Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 21/04/2021

Sevilla

El interventor consideró la E-Democracia propaganda

La partida presupuestaria del concurso adjudicado a ABC salió de Participación Ciudadana a Publicidad, pero según la jefa de servicio, fue porque el departamento de Beltrán Pérez no tenía dinero

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Beltrán Pérez

La plataforma web E-Democracia, que el miércoles anunciaba el área de Participación Ciudadana que en los próximos meses estará en marcha en los distritos y que desarrollará ABC tras adjudicarse el concurso por 230.100 euros, IVA incluido, tuvo que modificar en mayo su expediente de contratación tras un informe contrario del interventor municipal, que consideraba que debía incluirse en el presupuesto de Publicidad y Propaganda y no en el de Participación Ciudadana, como estaba previsto. La jefa del servicio justificaba el cambio de ubicación de la partida en la escasez presupuestaria del departamento que dirige Beltrán Pérez.

La plataforma web E-Democracia pretende ser, en palabras del propio Pérez, “un nuevo canal de participación que permita a los ciudadanos colaborar con el gobierno municipal en la toma de decisiones y dar respuesta a las sugerencias, propuestas y mejoras, así como quejas planteadas por los sevillanos en relación al día a día de nuestra ciudad”. Sin embargo, los detalles del contrato y sus cláusulas se alejan de este objetivo y se acercan  a un instrumento de comunicación más del propio Ayuntamiento, como destacan desde la oposición, especialmente desde IU, cuyas críticas al adjudicatario ya han sido reflejadas en el diario Público.

Más allá de la queja política, que el portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, se encargó ayer de apuntalar  con una entrada en su blog, lo cierto es que el procedimiento y el concurso público se han ceñido a la legalidad, aunque en su trámite desde que se iniciara en marzo se  ha tenido que solventar un informe contrario del interventor, el cual, según fuentes socialistas, consideró que el proyecto debía contratarse según la Ley 6/2005 Reguladora de la Actividad Publicitaria, y no a cargo de “trabajos técnicos” de Participación Ciudadana, algo previsto inicialmente.

El contrato

Los detalles del objeto del contrato, en concreto en su pliego de prescripciones técnicas, corroboran la apreciación del interventor. En ellos se incluye “conseguir la máxima afinidad y visibilidad de la imagen corporativa del Ayuntamiento y sus distritos”; que “el Ayuntamiento ejercerá la supervisión y dirección de los trabajos”, para lo que se designará un director de proyecto o que sea el Consistorio el que asuma la “dirección” del proceso de realización y que podrá dictar “cuantas instrucciones estime oportunas”.

Especial relevancia tiene el caso del director del proyecto, quien además de dirigir, coordinar o supervisar el contrato, puede incluso “sugerir o exigir la sustitución de alguna o algunas de las personas del equipo de trabajo si, a su juicio, su participación ... dificulta o pone en peligro la realización de los trabajos”.


Plagas de cucarachas

Aspectos como éstos avalan el informe del interventor, que no consideraba justificado que las empresas licitadoras no se atuvieran a los criterios técnicos de la Ley 6/2005, al que la jefa de servicio de Participación Ciudadana contestaba en mayo afirmando que “no constituye un instrumento para dar a conocer una valoración positiva” del Ayuntamiento ni se incluía acciones “con fines de persuasión política”, al incluir informaciones de los distritos y otras noticias relevantes, como “las plagas de cucarachas que aparezcan”.

La jefa del servicio rechazaba así los argumentos del interventor, aunque sí modificaba la “percha” presupuestaria del proyecto, de Participación Ciudadana a Publicidad y Propaganda, pero porque el área de Beltrán Pérez no tenía fondos suficientes.


Contrato con todo “muy atadito”

Las críticas de la oposición a este contrato también alcanzan a los criterios exigidos  (se presentaron seis empresas y sólo dos cumplieron los requisitos), ya que consideran que estaba todo “muy atadito” para que fuera ABC quien se llevara el concurso, especialmente por el hecho de que no se especificara que la plataforma web y el dominio fuera de nueva creación, que éste tuviera que incluir “Sevilla”; la solvencia técnica en servicios análogos en los tres últimos años y amplia gestión en la gestión de noticias web; que se dieran diez puntos por poseer medios de difusión adicionales o que se dieran quince puntos en función de la audiencia del diario digital.

http://www.publico.es/espana/442070/zoido-vuelve-a-favorecer-al-abc-de-sevilla-con-la-adjudicacion-de-un-nuevo-contrato

http://www.iusevillaciudad.org/

http://www.rodrigotorrijos.es/?p=4696

COMENTARIOS