Actualizado: 12:21 CET
Martes, 07/07/2020

San Fernando

'Trigo tronzado' vuelve a las librerías gracias a cien mecenas

Es la crónica de los fusilamientos perpetrados en La Isla entre julio de 1936 y mayo de 1940 narrada por el escritor José Casado.

  • Presentación.

La esperada reedición de la obra de José Casado, Trigo tronzado: crónicas silenciadas y comentarios, tuvo lugar en el Centro de Congresos, en una sala habilitada para la presentación no fue suficiente para albergar a todos los asistentes.

La obra es la crónica de los fusilamientos perpetrados en La Isla entre julio de 1936 y mayo de 1940 por los partidarios del golpe de estado fascista que provocó la Guerra Civil española y desembocó en una sanguinaria dictadura que duró más de 36 años. Pero, además, es mucho más que eso. Es la denuncia y el llamamiento a la memoria histórica de un hombre, José Casado Montado, que quiso dejar este legado de sabiduría, conocimiento e Historia.

El acto comenzó con un discurso del presidente del Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla, Antonio Olvera, en forma de carta dirigida a José Casado, en la que describía la fórmula usada para financiar el proyecto (que fue el micromecenazgo). “Si Trigo tronzado vuelve a estar en nuestras manos, ha sido gracias a que más de 100 personas han aportado un poco de su dinero para hacerlo realidad. Y es que no podía ser mejor, que tu obra, destinada a iluminar esa parte de la historia de La Isla que los criminales y amigos del fascismo quisieron perpetuar entre tinieblas, esta obra que escribiste con tanta valentía, haya sido sufragada por particulares. Por personas que han entendido la necesidad de esta reedición. Una fórmula que no entiende de enredos burocráticos de índole institucional, ni de méritos consistoriales”.

Y es que el proyecto ha recibido la aportación económica de particulares de distintos puntos de la geografía española (Salamanca, Zamora, Vigo, Barcelona, Avilés, Madrid, Valencia, Baleares…), incluso dos aportaciones que provenían de Inglaterra y de Alemania. Todo lo recaudado servirá para reeditar toda la obra de José Casado y mantenerla disponible al público.

Destacó en dicha carta la "valentía y el tono directo" con el que describió los terribles sucesos de los fusilamientos, porque José Casado “nunca sirvió para el disimulo o para la diplomacia. Usó la literatura de los rincones más altos y más bajos de la sociedad isleña, y allí encontró, no la verdad absoluta, sino la verdad del relato, de la imaginación, del corazón”.

Terminó la misiva afirmando que “en Trigo tronzado tenemos un testimonio único, un primer acercamiento a la Memoria Histórica de La Isla que ya tiene más de 24 años. Un texto que sufrió la ira de aquellos a quien Casado tuvo la valentía de señalar como gentuza, como criminales, como responsables de aquel horror. Aquellos que se decían distinguidos por las virtudes teologales de la Iglesia Católica, y que no fueron más que burdos y rancios personajes de la peor calaña. Tenían dinero, poder, armas e influencia. Pero no tenían dignidad. En este aspecto, estaban vacíos. No tenían nada. Aquí estamos los descendientes de los fusilados. Los hijos y nietos de los prisioneros por el miedo. Quisieron matar las ideas, cuando no sabían que lo que estaban haciendo era perpetuarlas.”


Después tomó la palabra el secretario del Ateneo, José Gallego, quien se encargó de analizar el estilo del autor y destacar algunos recursos literarios del mismo. “Pepe Casado no era historiador, y así lo reconocía. Era un escritor que trasladaba sus vivencias tal y como las presenció. Por ello, la obra presenta lo conocido como oralidad lingüística”.

Resaltó que Casado solía usar para referirse a los golpistas los mismos calificativos que ellos usaban contra sus víctimas, a modo de contradiscurso. El libro no está dividido en capítulos, sino en fusilamientos. Cada relato lleva por epígrafe cada uno de los 26 fusilamientos de los que consta el relato de Trigo tronzado. Gallego terminó su intervención hablando de la necesidad de conocer la realidad sombría de un pasado que se ha intentado silenciar, pues sólo con su conocimiento se logra desmontar el artificioso discurso oficial al que nos tienen acostumbrados aquellos que defienden aquello de “no remover el pasado”.

El tercer miembro del Ateneo en tomar la palabra fue Juan Manuel Fontenla, quien se encargó de hacer las cinco ilustraciones que aparecen en la reedición. La primera se titulaba Ángel de la muerte, donde se representa al General Varela sobre un pedestal de huesos, y con cuervos revoloteando a su alrededor en lugar de las habituales palomas. El cementerio de los olvidados es una reinterpretación del comúnmente conocido como “el de los ingleses”, donde se sitúa otra fosa común de la Guerra Civil.

La siguiente ilustración se titula En esta tierra olvidada y representa una lápida frente a las Puertas de Tierra de La Carraca, donde se cree que reposan los restos de los militares que se mantuvieron fieles a la República. El cuarto, Los cimientos de la Democracia, está dedicado al Ayuntamiento, con cuerpos a modo de pavimento por la retención y fusilamiento de los miembros de la corporación municipal no afines al golpe. “Los rostros de Queipo de Llano, Franco y Varela velan para que nada cambie desde el cielo”.

La quinta, denominada Los guardianes del silencio representa un cementerio simbólico en el caño de Sancti Petri que recuerda a todas las víctimas que se quedarán sin localizar.

La última intervención corrió a cargo del ateneísta Juan Delgado, que recitó dos poemas, uno dedicado al alcalde Cayetano Roldán, y otro a José Casado. Intervino, además, para recordar la importancia de la poesía como vehículo de transmisión de ideas, historias y emociones, con un contenido comprometido y no sólo estético.

Finalizó el acto con la entrega a la hermana del autor (fueron varios los familiares de José Casado quienes se desplazaron desde Madrid y Zaragoza para asistir al acto), de una copia del libro, así como de las ilustraciones. También la Asociación AMEDE le hizo entrega de un ramo de flores en el que figuraba la frase que resume la obra de José Casado: “Sin memoria no hay dignidad”.

El libro Trigo Tronzado ya puede adquirirse a través de las fórmulas descritas en la web del Ateneo (www.ateneodelaisla.es) o directamente en la Librería Al-Ándalus sita en la Calle Méndez Núñez, 21.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La población andaluza aumenta en 5.901 personas en el primer semestre
chevron_right
La Junta no convocará plazas para Infantil, Primaria y Física en 2017