Actualizado: 22:22 CET
Martes, 23/07/2019

Río Tinto será campo de entrenamiento de ensayos y exploración marciana

Para el desarrollo y mejora de las técnicas para que un equipo astronauta-robot realice actividades extravehiculares (EVA) en cooperación

  • Científicos en Riotinto

Río Tinto será desde este viernes y hasta el 30 de abril escenario de una serie de ensayos de exploración marciana, dentro del proyecto europeo 'Moonwalk', para el desarrollo y mejora de las técnicas para que un equipo astronauta-robot realice actividades extravehiculares (EVA) en cooperación.

El proyecto está coordinado por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y ha elegido la cuenca minera de Río Tinto por la elevada presencia de compuestos de hierro y azufre, como la jarosita, un mineral que también se ha encontrado en Marte.

El Centro de Astrobiología, a través del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), es la institución española involucrada en este proyecto internacional y la encargada de coordinar los ensayos en Río Tinto, además de dirigir las actividades científicas.

"Lo que aprendamos en esta campaña será extrapolable a la que se desarrollará posteriormente en Marsella (Francia), porque al fin y al cabo, las actividades extravehiculares van a ser similares", ha señalado el director de la campaña en Río Tinto y responsable científico en 'Moonwalk', Víctor Parro, investigador del CAB.

También se realizarán ensayos bajo el mar, en Marsella, para simular condiciones de baja gravedad, como si se realizaran actividades extravehiculares en la superficie lunar. Ambas campañas se seguirán en tiempo real desde el Centro Internacional de Control de la Misión, en Zaventem (Bruselas, Bélgica).

Cabe destacar que los ensayos pondrán por primera vez a prueba diversos sistemas y equipos. Así, el traje espacial Gandolfi 2 servirá para los ensayos en ambos ambientes; y se probará el prototipo de hábitat desplegable para exploración de ambientes extremos SHEE.


Durante la campaña en Río Tinto, el Centro de Astrobiología contribuirá con dos instrumentos científicos: SOLID (Signs Of LIfe Detector) y uno de los prototipos del RLS (Raman Laser Spectrometer) diseñados para la misión ExoMars2018 de la Agencia Espacial Europea (ESA). El objetivo de estos instrumentos es la detección de rastros de vida microbiana. SOLID detecta biomoléculas procedentes de microbios y RLS pigmentos y minerales.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Pídeme la Luna, una iniciativa para cumplir los sueños de pequeños pacientes de cáncer
chevron_right
Un vídeo recetario recupera la cocina tradicional malagueña con recetas "en riesgo de extinción"