitar trabas administrativas, aplicar la reforma fiscal, eliminar el impuesto de sucesiones y, sobre todo, devolver la “igualdad, credibilidad y confianza” en la administración pública.

Oficina Antifraude

Así, la Oficina Antifraude irá al próximo Consejo de Gobierno para su activación inmediata y la auditoría permitirá decidir si hay agilidad, hay que suprimir agencias o aplicar medidas de corrección. Y lo primero que sí llevarán será la limitación de aforamientos, “porque no se entiende que yo tenga privilegios en la justicia” y mostró su esperanza en que sí consiga el apoyo mayoritario, que el PP lo apoye, algo que no hizo el PSOE a pesar de tenerlo en el acuerdo de investidura de Susana Díaz.

Sobre la comisión de investigación sobre la Faffe, que su partido ya ha registrado para ser creada, admitió que no sabe si será tan frustrante como la de la comisión sobre los cursos de formación, donde IU y Podemos “indultaron” al PSOE, a pesar de que Ciudadanos dijo que había responsables políticos. “Pero tiene que haber mayoría en el dictamen” reconocía el vicepresidente.

“Hay un presidente que preside un único gobierno”

Juntos y revueltos. Así viene a definir Juan Marín cómo funciona el Ejecutivo andaluz, algo que ejemplificó en que “hay un presidente que preside un único Gobierno formado por 11 consejeros, no somos compartimentos estancos”. Es decir, que nada de nada de que cada uno va por su cuenta: “La oposición manipula cuando dice que hay dos gobiernos”.

¿No entiende entonces que el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), esté para restarle protagonismo como vicepresidente? “Elías va a hacer un trabajo muy bueno y no está aquí para contrarrestar mi poder”, apuntaba Marín, que insistía en que es lógico que, en la estructura que han creado PP y Cs, la Portavocía del Gobierno dependa de Presidencia. ¿Y Canal Sur, cómo se lo van a repartir? “Pues entre Presidencia y Vicepresidencia”. ¿Y la publicidad institucional, cómo la van a llevar? “Pues entre Presidencia y Vicepresidencia”.

Y no, no se movió ni un milímetro de esa imagen de unión el vicepresidente andaluz, que lo tiene claro: “Cuando se trabaja en equipo, el rival está fuera, no dentro”. Y el concepto de equipo es amplio, porque por lo pronto piensa quedarse con altos cargos de la anterior etapa con el PSOE . “Si hay profesionales extraordinarios, ¿por qué cambiar?”, se preguntó de manera retórica.

Reconoció también Marín el alto nivel de los funcionarios que se ha encontrado al pie del cañón, y no rehuyó el debate sobre si los salarios de los políticos son altos o bajos. “El sueldo tiene que ser proporcional a la responsabilidad”, y en este sentido “no es razonable” que los integrantes del Gobierno andaluz sean de los que menos cobran de España, aunque dejando claro que “yo no me quejo, porque eso lo sabíamos antes de entrar”.

El vicepresidente, eso sí, pidió tiempo para conocer el terreno “y no anunciar cosas que luego no sean ciertas”, porque por encima de todo “los ciudadanos no son tontos y al final ponen a cada uno en su sitio”.

El político con días que parecen tener veinticinco horas

Juan Marín confesó ayer  que las muchas funciones  que tiene que desempeñar a veces no le dejan mucho tiempo para saber “dónde está y en qué momento”. Y es que Marín es probablemente el político que acumula más cargos y responsabilidades en la historia de la Junta de Andalucía. En su tarjeta pone que es vicepresidente y consejero de Regeneración Democrática, Administración Local,  Justicia y Turismo. ¿Cómo se  asumen tantas responsabilidades simultáneas sin caer en la esquizofrenia? Él mismo reconoce que “me asusto un poco cuando veo todas las carteras de las que soy titular, pero me tranquiliza saber que puedo llevarlas teniendo detrás de mí un buen equipo”. Y sí, en la toma de posesión tuvo que ir entrevistándose con los antiguos consejeros que ostentaban tales cargos para hacer nada menos que cinco traspasos de poderes.

Pero el político de Sanlúcar de Barrameda no teme a nada y puede con todo. Ya se ha organizado con un código particular de distribución de tareas y vino desde Málaga, donde ejerció de consejero de Turismo, directamente a la entrevista con 7TV y Publicaciones del Sur. Para él, el día parece que tiene 25 horas. Y además anunció que ratificará como director-gerente de la Empresa Pública de Turismo a quien ya lo era con el PSOE y Susana Díaz, señal de que actúa sin sectarismos, reconociendo el mérito y pensando sobre todo en Andalucía antes que en el color político o la procedencia de quienes formarán su equipo.

Dice que en su toma de posesión sintió “responsabilidad, pero no vértigo”, un exceso del sentido de la responsabilidad por el que confiesa que le faltó “ese punto de satisfacción personal” de disfrutar de un momento al que todos calificaron como histórico, el del primer Gobierno no socialista de la historia de Andalucía. No lo disfrutó como  pensaba pero  ya  sí dice disfrutar del cariño de la gente tras su obligado traslado a Sevilla sin olvidar nunca su Sanlúcar natal.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Herido por una puñalada en una pierna durante una reyerta en Córdoba
chevron_right
Mercadona avanza a abril la sustitución de las bolsas de plástico