Actualizado: 12:21 CET
Viernes, 13/09/2019

Andalucía

Una gaditana convierte las algas marinas en obras de arte

Yiyi Fernández, licenciada en Ciencias del Mar,seca, prensa y trata las algas para enmarcar en láminas o bien para ser usadas en piezas de bisutería. Creadora de la empresa El Algario (elalgario.es), expone sus láminas y obras de bisutería en el Hotel Las Cortes hasta el próximo mes de agosto

Cargando el reproductor....

Convertir las algas en obras de arte es algo que deja claro la gaditana Yiyi Fernández a través de su obra.

Un total de trece láminas realizadas con algas marinas prensadas y recolectadas de las playas de la costa gaditana colgarán de las paredes de una de las salas del Hotel Las Cortes de la capital gaditana hasta el próximo mes de agosto.

Esta licenciada en Ciencias del Mar iniciaba su andadura en esta materia que mezcla arte y ciencia cuando se quedó parada tras haber estado vinculada muchos años a la prevención de riesgos laborales.

Es ahora, como notable conocedora de la mar, cuando ha perfeccionado un tratamiento exclusivo de secado y prensado de las algas marinas -rojas, verdes y pardas-, para exponerlas en paredes con sugerentes formas o, incluso, para lucirlas como complementos, porque también las emplea en obras de bisutería.

Yiyi Fernández, alma mater de la empresa El Algario (elalgario.es), trabaja con algas verdes o clorofitas como la Ulva rigida; algas rojas o rodofitas, como la  Plocamium cartilagineum o la Pterpcladiella capillacea; y con algas pardas o feofíceas como las Cystoseira compressa para llevar a cabo sus creaciones.

Tras el proceso de recolección, el cual  se realiza durante la bajamar de forma manual, llega la limpieza y el secado de entre 30 y 45 días, eliminando restos de arena, epífitos y moluscos.
Tras ello, y "según el tipo de alga y la humedad que albergue", y de un prensado, y siempre cuidando que no se rompa ni se pudra el alga, esta materia está lista bien para ser enmarcada en vistosas láminas, bien para forman la parte esencial de gargantillas, collares, pulseras, broches, anillos, pendientes o llaveros siempre rellenos con resina que se deja secar hasta que se endurece. Eso sí, tratándolas siempre  para que conserven su pigmentación natural.


Si bien arrancaba El Algario en sus orígenes como empresa de artículos de papelería, pronto vio su creadora que la bisutería y el arte tendrían mayor aceptación y, quizá, mayor calado en un mercado por descubrir dado lo novedoso del producto.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Condenado un hombre que intentó atracar un banco y dijo que era "una broma" al ser reconocido
chevron_right
La capital malagueña cierra un mayo histórico con más de 100.000 turistas alojados